TT
Así es Como Los Derrotistas Conquistarán El Mundo 27 de abril de 2023
por doctorkrapp
Fuimos la escisión, de la escisión, de la escisión, de la escisión, de la escisión. ¿Cuantas van?
Cinco
Vale, fuimos la quinta escisión de un movimiento político que deseaba unir a todas las fuerzas de progreso para acabar con la opresión y el despotismo de los de siempre.
Y quedamos los magufos.
Sí, a todos nos unía el afán de justicia, pero además a nosotros, en particular, nos chiflaban los programas de misterio que veíamos clandestinamente para no asustar a nuestros camaradas.
Y creamos la Furgo del Misterio. Porque éramos cinco y teníamos una furgoneta vieja.
Como los de Scooby Doo pero sin perro.

Fue entonces cuando nos enteramos de las maniobras y manipulaciones del Doctor Krapp.
Ese ser siniestro era el responsable del clima reinante.
Desengaño, desilusión, desgana, desconcierto, desamor y otras cientos de palabras que comienzan por "des"
Despecho, desánimo, desesperanza...
¡Basta! es suficiente. La gente decía "es que estoy de bajón y ya no me importa nada". Mentira, la culpa era del virus que el malvado doctor había creado y difundido desde su castillo-madriguera.
Entonces decididimos ir a verle y ponerle en su sitio.

Vive en un lugar malvado. En un remoto lugar en los Alpes italianos.
Escondido en un paisaje abrupto.
Para llegar allí, tuvimos que bajar abismos infernales y subir por majestuosas montañas.
Te está quedando muy heroico aunque la verdad es que la furgo no nos falló.
No estábamos tranquilos. ¿Acaso había un diabólico laboratorio en el sótano o es todo el recinto una mansión embrujada y tramposa?
Debíamos estar preparadas para todo.
No desfallecer.
Podríamos encontrar monstruos por los tenebrosos pasillos cubiertos de telas de araña.
O incluso algún vampiro podría estar agazapado en un armario polvoriento dentro de algún dormitorio con cama gótica y pringoso dosel.
¿Y qué haríamos cuando nos encontrásemos con el Doctor Krapp frente a frente?
¿Le preguntaríamos por qué se instaló en un lugar tan apartado ¿Acaso le hacían un buen descuento en los billetes de avión?
No digas, chorradas, haz el favor. Lo cierto es que el derrotismo es un problama serio que ha dejado a los ciudadanos indefensos.
¡No podíamos permitir que nos derrotase!
Eso último está mejor. Cuando te esmeras, lo logras.
Aquel portalón solo estaba echado y no tuvimos que tocar la enorme aldaba con forma de culo de diablo.
Entramos y avanzamos por los pasillos del castillo, iluminados por las linternas de los móviles que portábamos en nuestras manos.
Ah las viejas antorchas tan entrañables.
Las telarañas y el polvo se hacían cada vez más densos y los muebles y tapices que decoraban las paredes parecía que se desintegraban con nuestros propios pasos.
¿Alguien sabe por qué el Doctor Krapp decidió montar semejante tinglado en un lugar tan insano?- preguntó nuestra compañera ecologista.
Probablemente porque es un lugar aislado y oscuro, perfecto para llevar a cabo sus experimentos malvados- le respondió el politólogo, siempre razonable.
¿Pero no podría dedicarse a la ciencia pura, sin tan malas intenciones?- repuso nuestro compañero, el sociólogo positivista.
Quizás es un magufo como nosotros o esté falto de cariño. Puede que haya fabricado el virus para sentirse acompañado en su desgracia -repliqué yo mismo, el community manager, haciendo gala de mi frivolidad habitual.
Todos reímos nerviosos ante tu broma, pero pronto nuestro humor se tornó sombrío. Casi nos sentíamos derrotados antes de intentar acabar con el virus derrotista del Doctor Krapp.
Entonces una puerta de madera maciza nos cerró el paso. ¿El laboratorio?
Enfocamos nuestras luces, respiramos hondo y la empujamos con determinación.
Una luz cegadora nos deslumbró...

Puedes seguir leyendo y ver los multimedias en: https://bit.ly/424vKHA

Sigue leyendo a Doctorkrapp arrow_downward

Yo Era la Rabia
427 lecturas, 0 comentarios
Rebelión Amena En la Colmena
1842 lecturas, 0 comentarios, 1 lo recomienda
Malos Días de Arrabal
570 lecturas, 0 comentarios
Chat