TusTextos.com

la Venganza de Aquaman

La Venganza de Aquaman.

Regresé de vacaciones con el olor del mar en mis bolsillos y el sonido de las olas golpeándome las maletas.
Cuando volví a encontrarme con la patota y me preguntaron si es que había pescado gaseosas les dije que sí y los deje turulos.
Cuando me preguntaron que tal me había ido en las vacaciones les conté que las había pasado en el fondo del mar surcando sus aguas en el lomo de una raya, y que la conducía con una correa de algas y que con un tridente en la mano recorría el fondo del mar montado en mi manta como si fuese un caballito mansísimo y que siempre salíamos a pasear y a veces nos peleábamos contra pulpos gigantes y seres fantásticos. O a veces cazaba tiburones. Noma.
- ¿Y como es que no te ahogabas?- me preguntaban.
- Es que tenia mis tanques de oxigeno pe. Aunque a veces me olvidaba de recargarlos. Una señora de Pacasmayo me los mandaba al fondo del mar. Pero después me acostumbre. Ya ni necesitaba oxigeno. Tú sabes: todo es costumbre.

En el barrio todos se quedaron asombrados por mis cuentazos. Es que yo que tenia una facilidad tan increíble para encarnarlos que me los creía y los volvía reales. Para mi era más que imaginación era un recuerdo de hechos realmente vívidos y vividos.

Pero fue por un tiempito noma (que fui el único superhéroe en la cuadra).

Un día aparecieron los rumores de que había un niño que hablaba con Diosito mismo, que se llamaba Wilson y de que era un niño pobre: hijo de la cocinera que había llegado a trabajar con los vecinos. Poco a poco los rumores crecieron y se convirtieron en certeza: Lo habían visto al Wilson. Era chatito, trejo, pelo negro. Si existía y si el existía entonces era su amigo de Dios. ¿Qué estarán hablando? ¿Dirán algo de mí?

La patota al toque se hizo su patota.

Ante las dudas de la existencia de Dios y de que sea pata de alguien tan terrenal cuando conocimos al Wilson el mismo nos lo confeso:
- Dios es mi pataza, mi chochera, mi mejor amigo. Yo soy su engreído, además hablamos todas las noches y me ha prometido, ahora que ustedes son mis amigos, que les va a dar superpoderes también.

Al toque lo hice mi mejor amigo.

- Tú: ¿Qué quieres ser: Batman, Superman, Linterna Verde?- me preguntó una tarde después de aceptar mi revista de Flash.
Sin pensarlo dos veces contesté:
- Linterna Verde.
- Le voy hablar a Diosito. Me caes bien.

Suspire agradecido. Wilson era mi mejor amigo en el mundo también.

A veces me enojaba cuando me lo querían quitar.
- ¿Quién es tu mejor amigo Wilson?- preguntaba el Juanca.
- Pídele a Diosito que me convierta en Batman porfa. No va a gastar mucho ya tengo el casco.- Dijo el Manuel.
- Yo quiero ser la Mujer Maravilla. Pidió la Chiquitita.

Y al toque todos nos peleábamos por el Wilson. Otras lo sobornábamos noma.

- Te invito mi acuña.
- Te doy mi biscocho.
- Te regalo mi trompo.

Un día, semanas después, cuando el Wilson no nos decía nada y como no aparecían nuestros superpoderes le preguntamos:

- ¿Por qué demora tanto Diosito?
- Espera pues. ¿Qué crees?  contesto enojado- enojadísimo  Wilson. Espera pe tú que crees: ¿Qué a Diosito uno le puede ordenar? Tienes que tener paciencia y creer, debes de tener mucha fe, que sino le crees nunca te va a dar poderes.
- O quien sabe no te da poderes por que te has portado mal. - dijo la Chiquitita.
- ¿Qué? ¿es como Papa Noel?
- Más. Mucho más. dijo el Wilson.
- Si Él lo hizo a Papa Noel.- apuntó de nuevo la Chiquitita.
- ¿Y quien lo hizo a Él?- pregunté.
- No. Él ya estaba hechecito.  contestó el Wilson- que en temas de Dios y religión nos sacaba la puchica a todos.
- Ah ya.

Después de un largo silencio alguien preguntó:

- ¿Cómo será Diosito no?
- ¿Cómo es Wilson? ¿Cómo es Diosito?
- Es bien bueno pero no todos lo pueden ver. Solo yo.
- ¿Y por que tú Wilson?
- No sé. Pero es mi pataza.
- Y si es tu pataza ¿Por qué eres tan pobre?
- Bah. Parezco. Si yo soy ricazo. Riquisisisimo. Sino que a Diosito no le gusta que lo muestre. Dice que de nada sirve darle envidia a la gente.
- !A ya! ¿Y como es su pelo?- preguntó la Chiquitita.
- ¿Y por que no puede ser mi amigo también? - pregunto el Shesheka.
- Porque tú ya tienes carro y papa. Como yo no tengo papa; él es mi padre.- respondió el Wilson.

- ¡Ay como no se muriera mi viejo pa´ tener a Diosito de papa!- me escuchó hablar mi mami una noche.
- Hijo mío& ¿Cómo puedes decir esa cosas? ¿Quién pone en tu cabecita esas ideas tan locas? ...
MclunaPublicado el 05 de marzo de 2019
Archivado en novela juvenil superheroes y cuentos increibles

3 Comentarios

  • Mcluna

    PROXIMAMENTE:
    APNEO
    Una Novela Costumbrista de Ciencia Ficcion

    06/03/19 03:03

  • Mcluna

    PROXIMAMENTE:
    APNEO
    Una Novela Costumbrista de Ciencia Ficcion

    06/03/19 03:03

  • Mcluna

    PARTE III DE LA NOVELA
    SUPERHEROES E
    HISTORIAS INCREIBLES

    06/03/19 03:03

Más de Mcluna