TusTextos

El Mundo es Tuyo

"El mundo es tuyo", leía con letras torcidas en la puerta del baño de la discoteca, mientras me temblaban las piernas por una diarrea del carajo.
El picante de la comida de empresa estaba pasando factura, como siempre, en el momento más oportuno. Mi jefa me esperaba fuera con un Cabify para ir al ático de su casa y continuar la noche.

- Ya pensé que tenia que entrar a buscarte- dijo riendo por la ventanilla al verme llegar.

Su ático, tenía vistas a la Barceloneta y las luces del paseo marítimo resaltaban como pequeñas estrellas. Yo, que nunca había vivido en una ciudad con playa, me fascinaba cuando la luna se dejaba ver reflejada en el mar.

- Me apetece un baño. Ven, te enseño la piscina- dijo mientras me pasaba el brazo por la cintura y se alejaba.

Dejamos atrás la cristalera para subir unas escaleras y llegar a un salón desde el que también se veía el mar. Además, había una televisión enorme, un sistema de sonido que recorría toda la sala y una barra con todo tipo de bebidas. En el centro, la piscina de agua cristalina.

-¿Me preparas la última?- dijo mientras se quitaba la chaqueta y ponía una play list de "The weeknd"

Me acerqué a la barra. Whiskey con hielos, era lo que había estado bebiendo desde que salimos del restaurante. Me hice otro para acompañarla.

Cuando levanté la vista estaba en la piscina mirándome y sonriendo.

Le llevé la copa y me empecé a quitar la camisa. Mientras, ella le daba un largo trago al whiskey sin dejar de mirarme.

Cuando entre en el agua, fui yo quien dio un trago a la copa, no era la primera vez que la veía desnuda, pero necesitaba relajarme. Su piel siempre tenía una carga eléctrica que me recorría todo el cuerpo con un solo roce.

En momentos así no podía evitar pensar en el primer día que entré en su despacho, hace apenas cuatro meses, cuando conseguí el trabajo. Desde el primer momento supe por su mirada que lo tenía, el carácter, la valentía, la fuerza, la perseverancia, la seguridad... ¿Acaso hay algo más sexy? Jamás imaginé que la tendría delante acariciándome el cuello.

. .

Cuando abrí los ojos, reconocí el techo de mi propio cuarto, era sábado y teníamos la comida de empresa. La pantalla de mi móvil se iluminó con un mensaje suyo que decía:
"Tengo preparada una sorpresa para esta noche que creo que te va a encantar, luego nos vemos"


-TheNea
Thenea2325 de abril de 2021

Más de Thenea23