TusTextos

El Amor de una Ninfa

Oh, incauto viajero que cruzas la senda
Del bosque maldito del que se te habló,
Sin tomar en serio advertencias profanas,
Pobres campesinos, es lo que dirás.
Los viejos hediondos que habitan el bar,
Con sus pocos dientes, dicen la verdad.
Los niños que cuentan timos de terror,
Se creen audaces, son lengua de Dios.
Porque en ese bosque se esconde el martirio
Más cruel que un humano puede conocer,
El deseo oculto que a todo guerrero,
Sin distinguir fuerza, puede hacer caer.

No servirán armas, escudos ni mañas,
Tan solo recuerda este sabio consejo.
Cuando por los árboles te sientas rodeado, y pienses más fuerte en el rumbo marcado
para no perderte de la línea recta,
cuando de lo mismo izquierda y derecha, atrás y adelante, es en ese instante
Cuando oirás algo, ¿fue tal vez un canto?
¿Una voz sedosa, como de mujer? No, no puede ser.
Y cuando contemples, cómo entre las sombras, una criatura se arrastra y te nombra, pero su apariencia no es hostil ni fiera, y cuando se incorpore y aprecies un rostro, no sea animal ni monstruo, sino una visión que sólo imaginaste
En gloriosos sueños, hijos de leyendas...

Cuando en suave carne te fundas, furioso,
tocando la música de Shiva y de Thor, perderás tu nombre, perderás tu historia,
Tu destino lejano y tu firme misión.
Cuando te percates, querrás alejarla,
Buscando desesperado, un signo alrededor.
Pero ella reirá, adentrándose rauda
en la misma negrura de donde salió.
¿Por dónde viniste? ¿Hacia dónde irás?
Hay muchos caminos, lágrimas caerán.
Su nombre no dijo, su intención fue cruel,
La cazarás ciego de odio por doquier.

Pero al final volverás al lugar del inicio,
Porque cada árbol, es hermano de otro,
El suelo interminable de tierra revuelta
Donde se confunden otra vez tus huellas.
Por momentos te parece oír esa risa,
Pero es tu cordura, que se aleja de prisa.
¿Valió la pena conocer el paraíso,
del cual todos hablan y ninguno vio,
por el precio de condenarse al averno,
Donde no es consuelo para tu dolor?
Os214 de julio de 2016

3 Comentarios

  • Adna

    Hermoso.

    01/07/21 08:07

  • Bierrodot

    Justo estoy viviendo una separación. No de mi esposa, sino de Daniela, mi amante. Con su jovial sonreír consiguió quien en su misma edad la quisiera.

    Encuentro algo de nostalgia en tu texto que se puede repetir en mis sucesos.

    17/07/21 07:07

  • Bierrodot

    Justo estoy viviendo una separación. No de mi esposa, sino de Daniela, mi amante. Con su jovial sonreír consiguió quien en su misma edad la quisiera.

    Encuentro algo de nostalgia en tu texto que se puede repetir en mis sucesos.

    17/07/21 07:07

Más de Os2