soniasalvadorc

Seguir usuario

Última vez: 10/1/2016 - Empezó el 02/4/2012

Soniasalvadorc dixit »

Psicloga en potencia. 19 aos escuchando que no se me da mal esto de escribir, 19 aos intentndolo y esto es el resultado. "No te rindas, por favor no cedas, aunque el fro queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda y se calle el viento, an hay fuego en tu alma, an hay vida en tus sueos- Benedetti"

Ultimos Textos »

  • Cada 18 Segundos.

    Nacemos latiendo una muñeca encantada dentro del pecho, de esas que se encuentran en las casas ajadas de los pueblos y atienden a inmerecidos gritos de terror, futuras agujas de odio. Nacemos latiendo un títere con las cuerdas rotas dentro del pecho, demasiados falsos profetas nos confesarán que podremos hilarlas de nuevo, demasiadas personas tratarán de manejarlo en su función, cogiendo la cruceta, metiendo mano al guiñol. En fin, que todos nacemos con un juguete dentro del pecho, ...

    por soniasalvadorc | 209 lecturas | 0 comentarios
  • No Más Flores

    Estamos cumpliendo demasiados otoños, y nos faltan flores. Ya no soplamos velas sino que las apagamos en cuerpos ajenos, y a la herida siempre le cuesta cicatrizar. Las acacias se visten de rojo y las margaritas se han desojado a sí mismas porque no sobrevivieron al final del cuento, ni quisieron quedarse a escucharlo. Los tréboles de cuatro hojas se han mutilado, para que no nos apropiemos de su buena suerte y luego los despojemos de sus preciadas extremidades. Se han mutilado y...

    por soniasalvadorc | 220 lecturas | 0 comentarios
  • El Beso

    Y de repente, los años caen por su propio peso, como cuando ella se quitaba el albornoz y el destino se me atravesaba en la garganta criando larvas. Los años caen, tan imponentes y fatídicos como me imagino su ropa, arrastrando miradas por su espalda. Miradas hambrientas, ansiosas, miradas que, llegado este momento, ya no son las mías. Blanca era esa piel en la que yo imitaba a Gustav Klimt con el dedo y su espalda era un beso permanente por si le faltaban los de mi boca. Y ahora,...

    por soniasalvadorc | 287 lecturas | 4 comentarios | 2 lo recomiendan
  • Libre, Conmigo.

    Quiero que por las mañanas me despierte el olor a amor recién hecho. Y quitarme del café. Que de la dependencia nunca nadie salió ileso, y me gusta más el aroma a libertad de tu boca. Quiero apretarte fuerte para así exprimirte con la mano riadas de tristeza. Ahogar tus penas con mis lágrimas. Ahorcar tus miedos con mis cuerdas hasta que se vuelvan locas, pero luego dejarte volar en ángulos completos. Quiero dedicarte versos que no hablen de hilos invisibles que nos conectan,...

    por soniasalvadorc | 311 lecturas | 4 comentarios | 2 lo recomiendan
  • Versarte es una Forma de Besarte

    Se había acostumbrado tanto a no levantar la vista cada vez que oía el chirrido de la puerta que le sorprendió girarse y darse cuenta de que ella había regresado, de que había entrado por el marco de la puerta por el que tantas veces juró haber visto entrar a la felicidad con su sonrisa puesta, la misma que ahora estaba frente a él pidiéndole un café como si nada hubiera pasado. Llevaba meses sin aparecer por su establecimiento y él ya se había acostumbrado a no esperar a nadie, pero ella parecí...

    por soniasalvadorc | 300 lecturas | 1 comentarios | 1 lo recomienda
Ver todos los textos de soniasalvadorc

Ultimos Recomendados »

Ultimos Comentados »

  • El Beso

    Y de repente, los años caen por su propio peso, como cuando ella se quitaba el albornoz y el destino se me atravesaba en la garganta criando larvas. Los años caen, tan imponentes y fatídicos como me imagino su ropa, arrastrando miradas por su espalda. Miradas hambrientas, ansiosas, miradas que, llegado este momento, ya no son las mías. Blanca era esa piel en la que yo imitaba a Gustav Klimt con el dedo y su espalda era un beso permanente por si le faltaban los de mi boca. Y ahora,...

    por soniasalvadorc | 287 lecturas | 4 comentarios | 2 lo recomiendan
  • Libre, Conmigo.

    Quiero que por las mañanas me despierte el olor a amor recién hecho. Y quitarme del café. Que de la dependencia nunca nadie salió ileso, y me gusta más el aroma a libertad de tu boca. Quiero apretarte fuerte para así exprimirte con la mano riadas de tristeza. Ahogar tus penas con mis lágrimas. Ahorcar tus miedos con mis cuerdas hasta que se vuelvan locas, pero luego dejarte volar en ángulos completos. Quiero dedicarte versos que no hablen de hilos invisibles que nos conectan,...

    por soniasalvadorc | 311 lecturas | 4 comentarios | 2 lo recomiendan
  • Contigo Siempre es Demasiado Tarde

    Eva deslizó sus dedos por la estantería, una fina capa de polvo empezaba a depositarse sobre la yema de su dedo índice cuando éste se detuvo sobre un libro, el más sencillo de todos. Era el primer libro que había conseguido publicar, con escaso éxito, hacía ya diez años gracias a la madre de una amiga suya que trabajaba en una editorial. Sin abrirlo notó su aroma a ingenuidad, juventud y valentía y suspiró aunque, en realidad, no sentía nostalgia alguna de aquellos tiempos, suerte que los había ...

    por soniasalvadorc | 442 lecturas | 1 comentarios
  • Café Solo, Con Hielos Pero Sin Besos.

    Y nuestro café se enfrío, al derretirse los hielos cansados de esperar ese momento que tanto temiamos. Nos lo bebimos a sorbos lentos saboreando cada trago como si fueran instantes que poco a poco se nos escapaban de las manos. Pero no, no lo disfrutamos, nunca un café habia estado tan amargo aun sabiendo que tal vez fuera el último que bebíamos en buena compañia. Poco a poco, ya no era café sino agua, hielo deshecho. Mira que casualidad, el hielo estaba como nosotros, como yo al menos. Tratamos...

    por soniasalvadorc | 638 lecturas | 4 comentarios | 1 lo recomienda
  • La Chica Del Cincuenta y Uno.

    Y ella hablaba y, mientras tanto yo pensaba que qué suerte la mía haber coincidido en este autobús. “Vas a conseguir que, por primera vez, el viaje importe más que el destino”-pensaba en decirle. Pero no, nunca se me habían dado demasiado bien las palabras así que mejor dejar que ella continuase hablando. Qué maravillosa coincidencia, qué amable casualidad estar sentado a tu lado mientras tú te dejabas escuchar. “No creo en el destino”- me repetí tajantemente de la misma forma que un ateo no...

    por soniasalvadorc | 306 lecturas | 1 comentarios | 1 lo recomienda
Ver todos los textos de soniasalvadorc

Sigue a »

kristenharleybtrixnovalelapenaanonima1007danaeanguitammmaria5davidlgborderlessmilyunasonrisasmejoranaleire96danae
Ver todos (13)

Sus seguidores »

nielssilenciodelunadanaeanguitadelofemyrainbowapurimakmilyunasonrisaslautaromoreborderlessdavidlghowtolovebtrix
Ver todos (12)