TusTextos

Roxi y Su Primer "beso Lunar"

Roxi había cumplido los doce años hacía dos días. Se la veía feliz, pero al mismo tiempo, un poquito melancólica, a pesar de tener un año más de experiencia y madurez.
Su fiesta de cumpleaños fue, a su parecer, extraña y ridícula. El salón,alquilado por su padre con mucho esfuerzo, estaba adornado, de punta a punta, con globos y guirnaldas multicolores.Horrible y de muy mal gusto para una pre adolescente, pensaba Roxi. Y ni hablar de la insoportable presencia de toda su numerosa y aburrida familia. Y lo peor de todo, odiaba los gritos de su abuela; la atormentaba cuando se pasaba de copas y se embriagaba con el segundo vaso de vino tinto.
Un verdadero papelón, sobre todo, porque entre los invitados, se encontraban todos sus compañeros del colegio.De terror.
Tenía la impresión de que su fiesta había sido pensada para agasajar a una niña de cinco años por la decoración infantil.Faltaban los payasos y los magos. Roxi odiaba a sus padres por eso. Era una desfachetez de su parte.
Para una mejor comprensión de este personaje, es decir Roxi, cabe destacar que desde hacía meses su cuerpo estaba mutando (como ella pensaba); se estaba transformando, según le había dicho su madre en mujer.

-¿Pero si siempre lo fui, Mamá? ¿Acaso mi documento de identidad no dice que soy una mujer?

Su mamá se tomó la tarea de orientarla con toda la información y de la manera más sencilla. De esta manera, le explicó qué era lo que le estaba sucediendo.
Roxi, igonoró, o mejor dicho se olvido de todas esas y ideas y conceptos tan complicados sobre el crecimiento y desarrollo de la pubertad y adolescencia femenina.
Fue una extraña pero hermosa explosión interna;sus caderas, sus pechos, sus piernas no paraban de desarrollarse.Y su interés y deseo hacia los chicos iba creciendo en aumento. Necesitaba la contensión de un amigo o quizá de un novio.La pequeña Roxi no paraba de crecer y crecer.
Ya era una mujer, pero todavía no se había desprendido de la infancia.
De niña soñaba con ser una astronauta y llegar a la superficie lunar. La luna era su obsesión. La amaba.
Su padre lo sabía y por eso a los diez años compró un traje de astronauta, una replica del que utilizaron los tripulantes del Apolo 11, cuando alunizaron por primera vez allá en 1969, para la futura "habitante de la luna", que ya era experta en todo lo relacionado con el satélite de La Tierra; conocía el nombre de casi todos sus cráteres y no paraba de hablar de "el lado oscuro y misterioso de la luna", de su órbita, de su rotación, traslación, eclipses, etcétera, etcétera.

-Es fabuloso, papi. Este regalo es muy especial y "espacial". Es muy "cool".

Todas sus compañeras de la escuela primaria conocían la afición e interés de Roxi por el satélite terrestre.

-Papá prometió enviarme a Estados Unidos a estudiar y allí me prepararán para viajar en un transbordador espacial. ¡Ay, sería lo más! ¿No lo creen chicas?

El cuarto de Roxi era un verdadero homenaje a la llegada del hombre a la Luna. Las paredes estaban empapeladas de posters y fotografías de los astronautas del Apolo 11: Armstrong, Collins y Aldrin; e imágenes tomadas por ellos de la superficie lunar. Además en en cielo raso de su habitacion, se podia apreciar el escudo de la NASA, pintado por Mica, la prima hermana de Roxi, que estudiaba bellas artes y era muy talentosa.
En síntesis, la no tan pequeña Roxi se moría de ganas y se desesperaba con viajar a la Luna.Ya era un capricho.
Era muy feliz con sus sueños y fantasías, sin embargo, desde hacía unas semanas su estado de ánimo comenzó a alterarse.
Todo ocurrió el día en que Roxi le prestó más atención de la cuenta a un chico que estudiaba en su misma escuela. Su nombre era Jonathan, pero lo conocian como "Joni".
El chico en cuestión era de primer año de la secundaría. Un año mayor que Roxi. Era alto, rubio y de ojos verdosos.
La pequeña aficionada a los asuntos lunares quedó profundamente enamorada. Pensaba todo eltiempo en el; comía poco, lloraba sin saber por qué, no dormía por las noches. Era una sensación nueva.
Todo le recordaba a Joni: las canciones, las películas de amor, las novelas románticas. En todas él era el protagonista.
Por primera vez en mucho tiempo, Roxi dejó de pensar en la Luna.
Así estuvo semanas. En los recreos intentaba mirarlo sin ser vista por él. Pero el joven se dio cuenta de la mirada enamorada de Roxi.
Una tarde, al salir de la escuela, se acercó a ella. Charlaron y él la acompañó a su casa. Fue el inicio de una tierna y prometedora amistad.
Se veían todos los días y merendaban juntos al salir de la escuela en una cafetería muy popular que funcionaba en el centro comercial.
Un sábado fueron juntos al cine. La película era un desastre, a pesar de que ni Joni ni Roxi, prácticamentela, la miraron, pues durante el filme los dos amigos se dieron su primer beso.
Roxi experimentó algó único. Fue maravilloso. Su cuerpo y alma fueron transportados a otra dimensión, atravesando el cielo, el espacio. Se sentía en la luna. Sí, Roxi había alunizado con su traje de astronauta de la infancia. Era alucinante.
Esa misma noche, por teléfono, le contó a Guadalupe, su mejor amiga, que era dos años mayor que ella, todo lo sucedido con Joni.Hablaron como dos horas.

-Tengo miedo, Guada. Me di cuenta de que ya no soy una niña. Por un lado, me siento deprimida: estoy abandonando los sueños de mi infancia.Yo fantaseaba con viajar a la luna, je. No te rías, amiga. Ya sé que parece algo muy tonto...pero amaba ese sueño.Mientras que por otro lado, lloro de alegría:descubrí a mi primer amor.

-Estás locamente enamorada -replicó Guada-, y como vos misma me confesaste; con ese beso tan lindo, tu alma y tu ser viajaron a la luna, a tu luna.Ya no necesitas conocer ese pequeño mundo, pues tu corazón ya estuvo y cada vez que te bese Joni, él te transportara a esa tierra blanca llena de cráteres.Muchas veces los sueños de la infancia no se concretan fisicamente, Roxi, pero sí en forma espiritual... o con los sentimientos o con la imaginación. Estás enamorada. Flotás por los aires y el espacio. Te lo repito, amiga: ¡ya arribaste a la luna, a tu luna! ¡Ya cumpliste ese bello sueño!

-Sí, Guada. Estar enamorada es más hermoso que viajar al espacio, je. Es más, ya no lo considero necesario, pues desde que conocí a Joni, soy "Roxi, la primera habitante lunar". Lo dificil es retornar a la Tierra. Ya parezco una "Lunatica", no? je je.

De todas formas, los afiches y posters de los héroes de la infancia de Roxi, los tripulantes del Apolo 11, permanecieron colgados y pegados en las paredes de su habitación por muchísimos años.
Alesantilli17 de noviembre de 2013

Más de Alesantilli