TusTextos

La Respuesta No es la Huída...

"Es difícil volar cuando esperas la caída,
es difícil soñar cuando no ves la salida"

(Maldita Nerea)


Qué difícil es seguir adelante a veces... esos días en los que te despiertas y es imposible sonreír, y mucho menos de hacer sonreír a los demás. Te preguntas el por qué de infinidad de cosas y el cielo pacta con la tristeza para que ese día no levantes cabeza. Es como si dieras por hecho que tu misión aquí en la tierra se ha acabado ya, has cumplido; Has venido a hacer feliz a un puñado de gente y a ti que te den. Ya puedes irte. Te pagas tu mismo el billete de ida a otro mundo en el que alguien sea capaz de mirar un poco por ti, ese billete que muchos han intentado reservarte de una patada en el culo, de unas gracias que nunca escucharás y de un sin fin de favores y abrazos que jamás te devolverán. Parece el telón de la vida, el fin de la función. Te das cuenta de que todo aquello que construiste ya no sirve de nada, porque no hay nada, no queda nada por lo que luchar. El sol seguirá saliendo y tú te levantarás (o te acostarás, si es que has conseguido dormir después de todo) con esa cara de asco a la que un día renunciaste. Es imposible. Imposible no preguntarse por qué, no ponerse el puñado de canciones que te hacen pensar en lo triste que es todo a veces. En lo poco que has sido valorado y en todo aquello que has luchado... para nada.

¿Qué haces con todo el amor que te han prometido durante mucho tiempo, con los sueños, los propósitos de dos personas, con tantos te quieros en común, con esos cientas de fotografías compartidas, los buenos días mi vida, el haberse enamorado de una persona que te ha confiado su vida? ¿Qué se puede hacer cuando te quitan las mismas promesas que un día te hicieron? ¿Existe corazón verdadero que sea capaz de aguantar tanto? ¿Existe alguien que sea capaz de sobrevivir al adiós de alguien a quien has confiado todo lo que tienes, eso tan íntimo y personal como son los sentimientos?

A veces no sé, me gustaría salir corriendo, y que detrás mía viniera alguien a buscarme, alguien que se preocupara por mi, que me gritara y me dijera "espera", pero más me gustaría saber que eso no solo se queda en un sueño, que fuera verdad, que no tuviera que soñarlo. Que los recuerdos se olvidaran con la misma facilidad con la que se aprenden, que el tiempo no fuera el único juez de nuestros actos, que los hechos fueran triunfos, que los retos fueran posibles...

Hay cosas que nunca escucharemos de las personas que nos gustaría que nos dijeran aquello que queremos oír, hay palabras que duelen más que un recuerdo y hay recuerdos que significan más que una palabra. Y es así, con los años, donde ves como otras puertas se abren, y el rencor se abre paso para ser mejor y burlar al olvido. Ves que los problemas, el amor, la familia, la tristeza y la alegría forman parte de nuestras vidas. Nos marcamos por etapas que tenemos que afrontar aunque nos duelan, aunque nos hagan sentir lo peor del mundo.

Y es que hay tantas cosas que cambiar en esta vida...yo no sé! tantas cosas que no se pueden olvidar. Por eso nunca hay que dejar de ser, por mucho que intenten derrotarte, por muchas veces que quieran verte partir, siempre hay que ser uno mismo. La vida consiste en superar una serie de obstáculos.

Si te paras, dejas de existir.

Cada problema es una experiencia: un momento que recordar y una prueba que superar.

NUNCA TIRES LA TOALLA.

Cuando no veas la salida, fabrícala tú mism@. Nada es tan malo como para tener que hundirte y nada es eterno como para que dure siempre. Haz todo aquello que siempre has querido y acércate a tus propósitos.

A un amor le dije un día: "A los problemas, soluciones" y siempre así.

Y sí, quizás la vida no sea gran cosa, pero existen momentos, motivos, días inolvidables y personas por las que continuar.


¡ DE TODO SE SALE SI UN@ LUCHA !
Todoespensar17 de enero de 2014

Más de Todoespensar