TusTextos

Sorpresa Marina

Recuerdo que hace mucho, mucho pero que mucho tiempo, mientras al pie del acantilado, asistía al nacimiento de un nuevo día y permanecía absorto en mis pensamientos, alguna cosa sobre la lejana línea del horizonte del mar me llamó la atención.
Un pequeño punto atravesaba a nado la estela plateada que el Sol iba pintando sobre el océano. La cosa resultó ser un señor de raza gitana con unos manguitos de los Pokemons que huía con torpes brazadas del acoso de unas sardinas asesinas.

«El albondiguilla» que era el apodo al que respondía el David Meca caló, resaltaba en mitad de aquel lienzo de reflejos tintineantes y brillos que el Sol plasmaba en la estela de las tranquilas aguas, como un elefante en los lavabos de señoras de la delegación de Hacienda de Albacete.

El bello paisaje de tenues colores,suaves brisas y embriagador aroma se rompió, como un delicado cristal, sorprendido por los desgarradores gritos de pánico proferidos en un vano intento de amedrentar a los peligrosos peces.
!!!!Mevi a cagar en buestra eztampa malajes¡¡¡¡¡¡

Y esta tontería es en lo que estaba pensando esta tarde mientras le planchaba a mi hijo el chandal del colegio, y ahora no se me ocurre nada para liberar al primo del «Cigala» del acoso de las sardinas asesinas.
Berral26 de enero de 2017

Más de Berral