TusTextos

El Duende Decano y un Pontífice Romano

El viejo papa estaba inquieto, las pruebas clandestinas de ADN y del Carbono14 eran concluyentes: los restos guardados en la tumba de Santiago Apóstol eran de una mujer.

¿No son del hippie?
¿El hippie, Santo Padre? -su secretario estaba perplejo.
Prisciliano, el hereje ese. Con su secta, sus repugnantes orgías y la igualdad de sexos. Toda esa porquería obscena.
No, Santo Padre, los restos encontrados y expuestos son de una mujer joven.
Eso no quiere decir que originalmente no fueran de Santiago. Fue un hecho milagroso encontrarlos después de nueve siglos y luego tras esconderlos de los piratas en el XVI que volvieran a aparecer en el XIX.

Cuando se marchó el secretario, no me pude contener.

Venga, papa, que son muchos años con esas paparruchas grotescas.
Maldito duende, ¿cuántas veces te he dicho que no vengas a mis audiencias privadas? Vuelve a tu inmundo escondrijo y no te metas en asuntos de los mayores.
¿Acaso de los mayores embusteros, Santo padre?

(SIGUE LA HISTORIA EN: https://bit.ly/39f0gWm)
Doctorkrapp25 de marzo de 2021

Más de Doctorkrapp