TusTextos

Fragmento de la Novela

...No, si al final tendrá razón Paqui y lo que me sucede es que estoy peleado con el mundo, o eso, o no soy más que un ignorante que no deja de observar y preguntarse. Aquí estamos, parecía que no iba a llegar, y llegó, por fin se nos casa Rosi, la cuñadita pequeña.

Día de alegría, de celebración, de lucir palmito, de comilona y bailoteo. Mientras esperamos la llegada de los novios con una pierna flexionada contra la pared de la casa de nuestro señor, no quito ojo al espectáculo que es este pase de modelos. Gordas, gordos, flacas, flacos, en su punto unas y, al dente otros ¡ojo! del tema niños me abstengo ahora mismo. Pero todos, sea cual fuere su sexo, su gusto, su condición o tamaño, todos, emperifollados hasta las cejas.

-¡Vamos a ver señoras!- me digo. Sea todo dicho, disfrutando como un cerdo en su charca de barro espeso. -¿Por qué coño se ponen esos taconazos de vértigo? Cuando ustedes, la gran mayoría, a malas penas saben andar descalzas sobre suelo firme. ¿No se dan cuenta que parecen torpes patitos con leotardos con esas rodillas medio flexionadas como si pisaran resbaladizo barro y los pies hacia fuera tratando de coger el mayor ángulo? Y aparte, eso de estar todo el día mirando el suelo, como si no quisieran perderse la hostia que presienten. Señor señor señor, y qué añadir de esos vestidos, ¿por qué tan ajustados y de colores tan llamativos?¿no pensaron en que más tarde que temprano tendrán que sentarse?, ¿bailar tal vez? No quiero ni pensar, lo que debe ser un apretón de vientre con eso ceñido hasta los tobillos ¡Madre de Dios! y aquella del vestido dorado, la de las plumas en la cabeza, ¿se escapó de alguna cacería? Esto es la hostia, si no fuera por estos ratitos… jejeje

Y si no el otro, el que no habla, si mudo nace revienta como chicharra, menudo tripero está hecho y, con chaqué pese a no tener un centímetro de cuello, ¿a quién leches se le ocurre? Seguro que se lo compró para casarse y la parienta, puede que la propia madre, le obliguen a sacarle partido diciendo al muchacho lo bien que le queda eso. ¡Cabronas! con esa cabeza, esa papada, sus nulas piernas, ¿no se mirará al espejo? ¡Chaqué! Esto mío, lo de tener buen gusto, no está pagado, es un no parar de sufrir. ¡JO-DER! Si va con la de las plumas, ahora comprendo muchas cosas, hasta se me han erizado los pelines del brazo.

-Nena, esa pareja de allí, el cuellicorto y la aspirante a codorniz, ¿quiénes son?, ¿sabemos de dónde se han podido escapar?¿vienen a la boda de tu hermana o a la otra?

Mi Paqui deja de dar a la lengua con su madre, les mira, no han pasado más que unas decimillas. -Ni puta idea- ¡Ea! siempre tan fina ella.

Continúo a lo mío, por lo menos, esto es mucho más divertido que la programación de la tele, quitado algún documental claro. Al fondo, junto a la puerta que da a la sacristía, me ha parecido ver a un chaval con la novia agarrada por la cintura, no quiero pecar de precipitado, pero me ha parecido que lleva puesta una corbata del Barcelona. Controlo la zona, sus movimientos, a ver si de más cerca… ¡Manda huevos! ¿Que decía? ahí está el tío, con traje tono burdeos de seda salvaje, camisa blanca de cuello francés, zapatos de punta cuadrada tono cuero envejecido sin calcetines y la corbata del Barcelona. Dudo, entre si la combinación será por una ridícula apuesta de fanático descerebrado, que la criatura no da para mucho más, o, si va de prototipo artístico independiente, no sé… el típico pintor que expone en grandes galerías de arte donde los garabatos infantiles y alguna que otra pincelada sin sentido de esas como accidentales, pasan de ser una mierda mal hecha a una genialidad...

denaturalezatocapelotas.blogspot.com
Buitrago23 de marzo de 2016

Más de Buitrago