TusTextos

Mirando la Luna

Naya se pasa la noche mirando ese astro que le da esperanzas para seguir luchando. Ella mira la luna, y se imagina mundos increíbles, que solo existen en su mente. Pero para Naya son reales y cada noche se transporta a Lunalia, un lugar donde la guerra no existe, y lo que mueve el mundo, no es el dinero, sino el amor. Allí tiene a su propio príncipe, Martín. Él es un hombre normal en su día a día, pero por la noche, en Lunalia, se transforma en un príncipe, que vive en las montañas mas altas de ese mundo. Todas las damas quieren estar con el, nunca le han faltado pretendientas, pero el solo tiene ojos para Naya. Ella es su princesa. Pasean por los ríos azules, nadan en el mar de la tranquilidad y se comen a besos bajo las estrellas. Todo es perfecto en Lunalia, nadie sufre, todos son felices, y no hay ricos o pobres, negros o blancos, flacos o gordos, mujeres o hombres, en Lunalia solo hay personas. Naya piensa en su futuro, ella sera la reina de ese hermoso país. Allí no hay estratos, todos son reyes o reinas de sus propios lugares, todos son sus propios gobernantes. La pequeña soñadora no quiere dejar su reino, pero la noche se acaba y la luna ha de marchar. Se despide de Martín, aunque mañana lo volverá a ver, se despide de las flores, de los olores y de su mundo ideal, Lunalia. Pero al despertar, la realidad le cae como un charco de agua fría, no vive en Lunalia, sino en España. Su querido Martín si es real, pero es el príncipe de mas de 20 mujeres, y ella no es una de esas. Pero todo esto no le importa, porque sabe que a la noche siguiente volverá a vivir donde ella realmente desea. Y no es la única, al otro lado de la ciudad, hay un chico, mirando las estrellas, deseado que su princesa Naya por fin se de cuenta de que pueden ser felices, aun en un mundo no demasiado bueno, no demasiado pacífico, ni siquiera demasiado limpio, pero si demasiado bonito, si ellos están juntos.
Amoresprohibidos13 de marzo de 2015

Más de Amoresprohibidos