TusTextos

2 Cervezas

Ambos se sentían olvidados.
El más terrible de los estados.
Olvidados.
Uno de ellos movió una perilla de tantas que no llevaban a nada, el otro en cambio, solo levantó una caracola, la apoyó en su oído y empezaron a hablar. Al principio tímidos, al rato, confusos y curiosos. A todo eso le siguió la incredulidad, la locura y la aceptación de esa locura. Se presentaron, se contaron como llegaron allí, la familia que dejaron y querían volver a ver, sus oficios, sus penurias, sus encuentros con la muerte, sus miedos, sus esperanzas, sus sueños y la posibilidad de no regresar jamás a sus hogares. Y al final de cada charla, se agradecían por ser una linda compañía en esos momento de angustia y desesperación. Más luego repasaban juntos el lugar donde compartirían una cerveza como se habían prometido. 2 lugares, dependiendo, de quien volviera primero.
Pasado un mes, cuando ya se conocían lo suficiente como para decirse "Amigos", la suerte cambió para ambos en el mismo momento. Increíblemente la alegría del rescate los emocionó a tal punto, que apenas podían entenderse sus voces temblorosas diciendo "adiós, nos reencontraremos".

Ivanil Prunefsko recibió las intrucciones exactas para poner en marcha el pedazo de chatarra que lo traería de vuelta a la tierra después de girar alrededor del planeta por 499 días. Corría el año 91 y su país atravesaba grandes cambios políticos, sociales y económicos, del que ya no era parte y he ahí el argumento de sus superiores del porque tardaron tanto en su regreso.
Pasarían 5 meses hasta que pudo resolver todos los asuntos ligados a la cuarentena obligatoria de su cuerpo, y a la legalidad de sus papeles para ser uno más del montón de esa realidad que se le imponía. Entonces fue al bar cercano a su casa a preguntar si alguien lo había buscado en esos meses, la respuesta fue "no". Alentado por la curiosidad decidió ir en busca de aquel amigo (imaginario o no) que quizás aún necesitaba ser rescatado.
Horas de viaje y paisajes, atravesando 7 fronteras y un océano para llegar al otro bar donde prometieron darse un abrazo. Ya en el lugar, intentó hacerse entender con palabras rebuscadas y acompañado de gestos que preguntaban por el paradero de aquel que parecía ser conocido por todos.
Como no conocer a Joe el náufrago, el que sobrevivió 3 años en una isla remota tras la caída de su avión en aguas turbulentas,y que lo arrastraon milagrosamente a tierra siendo el único sobreviviente de esa tragedia. Hasta ahí, la locura de haber hablado con él ya no era parte de una mentira. Para ponerse aún más a prueba, reveló algunos datos de sus conversaciones, y una a una las fue confirmando. Era él. Definitivamente fue real. Entonces, con una sonrisa de los que han hallado un tesoro, pidió por favor ser guiado hasta su presencia. Y ahí, ante el desconcierto de los presentes, la respuesta fue tan confusa y directa, que su mente colapsó.
Joe había fallecido hacia unos 16 años atrás, exactamente el 8 de enero de 1975, cansado y con un corazón enfermo, se sentaba (casualmente) en la misma mesa que había elegido Ivanil. Los que solían escucharlo, dicen que repetía una y otra vez la promesa de encontrarse con un viejo amigo, al que en su momento fue a buscar, pero extrañamente dijo "que aún no era tiempo", palabras que nadie entendió, pero no era para alarmarse, pues esa incongruencia se la atribuían a secuelas de tan traumática experiencia vivida.

Dicen que dicen que pedía 2 cervezas, una para él, y otra para el amigo que nunca llegó.

ram
Ram08422 de julio de 2022

1 Recomendaciones

1 Comentarios

  • Magic

    Muy buen texto, historia ficción o real. Me ha encantado.
    Un gran saludo RAM084.

    22/07/22 06:07

Más de Ram084