TusTextos

Sobre El Arte de Amar

Reflexionando sobre el sentimiento del amor y sobre cómo la mente potencia nuestra vulnerabilidad con sus necesidades y anhelos, vienen a mi memoria personajes como Krishnamurti, Osho, Gurdjieff, pensadores que han dedicado su vida y obra a la liberación del ser. Porque si estamos en este planeta para algo es para ser felices. Eso es lo que dicen los Maestros Ascendidos −para quienes creemos en la existencia de seres de luz que moran en dimensiones más sutiles−; los Maestros siempre nos dicen: disfruten, disfruten. Entonces, por qué no lo hacemos? La respuesta es porque nos dejamos embaucar por la mente. Todo encuentra su origen en el pensamiento. Si nos ubicamos en el punto de vista correcto podemos contemplarnos a nosotros mismos en las situaciones que nos presenta la vida desde un ángulo que no nos haga daño. Luego, lo demás, es proponérselo. Eso implica superar siglos de herencia de ADN con una configuración física y emocional que induce a la necesidad y al apego –las verdaderas causas del dolor−; aunque superarlos no con lucha y resistencia, sino con docilidad y amor. Cuando la mente empieza a disolver estas modalidades de la condición humana con el pensamiento correcto es posible entonces acceder a estados superiores del alma de paz y contento. Contento por sentirse complacido con uno mismo, por acoger las circunstancias del momento como son. Y esta es una meta que vale la pena. Hay que decidirse por lo bueno. Somos nosotros quienes creamos nuestra realidad de acuerdo a la manera en que percibimos lo que nos acontece. Ante la fragilidad, hay que observarse a uno mismo con atención y reconocerse objetivamente para des-identificarse de los sentimientos y pensamientos que producen tristeza; así nos reconfortamos y seguimos por el camino hacia el bienestar y la plenitud interior. Vivimos en una cultura que nos acondiciona a creer que la abundancia viene desde afuera, pero lo cierto es que la abundancia, primero, llega desde adentro. Ya se encuentra allí, y nos pertenece eternamente, porque forma parte de nuestra esencia divina. Sólo tenemos que recordarla, y disfrutar del feliz arte de amarse a uno mismo y a los demás de una forma que enaltece.
Aurora19 de noviembre de 2011

4 Comentarios

  • Indigo

    Definitiva y certera aseveración:

    “Si estamos en este planeta para algo; es para ser felices.”

    En mi concepto, un axioma, una verdad irrefutable. Yo y tú sabemos que estamos de paseo por esta vida únicamente para ser felices, regocijarse consigo, luego lo demás viene en absoluta armonía. ¿Cuántos más se adhieren a esta forma de existencia?

    Saludo Aurora tu llegada a esta web con tan infrecuente y relevante texto.

    20/11/11 03:11

  • Marite

    Después de todo, la vida es hermosa, mi ángel de luz.
    Lo recuerdas?
    Amiga, aún no sé porqué estoy en este planeta, no lo sé, pero sí sé que quiero ser feliz, y es el deseo de serlo quien logra el milagro, la felicidad está en uno, eso es innegable, alguien dijo : que tu vida sea buena o mala, no depende de la vida, depende de tí, pero también es cierto que hay circunstancias que nos condicionan, y es ahi donde encuentro coincidencias contigo, liberarse de modalidades que nos marcan negativamente y purificar los pensamientos, esta acción despeja un espacio en nuestra mente, nos libera y es entonces cuando sentimos la necesidad de disfrutar de la vida, nos damos cuenta que el balance debe dar positivo, "el tiempo es la tela de la que está hecha la vida, no debemos desperdiciarla" (Franklin) llenémosla de amor, y la felicidad acudirá sin ningún esfuerzo.
    Abrazo grande!

    21/11/11 07:11

  • Marite

    Después de todo, la vida es hermosa, mi ángel de luz.
    Lo recuerdas?
    Amiga, aún no sé porqué estoy en este planeta, no lo sé, pero sí sé que quiero ser feliz, y es el deseo de serlo quien logra el milagro, la felicidad está en uno, eso es innegable, alguien dijo : que tu vida sea buena o mala, no depende de la vida, depende de tí, pero también es cierto que hay circunstancias que nos condicionan, y es ahi donde encuentro coincidencias contigo, liberarse de modalidades que nos marcan negativamente y purificar los pensamientos, esta acción despeja un espacio en nuestra mente, nos libera y es entonces cuando sentimos la necesidad de disfrutar de la vida, nos damos cuenta que el balance debe dar positivo, "el tiempo es la tela de la que está hecha la vida, no debemos desperdiciarla" (Franklin) llenémosla de amor, y la felicidad acudirá sin ningún esfuerzo.
    Abrazo grande!

    21/11/11 07:11

  • Martiyaconejo

    Adoro esto

    26/09/13 10:09

Más de Aurora