TusTextos

Vida

Hacia donde nos dirigimos
es la mejor
de las incógnitas
pero me gusta sentir
tu calor
en estas fútiles
noches frías.

Agradecer el destino
sería lo sencillo,
pero me gusta pensar
que la culpabilidad
de esta sucesión
de agradables acontecimientos
recae sobre mis hombros,
y no son más
que la consecuencia
de los pocos actos
que he realizado
con éxito.

Cuando recorro con mi aspereza
tu suave tez
no soy capaz
de adivinar
nada,
ese es mi absoluto...

Lograré robar
flores al cementerio
siempre que tú consigas
seguir regalándome
vida.

Lo único patente
es el enigma...
olvídate de
inverosímiles pactos
y
hazlo nuestro,
no quiero que me prometas
la eternidad
de la que
ninguno de los dos
seremos dueños.
Adrian23 de noviembre de 2015

Más de Adrian