TusTextos

Voces y Palabras (poesía)

Pérgolas del aire
las voces giran en sus ecos
y las palabra tornan...
tornan a darnos misterios
en la inerme paz del alma.
Son encuentros de voces dispares
que se arremolinan...
cual fugaces torbellinos
sin principios
con esas dudas siempre perseguidas
de los sueños que hacen que despierten
las conciencias de nuestro ser.
Somos conciencias alimentadas.

Que no se queden inertes
nuestras voces ya extendidas
para poder ser...
para poder existir en la grandeza
de nuestras propias y pequeñas causas.
Un sentir de diámetro y de luz
con el cual medirnos cada día
y cada hora inventando palabras
para volver siempre al principio
de un nuevo estar con nuestros acentos
propios...
nunca indiferentes...
respondiendo siempre a esa pregunta
que late dentro de nuestro propio yo.

Yo.
Esa persona que otros han olvidado
a la hora del estarnos y sentirnos.
Yo.
Ese misterio de la voz
que con palabras rompe la conspicua
caducidad de cada pensamiento.
Yo.
El ser que late ante el abismo.

Sobre la tierra hablamos y decimos
y siempre estamos persiguiendo
ese don de palabras encontradas
en la voz de una presencia.
¿Qué existe en la conciencia
para ser voz y eco al mismo tiempo?
Quizás nunca podremos alcanzarnos
persiguiendo la sombra de nuestro ser.
Pero somos...
somos voces y palabras
con algo ya siempre iniciado
que nunca termina de alcanzarse.
Posiblemente seamos sólo un sueño.


Y soñando presagios en las sombras
del camino por donde vive nuestro sueño
vamos siendo palabras... sólo palabras
día tras día... minuto tras minuto...
con esta fiebre que nos dura desde siempre
y que luego nos convierte en pungente
acto de presencia sin materia.
¿Y el espíritu?
¿Dónde se encuentra la voz de esa presencia
tan íntima y a veces olvidada?
Acaso nos reconocemos eternamente
como seres que, en principio, formamos voz;
una voz de palabras que, en silencio,
son los gritos más abiertos de las luces
de este rozar con los sentidos
un porqué más allá de las preguntas.
Ciegas palabras que se mueven hondamente
en el surco del vivir y los sonidos
del alma que, interna en su presidio,
escapa de repente y se nos vuela
hacia algún lugar de lo profundo.

(Homenaje a José Ángel Valente)
Diesel06 de junio de 2015

1 Recomendaciones

2 Comentarios

  • Polaris

    Gracias viejo amigo.


    Pol.

    09/06/15 06:06

  • Diesel

    Gracias a ti por tu amistad.

    10/06/15 07:06

Más de Diesel