TusTextos

Octubre Me Sonríe

Hoy octubre
amanecía de nuevo
en mi interior.
Me lo tomé con calma
no había rastros de melancolía
como otros años
sino la presencia tranquila
de una plena conciencia
de la felicidad sencilla
aquella que no cansa
y solo se cabrea
en pequeños detalles
como hoy en la ducha
con mi toalla
que no dejé colgada
donde Diios manda
y me obligó
al resbalar al ir en
busca de ella
a hacer slalon sin esquies
por el pasillo
hasta llegar a mi nevera
con la puerta abierta
donde allí la dejé
-soy caritativo-
quizá para que no se fuera
del todo su frío.

Hoy tardé más de la cuenta
en respirar octubre
en las calles de Oviedo
pero no por ansiedad
esta vez fueron las llaves
que tardé en encontrar.
A veces pienso
que están un poco ausentes
y ni por casualidad
las encontré
entre los miles de rincones
donde las olvido
desde la mesa de la plancha
hasta mi ombligo.
Y lo peor
es que las de repuesto
se pusieron de acuerdo
con su invisibilidad
a poner a prueba
la tranquilidad
y mi paciencia.

Pero me salvó la sed
y las sentí chapotear
al echar agua
en uno de los pocos vasos
de mi vajilla
que la gravedad
aun no penalizó
con su dura ley
y no ha sucumbido todavía
a este implacable juez.

Octubre
amaneció con calma
y muy hermoso
incluso al darme cuenta
al llegar a la calle
que eran diferentes
mis zapatos:
uno bizco y otro tuerto.
Para qué enfadarse
por lo poco importante
cuando sonreir
me sale sin ningún
esfuerzo.

Carlos Octubre me sonríe 1 octubre 2015
Sandor14 de octubre de 2015

1 Recomendaciones

Más de Sandor