TusTextos.com

Fuego En Las Estrellas

Aquel cielo guardaba más luces de las que yo jamás había visto.
Aquel cielo me dio la vida.

Aquí, no hay más que caras negras.
No quiero más caras negras.
Sonrío al recuperar la imagen de una luna llena. Sé y reconozco, erguida, que se me permite estar bajo ella a causa de un afortunado accidente, nada más.
El viento se ha llevado las palabras coherentes. Incluso el viento que vive dentro de la casa. No hay palabras que valgan para nada, no hay más que murmullos que a nadie embaucan.
Realmente, no existe tal viento.
No hay búhos sobrevolando un mar de pinos. No hay toallas perdidas sobre una arena fría; el frío está en los rostros demacrados.
No hay diálogos. Solo soliloquios y monólogos sobre chistes demasiado usados.
Los coches van guiados por voces exaltadas. Ellas los hacen ir rápido.
Aquí, se suceden muy pocas noches. No hay más que caras negras, caras que callan, caras que no hablan ni un solo idioma, caras que hacen gestos que desencadenan la rabia.
Caras que no entienden de nada.
No hay copas de vino, siquiera.
Miro por la ventana. Ahí fuera está la luna, tan llena como antes.

Y sé que, lo que más me falta, es aquel mundo de estrellas brillantes sobre mi cabeza.
Que arda el tul que las mantiene presas.
Con fuerza.

(A.M., Viernes 3 de Agosto del 2012)
AinoaPublicado el 04 de agosto de 2012
Archivado en cara negra luna noche palabras frio estrellas vida

Más de Ainoa