TusTextos.com

21 Días .

Dicen que para crear un hábito de vida necesitas hacer una rutina de 21 días. Exactamente 21, ni uno más.

Ya yo estaba a punto de ti; tu presencia, tu voz, tu risa, tus maravillosos ojos. Me acostumbré a ti sin darme cuenta. Y me da igual que la gente me pregunte cómo en tan poco tiempo he podido encariñarme de ti. Ni yo misma lo sé. Yo, la chica que no soporta besar en público, ni que le cojan de la mano, y mucho menos que abarquen su espacio con un abrazo. Y quizá era porque no quería sufrir, o por falta de costumbre... no sé, simplemente me convertí en una persona orgullosa durante mucho tiempo por miedo a acabar con el corazón roto.

Hoy se cumplen 21 días. Pero hoy... ya no estás. Y en mi cabeza se crean muchas dudas.
"¿Por qué?"
"¿Qué he hecho?"
"¿Ha sido mi forma de ser?"
"¿Ha sido la suya?"
"¿Ha jugado conmigo?"
"¿O es que quizá tenía miedo a enamorarse?"

No lo sé. Pero comienzo a sentir la falta de ti, como cuando dejas el tabaco a un lado; no duermo ni como. Ando inquieta y desesperada de lado a lado por leer un mensaje tuyo, una llamada, o simplemente verte en la lejanía. Y ya todos comienzan a notar mi síndrome de abstinencia. Me preguntan por ti y no se me ocurre la respuesta correcta para decir que no estás a mi lado y aguantar las gana de llorar. Porque simplemente, un mensaje por la mañana de buenos días, o en la madrugada, o una simple llamada para escuchar nuestra risa era suficiente para mí. Ni más ni menos. Estaba en el punto ideal. Pero ya me doy cuenta de que tú no.

Y dime, ahora que me había costado tanto acostumbrarme a ti y ya lo he hecho, dime cómo hago para comenzar a olvidarte. Cómo no recordar tus ojos verdes, tu cabello rubio, y tus chistes malos. Dime cómo lo haces, dame tu truco, para no llorar más y volver a construir mi muro, como antes de conocerte. Dime qué hago si te veo con la otra persona a la que sigues amando, pero que tanto te ha hecho sufrir. Dime.

Porque estoy cansada de los "Me gustas, pero no puedo seguir conociéndote".
De los mensajes sin leer.
De las desapariciones repentinas.
De los "Lo siento, tenía miedo".
De los "Mi corazón pertenece a otra persona".

Por eso, explícame qué rutina empiezo hoy, porque está claro que la nuestra acabó.
LagrimasenelcieloPublicado el 20 de agosto de 2016
Archivado en amor desamor corazon roto triste tristeza mal de amores carta reflexion pensamiento

Más de Lagrimasenelcielo