TusTextos

¡como Toda una Campeona!

29 Avenida Norte y 10 Calle Oriente # 713

Apoyado mi codo en el mostrador, mi mano en la mejilla y mi aburrimiento en el silencio, estaba yo en mi turno de medio día. Sólo tres personas se habían acercado a la tienda. Y de ellos solo uno ha comprado. Agradezco lo que ocurrió luego, que ha sido lo más emocionante del día...
Sin previo aviso, un tio con una bolsa de papel en la cabeza entró a la tienda. Se acercó al mostrador y preguntó:
- ¿Tienes sonrisas?
- No —Le respondí sin inmutarme. Luego, el tio salió por donde entró y se perdió.
Oh si, eso fue emocionante.

******************************************************************************

29 Avenida Norte y 14 Calle Oriente # 732

Hacía mucho calor esa tarde. Me hacía recordar los veranos que pasé junto a Richard...
¡¿Por qué me dejaste, maldito?! No sé por qué aún espero que me llames, si me has dejado bien claro que ya no quieres nada conmigo. ¡Te odio!
Pero bueno, el punto es que esa tarde ocurrió algo bastante raro. Un hombre con la cabeza cubierta por una bolsa de papel ha entrado. Tuvimos una conversación... Una conversación.
- ¿Tienes sonrisas?
- ¿Que?
- ¡Sonrisas! ¿Tienes?
- ¿De qué habla, señor?
- ¡Pregunté que si tienes sonrisas!

Me asusté un poco, pero no parecía agrasivo, talvez solo era un loco. Así que le seguí el rollo.

- ¿Sonrisas, dice? No, ya no tenemos.

Me observó por los agujeros de la bolsa con mucha atención, como esperando ver lo próximo que yo haría. Yo le ví directo y se lo confirmé.

- ¡No hay!

Solamente se dió la vuelta y salió. Después pensé... Corrí tras él y me puse de rodillas en la calle.

- ¡Eres tú Richard! ¡Lo siento! ¡Perdóname! ¡Te perdono! ¡Lo qué sea que haya pasado, olvidémoslo! ¡Vamos a intentarlo una vez más!

El tipejo ni siquiera volvió a verme.

******************************************************************************

27 Avenida Norte y 14 Calle Oriente # 700

Mami no me soltaba la mano. Pero yo me le solté. Como ya estaba en el mostrador no me ha dicho nada.
Fui a jugar con mi carrito por ahí, cerca de donde ponen los juguitos que vienen en cajita.
Entonces, un señor entró a la tienda. Tenía una bolsa de papel en la cabeza. Me ha dado un poquito de miedo, pero también se veía chistoso. Se puso a la par de mi mamá, y le preguntó al hombre que vende:

- ¿Tienes sonrisas?

Al hombre que vende le dió miedo y sacó un palo. Mi mami corrió hacia mí y me ha cogido en brazos. Nos pusimos cerca de la puerta. Cuando el señor de la bolsa de papel pasó junto a mami y a mí, se ha quedado viéndome. Yo me reí porque de verdad se veía chistoso. El señor de la bolsa miró al hombre que vende y me señaló al mismo tiempo. Después se ha ido.
Cuando llegué a casa, me puse una bolsa en la cabeza igual que aquel señor.
Mami me ha regañado.

******************************************************************************

25 Avenida Norte y 16 Calle Oriente # 667

¡Yeah! El master David Guetta rayaba sus platos, sonaba el synth. Getting Over retumbaba en mis audífonos. Había mucho trabajo, un montón de clientes. Las cajas estaban llenas. Pedidos por aqui, pedidos por acá. Devoluciones, descuentos. ¡Más comisión para mí!
De entre los clientes, había uno que creo que llevaba una bolsa en la cabeza.
Se me acercó y me dijo lo que quería. Pero no le escuché. Entre el zumbido de las registradoras, los pitidos del lector, el mismo ruido de los clientes y Fergie cantando como se debe, no podía escuchar con claridad.

- En un minuto lo atiendo —Le dije.

Pasado el minuto, el hombre ha vuelto a preguntar. Y yo he vuelto a no escucharle.

- En un momento, señor —Le respondí esta vez.

Así pasó varias veces. Yo quería atenderle, pues me daba curiosidad, pero la verdad es que no me ha quedado tiempo.
Cerramos la venta del día... No lo atendí.
Le he preguntado a mis otros compañeros si recuerdan a tal personaje. Me han dicho que no.

******************************************************************************

25 Avenida Norte y 16 Calle Oriente # 665

Tenía que hacer extras, así que no he salido a almorzar como los demás. A fin de cuentas, me gusta pasar sola en la tienda.
Hice de las mías y puse a sonar en las bocinas de la tienda, Paradise City. Tomé un trapero y me he puesto a cantar al lado de Axel.
Totalmente inesperado. Un cliente entró en la tienda y me vió en pleno acto. Me dió un poco de vergüenza, pero no tanto. Llevaba una bolsa de papel en la cabeza... ¿Y eso qué? Me importó lo más mínimo. Me le acerqué y pregunté como a cualquier otro cliente.

- ¿Qué desea, señor? —Le dije al tiempo que le sonreí.
- ¿Tienes sonrisas?
- ¿Que no acabo de darle una ya? —Eso me ha hecho reír como si me contasen un buen chiste.
- La primera no ha sido real. Pero en cambio, la que tienes justo ahora, es perfecta.

Se sacó la bolsa de la cabeza, junto con toda la ropa que llevaba encima. No sé cómo le ha hecho, pero bajo toda la ropa venía escondida una chica. ¡Con su respectiva ropa! No vayáis a creer que iba desnuda.
Me quitó el trapero de las manos y ahora ella acompañaba a Axel. Tomé yo otro trapero y toqué completito el solo de Slash.
Llegaron mis compañeros junto con el jefe. Nos encontraron a mí y a la desconocida en pleno concierto.
Nos echaron a ambas fuera de la tienda. Pero da la casualidad que llevo Paradise City en el móvil. Seguimos con el concierto hasta el amanecer.
Un par de días después estabamos en la cermonia de premiación, recibiendo un Billboard.
Chrisgarcia28 de julio de 2010

1 Comentarios

  • Chrisgarcia

    Espero que no os confundáis y lo toméis de la mejor manera posible jeje

    28/07/10 09:07

Más de Chrisgarcia