TT
La Conspiración Mundial Contra El Bidé 15 de junio de 2023
por doctorkrapp
Inexplicablemente, me habían invitado a un congreso en Mugrienta dedicado a las nuevas lupas tecnológicas para huelebraguetas o sea para detectives como yo, un tipo incapaz de resistirse a una tentación pagada por otros.
Lo malo es que tras tragarme todos los puntos del carnet me tenía que acoplar a un autobús de pasajeros que pintaba cojonudo.
Visto desde fuera.
Sin embargo, por dentro, desde la salida en Kaskarilleira las horas pasaban tan cargantes como en las antiguas torturas con ruedas, aunque los asientos ahora fueran ergonómicos, tuvieran un chisme para colgar las bebidas y reposabrazos adaptable.
Solo quería llegar al hotelazo de cuatro estrellas y relajar mis ardores.

La megalópolis me recibió como acostumbra: aparentando más de lo que puede ofrecerte. Todo a toda prisa y con desvarío para que no te acomodes a las cosas. Tras los trámites de rigor en recepción, con un tipo que parecía un crupier de casino, subí a mi habitación y me eché en la cama quitándome con gracia el sombrero Stetson. Hasta en la intimidad, siendo Fiz Arou, tienes que parecer cool.
Pronto me levanté y me dirigí al cuarto de baño.
Fue una visita rápida. Transcurridos treinta segundos volví a la habitación y con gesto destemplado, me colgué la cartuchera del revolver y me puse la chaqueta. El portazo retumbó en el pasillo desierto y me fui para abajo en uno de los dos ascensores en servicio.
El crupier estaba solo ante el monitor de recepción y me lancé a por él.
¿Dónde está el bidé?
¿El bidé?
Sí, ¿Dónde coño han puesto el bidé en mi cuarto de baño?
Señor... su habitación no tiene bidé.
¿Está de coña? ¿Me ponen una ducha con mampara y no me ponen un bidé para apoyar mi trasero?
Lo siento, fui un poco brusco, pero lo cierto es que agarré al empleado por las solapas a través del mostrador y le solté palabras muy ácidas:
¿Cómo se supone que debo enfriar mis entrañables posaderas tras un montón de horas de autobús? Y no me diga que debo ponerme debajo de una ducha y mojarme entero cuando existe una cosa muy antigua llamada baño de asiento. ¿Es este un hotel de cuatro estrellas o un nido de pulgas con ínfulas?
Soy un tipo muy insistente cuando se me mete algo en la mollera y no iba a soltar la pieza, por eso le agarré más fuerte.
¿Conoce usted los baños de asiento?
Sí, claro que los conozco, pero es que aquí, para tener una habitación con bidé, hay que solicitarla previamente.
Ah, claro -reí con desprecio- quien necesita un bidé cuando se puede disfrutar del servicio de habitaciones, de un frigo cargado de bebidas, de una bandeja lleno de chocolatinas y frutos secos o de wifi gratis.
El recepcionista tragó saliva y balbuceó alguna excusa sobre la falta de demanda y los gustos cambiantes de los huéspedes modernos.
¿Me está llamando rancio por querer usar un bidé? ¿Es que la gente moderna no tiene culo?
Se desprendió de mí con un gesto altanero y llamó a un botones que había asistido atónito a la discusión desde la entrada y sin bajar al ruedo...

(Termina en: http://bit.ly/42JtnKv )

Sigue leyendo a Doctorkrapp arrow_downward

Así Se Forja un Farsante
386 lecturas, 0 comentarios
No Te Rías de Nuestra Lucha
747 lecturas, 0 comentarios
Chat