TusTextos

Volver, Amar, Vivir, y Otros Verbos

Volver. Volver suena tan bien. Quizás no esté hecho para quedarme, tan sólo para volver de vez en cuando. De ahí que sienta erizárseme la piel, cuando las gaviotas vienen a saludarme, cuando en un ferrys el levante seca mis lágrimas y la sal marinera mancha la piel de mis labios, y Hércules en sus treces, separa en dos la tierra donde yo naciera.
Cambiar. Cambiar implica tanto…a veces me miro, me palpo, me toco y retoco, y por más que busco en lo más profundo de mi alma, no encuentro en mí ni un pedacito del niño ingenuo que fui. Pero la vida no tarda en devolverme la imagen del mundo que en realidad tengo bajo mis pies; y viendo de lejos las piedras en mi camino, sigo tropezando con cada una de ellas, y por más que intento convencerme de lo contrario, no consigo encontrar en mí nada que no sea aquel niño ingenuo.
Volar, a veces olvido como volar. Pero me pasa muy pocas veces.
Amar, amar fue solo el sueño de un rato. El verbo que contradice continuamente quien digo ser. Amar se me fue de las manos. Amar he amado tanto y tan poco, que ya no se cuando amé y cuando creí hacerlo. Me quedo con las veces que anduve perdido sin querer estar en otro lugar, me quedo con tus labios, y me quedo con los segundos que se me antojaron eternos. Amar fue solo un sueño, pero yo lo supe soñar.
Soñar, soñar fue como estar amando, hermoso y efímero. Soñar es mi realidad contada en seis o siete horas, y si cuento las horas que soñé despierto, entonces estuve soñando más tiempo que viviendo, pero soñar también es vida, y yo la supe vivir.
Morir, morir debe ser tan dulce como amar, volar, o vivir. Por eso que suelen decir de que lo mejor se deja siempre para el final. Yo, personalmente, no temo a la muerte. Al fin y al cabo, para cuando ella llegue, yo ya habré partido.
Vivir. Aprendí a hacerlo desde muy pequeño, desde que tengo uso de razón. Vivir, joder, que buen invento eso de estar vivo, no sé que haría yo sin vida. Sin verte sonreír, sin tener la posibilidad de creer en algo, sin lagrimas en mis ojos, ¿qué haría yo sin la vida que me hace estar en continuo movimiento y en un constante roce con la tierra que mis pies acarician?, ¿Qué haría yo sin las razones que tengo para esperarte?, sin las risas en la madrugada, sin los te quieros en los portales, sin la melodía de nuestras voces, sin las notas de un violín, sin las horas en nuestros relojes, las que indican que te vas, las que insinúan que talvez no vuelvas, las que anuncian que regresas. ¿Qué haría yo sin una vida de amor y de sueños? Una vida donde vuelvo, donde cambio, donde lloro si me olvidas, donde río si es que puedo. Una vida de promesas, donde vivo por un beso.

Ha sido buena idea eso de pasar a buscarte en esta vida.

He soñado que volvía. He vuelto por un sueño.



Debenetash09 de agosto de 2010

6 Comentarios

  • Vocesdelibertad

    Conjugas los verbos en tiempos, compartes una respuesta a la interioridad, con promesas, cambios, olvidos, despojo de ansias y concedidas plenitudes, para dar el remate final en el que unes y comprometes la vida. El verbo final es el que todos quisiéramos volver eterno y más cuando lo conjugas con el amor.
    Muy bueno!

    10/08/10 12:08

  • Neither

    Precioso (:

    10/08/10 09:08

  • Debenetash

    Gracias VOCESDELIBERTAD, YO NO LO HUBIERA EXPRESAO MEJOR, JAJAJA

    10/08/10 10:08

  • Debenetash

    Gracias NEITHER, me alegra que t guste

    10/08/10 10:08

  • Mary

    Siempre se me hacen muy interesantes tus textos porque me descubren
    mi propia forma de pensar... Una certera leccion de vida, no hay que
    temerle a la muerte, la vida a veces es peor.

    No me pierdo uno solo de tu textos, me encanta como escribes.
    Besoss.

    12/08/10 12:08

  • Debenetash

    Gracias Mary, ya te has convertido en el comentario mas esperado cada vez que subo algo, jeje, un besazo.

    12/08/10 12:08

Más de Debenetash