TT
La Violencia es Violar la Belleza de la Mujer para Encarcelarla. 07 de mayo de 2021
por asclepio


¿Cuanto miedos hemos de soportar?
¿Cuantas miradas violadoras hemos de resistir?
Aún tenemos que justificarnos por mostrar nuestras piernas.
Todavía hemos de soportar borrachos que quieren poseernos como animales.
Cada día he soportar la mirada lasciva en el trabajo en mi cuerpo, por tan sólo decidir qué ropa llevo.
Mis senos son mercadería de la verborrea de los hombres.
He de llevar cubierto mi hombro, no enseñar la tira de mi sujetador porque aún soy yo la que provoco y no hay castigo para los ojos de los hombres lascivos.
Las puntillas de hace siglos, los bordados son las lágrimas creativas de nuestras cárceles individuales porque la historia nos relegó a ese papel.
Cuantas mujeres frustradas por el hecho de ser mujer no fueron reconocidas por su talento y han pasado a la historia por su sexualidad.
Cuantas mujeres putas están en el acerbo de esa macabra intelectualidad masculina.
Cada año China rapta más de cien mil mujeres Birmanas y de otras países del sudoeste asiático para utilizar su vientre por una política comunista de hace más de cincuenta años en la que sólo se podía traer al mundo niños y ahora se encuentran que no hay niñas para procrear.
¿Hasta cuando nuestros úteros serán mercancía del mundo machista de los potentados que rigen el mundo?
Tenemos que tener himnos “yo soy mujer respétame” y los hombres ¿qué himno tienen? Yo os lo diré: la Guerra.
Su violencia consiste en forzar, en violar nuestra belleza para encarcelarla y que lo bello de hay en nosotras permanezca subyugado entre sus barrotes para que envejezcamos en la locura.
No quiero salir a la calle para decir soy mujer, porqué soy obvio que lo soy, sólo el día que sea tratada igual que un hombre, no habrá géneros, la humanidad es plural y no debe haber géneros, somos iguales, es la mente la que nos diferencia, la que nos maltrata, la que nos viola en el amplio sentido del verbo.
Hombre ¿puedes entender que soy igual que tú?
El día que me lo demuestres no tendré la necesidad de volver recordarte que soy mujer.
Recordarlo, yo os doy la vida.


Al hijo que perdí y que me hubiera gustado educarlo en la igualdad.

Sigue leyendo a Asclepio arrow_downward

El Apocalipsis de Nuestros Hijos.
727 lecturas, 0 comentarios
El Olor Del Universo
972 lecturas, 1 comentarios, 1 lo recomienda
El Porqué Del Odio
971 lecturas, 0 comentarios
Nuestro Miedo Ha Sido Nuestra Muerte
615 lecturas, 0 comentarios
Chat