TusTextos

Alguien Diferente&

Casi 9 años habían pasado, como si fueran meses, como si el tiempo en la dinámica de una persona estática sin propósitos o sueños dormidos (pasados por rotos) se detuviera a falta del despertar del alma.
Y es así, cuando una persona carece de sueños, los años pasan como si se tratara de un tour con fecha de expiración, nos dopamos con una realidad que no existe más que en nuestra necesidad de creer y querer estar bien. La voluntad es infernalmente insuficiente, como si se tratara de un plan macabro de aprender a través del infortunio, y cuando es tarde uno suele exclamar el tiempo no perdona.
A esa conclusión había llegado a consecuencia del análisis natural que se hace cuando un acontecimiento o una persona repercuten en tu vida. -Y como un parteaguas se detona una serie de eventos diferentes que revelan la agonía del abandono de uno mismo.
Que había pasado entonces?. Ella emergió de la nada, como las mejores casualidades que se celebran, (-Y si, cuando, uno no tiene la capacidad de entender lo que circunstancialmente ocurre en su historia individual, suceden eventos que te ayudan a entender procesos personales). Y porque esta persona era tan especial? Porqué llegó a despertar cosas que otras muchas en casi una década no?.
En principio, él vio arte de distintas formas (y me refiero a mí mismo en tercera persona, porque renacía siendo otro a partir de este evento), eso llamo mi atención. Ella proporcionaba esa información, era arte, alguna vez Picasso dijo que el objeto del arte es quitar el polvo de la vida diaria de nuestras almas. Ella no era únicamente aquella rareza que representaba lo abstracto en su forma de ser, sino la simpleza de ser peculiarmente atractiva a los ojos y el sentido de oir con atención, con la distinción de aquello que convencionalmente no llama la atención, irónico y conveniente pues ella no era una pasión de multitudes. Esa mujer delgada, culta y fina que en algún momento había sido estudiante de bellas artes, supongo, aprendió a ver la belleza más allá de lo que se percibe. En un proceso muy personal ella se nutría con pintura y fotografía. Así la conocí, una exposición de arte, donde remotamente yo, un individuo negligente consigo mismo planificó asistir a ese evento donde se regodean gente de cierto estilo, asistí más por la arremetida de un día lluvioso que por la curiosidad de conocer las tendencias de los artistas locales. Al entrar al recinto noté un perfil elegante de espaldas, sola sin el regodeo que había alrededor, como es costumbre en las ciudades frías trajes largos diseñados en ésta región con lana de alpaca, tras ese atuendo una chica casi escuálida, si, tal cual, esa flacura que solo inspira a Dones y Calamaro. Y pues, era tan peculiarmente bella y simple como aquella pintura que me entere que ella misma admiraba; la monalisa holandesa "la joven de la perla", sabia interpretar esa simpleza, añadiendo a su personalidad ese infalible charme francés, eso había descubierto inmediatamente, no solo al quedarme pasmado como quien no cree estar ahí, frente a alguien que se halla fuera del alcance de uno. El decidir acercarme hacia ella era lo que me tenía así, no iba a dejar la oportunidad de hablarle con aplomo de una persona que evidentemente era mayor que ella. Pues al menos eso me quitaría el afán casi patológico de colapsar en situaciones excepcionales y no solo por el asombro sino por la periodicidad casi cósmica de un fenómeno así, era ridículo el pánico que se fue a medida de abstraerme en la charla que empezaría de esta forma&..
Cocoferrufino21 de marzo de 2020

Más de Cocoferrufino