TusTextos

Tinta Sobre Papel

Aquel día descubrió que lo exitaba el sabor a tinta fresca en los labios de la amada. El pobre narrador se percató del ritmo de todo: Un beso (de tinta, de piel... lo importante es que sea labial) es la huella indeleble del deseo, de esas huellas que duran la eternidad que en ocasiones suele ser etérea.

__________La Nínfula del Arcángel
Ninfula07 de noviembre de 2009

4 Comentarios

  • Mendaciloquus

    ¿Para qué besar entonces si escribiendo se besa? Pero el deseo es mayormente ambigüo que el beso ¿no crees? ...ni empieza, ni acontece, ni culmina... ni se realiza, ni se percata, ni se entiende... ni siquiera es él mismo sino otra cosa, que regularmente suele equivocársele o equiparársele con amor. "No me exista nada..." qué buena frase... malo que no es mía.

    07/11/09 05:11

  • Ninfula

    NO me vengas a chingar la existencia.
    Si te gusto, bueno, sino, ni modo, no tiene que gustarte a ti XD si no a los demás (plll)

    07/11/09 05:11

  • Abyssos

    Lo comprendo bien, yo un día me di cuenta de que me excitaba el sabor de la sangre en los labios y aunque “raspa” mi garganta, en lugar de besar comencé a morder. El viciamiento o la tergiversación de los actos del ser humano, es terrible.

    Un abrazo.

    07/11/09 06:11

  • Nigth14

    siempre he pensado, que cada uno de los fetiches que nos excitan nos hacen completamente más poderosos, más vigorosos, más humanos.

    ¿y es que a quién no le gusta besar con la pasión de los labios degarrándose y clamando oxígeno?

    me ha fascinado tu escrito...como siempre.

    saludos y un beso!!

    19/11/09 12:11

Más de Ninfula