TusTextos

Intermitentes y Luces Colgantes

Díganle a mi hija su nombre. Diríjanle sus ojos a mi tumba.
Haziel, la nombre pues ella sería mi nueva vida. Su madre creció a mi lado: su belleza lejos de mi. No podía ser, no debía. Díganle ustedes, pues justos fueron y justo es que ella cincele mi epitafio: no sobre marmol, no sobre mi tumba, sino sobre ustedes y sus casas hasta que ella misma así lo decida.
Llévenle hacia mi, no en el lecho asfixiánte de lodo y cal, sino bajo en la asfixia de la verdad donde su madre y yo nos amamos, nos conocimos y perdimos nuestra voz. Ella es mi hija, y yo su padre; ¿Podré ahora profesarle, instruirle en las artes que su madre y yo practicábamos? ¿Quién de ustedes le hablará de mi? ¿Quién de ustedes le hablará de ella?
Malditos todos ustedes. Yo sé que lo dirán nada, que voltearán su mirada lejos de donde mi sombra se marchita, que torcerán su alma hasta que no quede espacio alguno que no sea cubierto por el odio y la repugnancia que sus consejos le fomentarán... odio a nosotros sus padres y repugnancia a ella nuestra hija...

Un ligero viento despejó el cielo gris y luz entró a las calles donde caminan las sombras. Ese viejo 67 años, busca a su hija entre las miradas, barbas y marcha lenta de los que caminan sin tropezar pese a la falta de fuerzas en su piernas. La mujer que amó, madre de su hija, no llegará nunca a mi relato; en estas calles sólo hay sombras.

"Quién eres, donde esta el gato y a dónde fueron las demás personas"

Ese hombre jamás hizo nada por nadie, vivió en el espejo de su felicidad. Pero allá, en calles que no son mías, un accidente aconteció además de una casualidad, casualidad que hizo creer a todos los testigos que ese hombre arriesgó su vida para salvar a una mujer embarazada. La mujer vivió hasta dar a luz, enamorandose del hombre que le salvó la vida.
Ese hombre es tu padre, niña.
Mendaciloquus27 de julio de 2009

1 Comentarios

  • Mejorana

    Temendamente tierno y profundo Mendaci.
    Te lo tengo que leer con más tiempo.
    No me puedo dormir.
    Son las cinco y cuarto de la madrugada.
    Pero si te puedo enviar besos a montones.
    TQ
    TA

    27/07/09 05:07

Más de Mendaciloquus