TusTextos

Un Nuevo Amanecer.

Cerré los ojos y me deje llevar por el sonido de los árboles, el viento y los pájaros cantando... El sol me pegaba en la cara y el pasto se me enrredaba en los pies.
Me salí del cuerpo, con la mente en blanco imaginé mí lugar favorito en el mundo y dónde me sentía segura.
Un arroyo se abrió frente a mí ojos y las estrellas brillaban con fuerza bajo la noche oscura de verano.
Contemple la maravilla del lugar, recordaba el porque era mí lugar favorito. Mí infancia se reflejaba en cada parte esa plaza, ese puente donde muchísimas veces corríamos con mis primos, la canchita vacía donde solíamos andar en roles y hasta más grande donde las compartí con mí hijo.
Definitivamente era un lugar preciado, significativo y estaba en el medio de mí pecho como un pedazito de vida.
Sonreí al vernos, al verme siendo parte de ese lugar, verme niña, verme de la mano con mí hijo y todos los recuerdos de aquellos tiempos.
Sentía una nostalgia de saber que tenía que partir, irme de este cuerpo y lugar, para pasar a otro plano.
Uno mejor, una nueva versión donde estas cosas no tenían lugar, porque habría más pedazitos de vida nuevas y llenas de tanto amor y recuerdos como estos.
Deje salir las lágrimas , soltaba el apego y todo el pasado de forma sana.
Me levanté del suelo y decidí que era la hora.
Hoy era un gran día, donde mí partida era mí comienzo. Donde el final tenía un nuevo amanecer, el que tanto estaba esperando.
La vida de mis sueños.
Mí mejor versión de mí.
La vida que llevaría de ahora en adelante.
Camine descalza y dejé atrás el lugar. Dejé atrás todo lo que una vez me hizo feliz y me rompió también, pero no para olvidar sino para saber que una vez fueron parte de mí, pero ya no.

Para dar lugar a lo nuevo.

A medida que me iba alejando, podía ver cómo mí cuerpo se iba degradando. Mis manos comenzaban a perder color, pero no dolía. Mis pies iban desapareciendo poco a poco, sentía el éxtasis por el cuerpo junto con una electricidad color violeta imparable.
Estaba sucediendo.
Una luz blanca salió de mí pecho y antes de abandonar el lugar yo ya no existía más.
Mí cuerpo se había esfumado por completo, para pasar a otra dimensión.
Cerré los ojos y espere, la nueva vida me estaba esperando.
Un nuevo comienzo se abría para mí.
Una nueva persona , un nuevo cuerpo, una nueva conciencia que ahora serían mis desafíos .
De crecer.
De soltar el pasado y trasmutar.
En amor...
Y en paz.
Universo04 de julio de 2022

Más de Universo