TusTextos

Las Puertas Abiertas

¿Qué pasaría si...?

Suena el despertador, noooo, no quiero ir a trabajar. Dejadme dormir un poco más... Pero ya es tarde. Una mano suave y fría recorre mi espalda, erizándome los vellos de todo el cuerpo. Me doy la vuelta y allí está ella, la mujer de mi vida. ¿Cómo he llegado a tenerte? ¿Eres un sueño que dura largo rato y del que no puedo ni quiero despertarme? Espero que no, porque sino los últimos siete años a tu lado han sido únicamente un espejismo. Igualmente sigues pareciéndome etérea y sobrenatural como el primer día en que realmente me fijé en ti.

¡Oh no! ya están aquí... Dadnos solo diez minutos... Pero los niños no entienden de razones ni de cosas de adultos, cuando se confabulan para molestar no hay quien los pare. Comienzan en sus habitaciones, despertando lentamente, abriendo esos ojazos al mundo y mirándose el uno al otro como diciendo es el momento, vamos allá. Acto seguido comienzo a notar su presencia, a veces la noto realmente porque salen corriendo hacia mi habitación pegando berridos que más que de niños parece que se trate de un ejército. En otras ocasiones lo noto por la calma que se respira en la casa, tan silenciosa, tan conspirativamente silenciosa. Hoy es de estos días. Están acercándose muy despacio, conteniendo la respiración, intentando hacer el menor ruido posible para cuando lleguen a la puerta casi saltar desde el marco hasta la cama sin preocuparse de donde aterrizan y pese al susto que me dan y que tengo dos monstruos estampados en el estómago, no puedo evitar sonreír y ser la persona más feliz del mundo.

Y pensar que estuve a punto de dejarlo todo ir por una decisión que vete a saber donde me hubiese llevado...

Makutos23 de mayo de 2008

2 Comentarios

  • Mejorana

    Qu? alivio ?no?
    Buen relato.
    Sorprende.

    23/05/08 09:05

  • Munoztigre

    Bon jorn, amic... molt bon text... visita'm he escrit quelcom per tu...

    25/05/08 09:05

Más de Makutos