TusTextos

Rutina

Una vida tranquila, común, trabajo promedio, una familia con 3 hijos, esposa, nunca me he preocupado por la parte económica, no es que fuera rico ni millonario, pero tenia lo suficiente se podría decir, todo lo que una paupérrima familia de Haití deseaba y lo que una alta familia sueca no aspiraría, en Colombia me llaman de la clase media-alta. Pero aun así algo me carcomía, la rutina aaaah!!! aquel estado que todos caemos y nos atrae como una pila de estiércol atrae a los escarabajos antropófagos, no nos damos cuenta cuando llegamos allí, solo estando adentro es que lo descubrimos, así no hagamos nada y lo ignoremos, bueno eso me pasaba, pero ya estaba acostumbrado a ello, alejaba aquellos pensamientos de romper la rutina.

Momentos después descubrí que son la 1:43 de la madrugada, estoy observando a través de la ventana del segundo piso de mi casa, justo en la habitación que compartía lecho con mi esposa, en un barrio modesto, muy silencioso de hecho, estaba con una pijama de ositos que me regalo mi madre 3 días antes de morir, a sus 87 años. Mi mujer se despertó.

-Amor, ven a dormir ¿Que haces allí?

-Nada, pensando que hubiese hecho sido de nuestra vida si hubiese estudiado literatura.

-¿Que dices?, eres un gran empresario!, muchos te respetan, tienes una familia que te ama, tienes todo lo que alguien desearía, si hubieses estudiado esa cosa tal vez ni me hubieses conocido.

-¿Nos conocimos cuando ya tenía mi primer empresa, cierto?

-No pienses en eso, ¿Que me quieres decir?

-Si me hubieras conocido sin dinero, ¿Te hubieses enamorado de mi?, si es que lo hiciste.

-Brozilo Rodríguez! Esta conversación es absurda!, no tiene sentido!, acuéstate antes de que te golpee para que dejes de pensar maricadas.

-¿Es pecado pensar?

-¿QUE!!!?

-Nada, nada, que me quiero sentar, tengo insomnio, tal vez fue algo que comí.

-¡Como Quieras!!!

Y allí se acostó ella de 39 años, con su baby doll de color azul claro demasiado corto, podía ver algo de sus nalgas, unas piernas perfectas, cabello negro brillante, ojos oscuros, rostro esbelto, una estatura de 1,78 mts, medidas 93-65-92 y deportista, en realidad cualquier hombre la desearía, cualquiera del pueblo!... aaaah el pueblo, un lugar pequeño de 300.000 habitantes a 50 minutos de Bogotá, clima ideal no era ni muy frío ni muy caliente.

Volví a mirar a mi mujer, y pensé en la rutina esa cosa que me hizo acostumbrarme a mi esposa, 20 años de mis 40 de existencia, la mitad de mi vida!, puedo decir que la quiero, pero no la conocía en realidad, solo la veía en las noches.

-¿Será que me conozco? ¿a mi esposa? ¿mis hijos? ¿todo lo mio?

¿Mio? Por que digo eso...¿Por que son míos?... ¿tengo decisiones sobre ellos? Y ¿si un día ella se quiere ir?, ¿solo porque di el esperma para que nacieran mis 3 hijos, puedo asegurar que son míos? ¿de mi propiedad? ¿Sera que puedo hacer lo que quiera con ellos?.

Un ruido rompe la monotonía y mi viaje mas interno que e tenido en mi vida, fue un sonido brusco, tosco como cuando explota algo, me asomé por la ventana, vi a un hombre delgado no mas alto que mi esposa, con una barba que le llegaba hasta el pecho, chaqueta negra, igualmente sus pantalones y sus zapatos, corría como alma que lleva el diablo, pero un diablo como Usain Bolt por que su velocidad no era común.

Aun así olvidé ese suceso, me acosté a dormir, mi mujer se despertó y tuvimos una rutinaria madrugada de sexo, si, igual que los anteriores 20 años, hasta no me acuerdo de los orgasmos, nada fuera de lo común o ¿sera que todo estaba fuera de lo común desde hace 20 años?.

- Brozilo, ¡despierta! ¡tienes que ir a la empresa!

-AAAAAAAAaaaAAAAAAAAaaaHHH, ¿A cual?, ¡son las 5:45 am!

- Ajam, a esta hora todos los días te levantas y ¿Como que cual?, pues a la de celulares!, recuerde que renuncio el gerente! Y tienes que reemplazarlo hasta que consigas uno.

-mmmm... Karina, ¿Que hubieses deseado ser?

- No se, tal vez arquitecta, pero si sigues preguntándome esas cosas extrañas, soy capaz de volverme prostituta por que me estas cansando.

-Lo siento.

-A propósito, ¿Por que te levantaste en la madrugada?

-Ya lo hablamos.

-Si, pero después.

-¿Después?

-Olvídalo.

Entonces vuelvo y salgo en el coche de siempre, compré el periódico en el lugar de siempre, pero las noticias si eran diferentes, mi vecino lo habían asesinado, con el mismo que tuve una serie de problemas la semana pasada y eche a su hijo de la empresa de textiles, pero había algo mas curioso, la fotografía del sospechoso en el periódico fue el mismo que vi corriendo en la madrugada, y era la única pista que tenían, quise salir ese día de la rutina y fui a la estación de policía a ayudar en el caso, ¡ahora me siento detective!. Necesitaba algo que estimulara mi vida, lo que sea, cuando llegue a la estación que era un poco mas grande que el teatro del pueblo y mucho mejor mantenido, me dijeron que me Iván a interrogar, después de unos momentos y esperar aproximadamente media hora, veo a un oficial viniendo hacia mi, era gordo, bajito, con una herida en su ojo derecho producto de una arma cortopulsante, en fin el típico “aguacate” verde, después de las cordialidades del saludo (no me acuerdo como se llamaba) siguieron las preguntas.

-¿A que horas lo vio corriendo?

-A eso de las 3:30 am

-Pero el asesinato, fue a las 2:00 am! ¿Por que correría a las 3:30 am?

-No se oficial, ¡Yo estoy diciendo lo que se y lo que vi!

-¿No lo viste antes?

-¡No! Y no me tutee por favor.

-Bueno, tenemos 2 vídeos donde aparece, uno a las 02:01 am y otro a las 03:30 am.

-Yo solo lo vi a las 03:30 am cuando escuche el disparo.

-¿Disparo? ¡Pero si fue asesinado con arma blanca!

-Oficial, yo solo quiero colaborar, le estoy contado lo que se, si no le sirve pues ¡puede coger el casete donde esta grabando y se lo puede meter por su rosado y hediondo trasero!.

-Ok, no es necesario ponerse en esa actitud, entiendo, muchas gracias esta información es muy útil.

-Esta bien, hasta luego oficial

-Hasta luego.

Al otro día ya no fue asesinada una persona sino cuatro, tres de ellas violadas bruscamente, con un mismo patrón de contextura física; bajitas y gordas.

-Es extraño ¿Que pudo haber pasado? ¿Quien es ese tipo?; me pregunto mi esposa.

-No lo se, los oficiales hacen lo que pueden, es su deber.

-Tengo miedo, Brozilo.

-No te preocupes, la probabilidad que nos pase algo es muy baja.

Esa noche mi vida cambio para siempre, empezando de la forma como me desperté, una llamada, si una que tenía la terrible noticia de un empleado, mis empresas habían sido explotadas, voladas, eliminadas de la faz de la tierra, todas las 3 que tanto esfuerzo me habían costado, con una rutina que ya ni me acordaba como las levanté, pero con esfuerzo al fin y al cabo, de mis ojos empezaron a brotar lagrimas, mi esposa estaba como loca, gritaba y solo se preguntaba por el dinero, yo en cambio, llame a empleado por empleado para tranquilizarlos, a los 300 que tenía hasta el momento, lastimosamente 20 murieron en las explosiones, todos celadores, estaba llamando a una de las familias de un celador para darles mi apoyo y acompañamiento.

En ese momento observe al oficial que me interrogó en la estación de policía, lo observaba través de la ventana del primer piso que estaba al lado del teléfono, me despedí, colgué el teléfono y fui a la puerta a atenderlo.

-¿Quiere un Café oficial?

-No, seré claro y puntual, atrapamos al tipo que hizo explotar sus empresas, fue el mismo que asesino y violó a las mujeres e igualmente asesino a su vecino.

-Felicitaciones oficial eso fue rápido, y ¿Saben por que hizo todo eso?

-No, solo dice: “¡Sigo ordenes! ¡Solo estaba siguiendo ordenes, necesitaba el dinero!”

-¿Como lo atraparon?

-Estaba recogiendo dinero en el parqué central.

- Pero ordenes.. ¿de quien?

-No sabemos, por eso vinimos aquí, pues solo explotaron sus empresas señor Brozilo, nos preguntábamos, si tenias algún enemigo que quisiera hacer esto.

-No realmente, no tengo la mas mínima idea ¿puedo hablar con el preso?

-No, el tipo esta loco, ni los mejores profesionales en interrogatorios han podido sacarle información.

-Esta bien, oficial lo dejare todo en sus manos.

-Cualquier cosa que sepamos se lo diré personalmente y si no le sirve la información, puede metersela por su blando, rosado y asqueroso culo!

-Jajajaja, oficial, la venganza es mala!

-Tal vez, pero esa puede ser la palabra clave en esta investigación

-Puede, pero no creo.

-¡Hasta luego!

-Que este bien.

Tenia un mal presentimiento que algo iba a ocurrir esta noche, no le hice caso, me acosté e intente olvidarlo todo, quería paz, hace tiempo que no la deseaba, algo diferente en tantos años, una catástrofe hizo que sintiera tantas cosas diferentes y vivir tantas cosas, ¡me sentía vivo! Y ¡quería paz! Increíble, de algún modo me sentía feliz.

Al otro día me desperté a las 09:00 am, mi esposa y mis hijos no estaban, baje a prepararme el desayuno, chocolate caliente, arepa y huevo revuelto, mientras lo disfrutaba encendí el televisor.

-¡Ultima Hora! El asesino de 6 personas y culpable de las explosiones de tres importantes empresas, ha escapado de prisión, tal parece que todo fue elaborado y ayudado por dos guardias.

Apague inmediatamente el televisor, un frío sobrio toco mi columna vertical desplazándose por toda mi espalda, recuerdos ajenos llegan a mi mente, todo es enredado, no los entiendo, uno sobre otro como fichas de lego, salgo corriendo al patio, allí estaba mi familia colgada en el árbol, una soga estaba rodeando el cuello de los 4 cuerpos, no respiraban, junto al árbol estaba el asesino de las anteriores 6 personas y los 2 oficiales que ayudaron a que escapase, me empiezo a llenar de una ira incontrolable y desenfrenada, estaba dispuesto a asesinarlo como lo hizo con mi familia y los 20 celadores que callerón en la explosión de las empresas, ¡yo soy la venganza! De todos ellos, tenia que hacerlo, así pagaría por todo, bueno eso era lo que sentía, me abalanzo sobre el lo cojo del cuello lo golpeo de lleno en el rostro, tanto que creo que 2 dientes salieron volando, cae de bruces sobre el césped, vuelvo y lo agarro de la misma manera y de nuevo iba otro golpe, mientras el gritaba:

-Solo seguimos ordenes, solo seguimos ordenes.

-¿De quien? ¡Dímelo ya! Te asesinare y también al tipo que obedeces.

-Ese tipo como dices esta loco, solo observaba todo lo que me mandaba a hacer, yo lo hacia por dinero, pero el estuvo presente en todos los sucesos y se veía que lo disfrutaba mucho.

-¿Quien? Maldita sea, ¿Quien es? Si no me lo dices, morirás lentamente.

El asesino de la barba hasta el pecho con cara de asombro mete su mano al bolsillo, saca una foto y me la muestra.

-¡Que demonios! ¡Soy yo!
Anehico25 de enero de 2016

Más de Anehico

  • Rutina

    668 lecturas | 0 comentarios