TusTextos

Vicios que Tienen y No Tienen Precio.

Tenía un corazón de piedra cuando lo conocí, difícil de hablar y complicado de escuchar, no sabía lo maravilloso que el mundo puede ser, se escondía de la verdad debajo de su alcohol. Estuvo jugando a ser feliz por unos meses, siempre tan audaz con lo que hacía, incluso si lastimaba a alguien más, no le importó la persona de al lado. Siempre tuvo el control en todo momento, no pudo dejar salir sus miedos, se reprimió en su planta verde, diciéndome que era necesario. Él sabía que la traición dolía hasta el cielo, venía de algo similar y complicado, la mirada arriba y ya tenía las gotas sobre mis ojos, porque incluso en los días soleados me hacía sentir que no podía más.
Charlieyork127 de noviembre de 2018

Más de Charlieyork1