TusTextos

La Nieve

El cielo no cambia,
tampoco el silencio.
Las horas transcurren
sin otro motivo
que su propia existencia,
la cual carece de tal
por supuesto
de cualquier manera.

Algunos se acercan
al ídolo inmóvil
creyendo que allí
encontrarán un signo.
Desde lejos pienso
cuánto los envidio.

Y aunque sé que delante
me llama un espejismo
mis pies no se detienen.
Un regalo, o nada,
un castigo, o algo.
Sea lo que fuere
este viaje sin destino
sigue siendo lo único.
Os206 de julio de 2011

2 Comentarios

  • Mejorana

    Este viaje sin destino sigue siendo lo único. Es mejor no saber el final Héctor, lo que produce la ilusión es la promesa. El viaje a ninguna parte en espera de la sorpresa y la emoción.
    Venga ese abrazo.

    06/07/11 03:07

  • Miguelito

    Me paso de nuevo por tus letras, para decirte que éste poema también me gusta.

    21/08/11 07:08

Más de Os2