TusTextos

Breviario para Profanos Poemario


Breviario para profanos
Carlos Carrascal
Carátula: Niño Carlos Javier Urazán Carrascal
Foto: Wilson Acosta
Diseño: Ricardo Jaime Toscano Concepto de Carátula: Carlos Carrascal Diagramación: Ricardo Jaime
© 2005
















A mis padres Pablo y Flor
María

A Odette,

A mis hijos Ivette Tatiana, Marcia Karina, Carlos Miguel

A mis nietos Tatianita, Sergio Alfonso, Juán Carlos, Paula y Carlos Javier

Con todo el amor






Contenido

Prólogo .......................................................... 11
Presentación ................................................... 15
Primera Parte: El Terruño ......................... 17
TIERRA ........................................................... 19
EL TAMACO ................................................... 20
EL CRISTO DEL CERRO .................................. 21
SANTA RITA y DON ANTÓN ......................... 22
COLUMNA: HITO DE LIBERTAD .................... 23
DESVELADAS .................................................. 24
COCOTOS ..................................................... 25
CALLE DEL ORO ............................................. 26
CALIDAD DE VIDA ......................................... 27
CLUB SOCIAL ................................................. 28
1.828 .............................................................. 29
PARQUE ......................................................... 30
LA BANDA ..................................................... 31
EL CABLE ........................................................ 32
ALGODONAL ................................................. 33
EL TEJO (de antes) .......................................... 34
LOS BAÑOS DEL MOLINO ............................. 35
TORCOROMA ............................................... 36
SANTA CRUZ .................................................. 37
GENITORES .................................................... 38
VIERNES SANTO ............................................ 39
PARQUE DE SAN FRANCISCO ....................... 40
RESURRECCIÓN ............................................. 41
DIÁLOGO CON EL ALGODONAL .................. 42
LA TORRE DEL RELOJ .................................... 43
TOJO ............................................................. 44
CANTO A UNA VOZ ..................................... 45


CAMPANA ROTA ........................................... 46
LA RINCONADA ............................................ 47
LA ABUELITA SOCORRO ................................ 48
POESÍA Y MÚSICA .......................................... 49
CEIBAS ........................................................... 50
CONFIDENCIA ............................................... 51
ORDEN TERMINANTE ................................... 52
VUELO INFECUNDO ..................................... 53
CIRCO MODERNO ....................................... 54
LAS BANCAS .................................................. 55
ARQUITECTURA INHÓSPITA ......................... 56
SUEÑOS ......................................................... 57
VIENTO CÓMPLICE ....................................... 58
Segunda Parte: El Amor ............................ 59
AMANTES y AMIGOS .................................... 61
INCONFUNDIBLE .......................................... 62
TU SOMBRA EN EL ESPEJO ............................ 63
AMNESIA ....................................................... 64
EL ESPACIO .................................................... 65
OTRO DESTINO? ........................................... 66
TU LIBIDO ASOMBRADA ............................... 67
TE PARECES A MI NEGRA .............................. 68
RECORDAR .................................................... 69
RECETA .......................................................... 70
AMORES ........................................................ 71
RECORDERIS .................................................. 72
INICIACIÓN AL AMOR .................................. 73
YA QUE NOSOTROS… .................................. 74
INOCENCIA ................................................... 75
TUS CELOS CON MI GUITARRA .................... 76
REMEMBRANZA ............................................ 77
LA EXPERIENCIA ............................................ 78
FUÍMOS ......................................................... 79
EL RECADO .................................................... 80
VIVIRÁS .......................................................... 81
QUÉ SERÍA SIN SED ........................................ 82
IMPRESCINDIBLE ........................................... 83


RECUERDA EL AIRE QUE TRAÍA .................... 84
VIEJA AMIGA ................................................. 85
TU SAVIA TAMBIEN ....................................... 86
ESTÍO ............................................................. 87
PARECIDO ..................................................... 88
SIN MEMORIA ............................................... 89
IMPRECISA ..................................................... 90
CONSTANCIA TRUNCA ................................. 91
DESPEDIDA .................................................... 92
PARA QUE VUELVAS ...................................... 93
EN LOS SURCOS DE TUS OJOS ...................... 94
CABELLERA .................................................... 95
PERPLEJO ....................................................... 96
SALUDO ......................................................... 97
VACÍO DE TI .................................................. 98
TE PARECES .................................................... 99
CONTABILIDAD EN EL AMOR ....................... 100
IMBORRABLE ................................................. 101
SOY ................................................................ 102
AUSENCIA ...................................................... 103
RUMBOS ........................................................ 104
OTRO PARECIDO: ......................................... 105
ERES MÁS ....................................................... 106
SIEMPRE ......................................................... 107
IMPENETRABLE EN LA LLUVIA ...................... 108
RUTINA FIEL .................................................. 109
NECESITO TAN POCO PARA SER FELIZ ......... 110
PARA TÍ .......................................................... 111
LLOVÍA COMO HOY ..................................... 112
SIEMPRE ESTÁS .............................................. 113
SIEMPRE LA MISMA ....................................... 114
TU IMAGEN ................................................... 115
EL SOL y MI PLAN .......................................... 116
VIENES A MI .................................................. 117
SOBRE AUSENCIA .......................................... 118
TU NOMBRE ENTRE MIS PAPELES ................. 119
DESAYUNO CON AMOR ............................... 120


AQUEL DÍA .................................................... 121
CAZADOR NOCTURNO ................................ 122
SENTIR ........................................................... 123
ASÍ COMO ..................................................... 124
DEL BARRO QUE TE FORMÉ ......................... 125
Tercera Parte: Pequeña Prosa .................... 127
UN HOMBRE BUENO .................................... 129
PARA RECUPERAR LO QUE NO SE HA IDO .. 131
NOSTALGIA DE SERENATA ............................. 133
PUEDES VENIR ............................................... 135
NOCIONES TEMPRANAS ............................... 136
SUEÑOS PEQUEÑOS ...................................... 137
ADIVINANZA ................................................. 139
LA NOBLEZA QUE VALE ................................. 141
SOBRE EL AMOR ............................................ 142
CAMINO A LA ESPIRITUALIDAD .................... 144
CÓMO CURSAR MIRADAS CARGADAS DE
PALABRAS ...................................................... 146
¡ESTO TAMBIÉN PASARÁ! .............................. 147
PARA ACABAR CON LOS DOGMATISMOS .... 148
INQUISICIONES AL FUNCIONARIO
CORRUPTO ................................................... 149
IR POR TU CUERPO Y ENCONTRAR
TU ALMA ....................................................... 151
PRESAGIO DEL ENCUENTRO ......................... 152
DON JESÚS PICÓN ........................................ 153
ÉRASE UNA VILLA ENCANTADA .................... 154
TUS INTERROGANTES ................................... 155
PALABRAS EN LAS VELAS ............................... 157
PEQUEÑOS GIGANTES .................................. 158
UN TEMBLOR DE ESTRELLAS ......................... 159
O TEMPORA, O MORES ................................ 160
IMPENETRABLE EN LA LLUVIA ...................... 161
Cuarta Parte: Lo Existencial ...................... 163
NO DIGAS NUNCA ........................................ 165
ABRO AHORA LOS BRAZOS .......................... 166
OTRA FUENTE, OTRA SED ............................ 167


CIGARRAS, SILENCIOS y PALABRAS ............... 168
PINTAR EN LOS CIELOS ................................. 169
CIELO ABIERTO ............................................. 170
TRISTE NATURALEZA ..................................... 170
CERTEZA ........................................................ 171
APACENTAR ................................................... 171
DOMINIO ...................................................... 171
LO ÚNICO ..................................................... 172
MEMORIA MUSICAL ...................................... 172
SENTIDO DE LA VIDA .................................... 173
TU VERDAD ................................................... 174
CAMBIAR DE RUMBO ................................... 175
COSECHARÁS ................................................ 176
VIDA INÚTIL .................................................. 177
LA DUDA DE JOSÉ ......................................... 178
APENAS UNA BRIZNA AL VIENTO ................ 179
RELATIVIDAD PARA LOS AÑOS ..................... 180
VANIDAD EN TODO ...................................... 181
CAMINO SEGURO ........................................ 182
VIVE NADA MAS ............................................ 183
VANITAS VANITATEM .................................... 185
VIGILIA .......................................................... 186
TARDE ............................................................ 187
HONDONADA .............................................. 188
MIS DOS ÁNGELES ......................................... 189
¡ NO LO CONOZCO ¡ ................................... 191
VIDA y MUERTE RELATIVAS ........................... 193
CAMINO HACIA TI ........................................ 194
ENTRE EL POEMA Y LA FÁBULA .................... 195
DOCE HAIKUS .............................................. 197




Prólogo

Una vez más, tengo el privilegio de referirme a la obra del compositor y poeta ocañero Carlos Carrascal Claro que ha brotado, al igual que la pri- mera, Travesía Interior, de la urgente necesidad de dar a conocer los pálpitos del alma y compartir con el lector las sensaciones que produce la tierra bienamada, el hálito amoroso, la existencia incierta y la cruda realidad social.

Para nadie es un secreto que, durante las últimas dé- cadas, la poesía colombiana ha bebido en las fuentes mefíticas de la violencia imperante; el sonido de las balas, el ruido de las explosiones o el llanto de niños y madres, se agrupan como oscuros nubarrones so- bre el cielo de la patria. Los poetas, los verdaderos poetas, no han sido ajenos al dolor y sus voces se han elevado en constante plegaria para que cese la matanza y vuelva a brillar en el horizonte la luz del Espíritu y la Paz. Por ello, los temas eternos del poe- ta cobran cada día mayor significado, reafirmando la fe en la vida y en los hombres, pese a que, por momentos, todo parece conducirnos al vacío de la nada.

Carlos Carrascal Claro es un ejemplo de los poetas que se sumergen en el caldo primigenio de la vida para extraer de ella el llamado del recuerdo, que impide la desaparición de la memoria colectiva y de la identidad: «Cómo me apena verte/reloj de mis ensueños/desvencijado triste y mudo de tic-tacs/ cuando aún mantenías la identidad/brillando y relu- ciendo sobre tu cara/y eras el cascabel del bello parque/y absorto te miraba llenar con tu sonido/mi


elemental ciudad». Hay, un desfile de ritos, de cer- támenes culturales, de árboles, monumentos históri- cos, lugares de encuentro cotidiano, ríos, barrios y personajes que nos acercan a la materialidad coti- diana de la ciudad y, de paso, connotan la vitalidad del espíritu que sigue tan vivo como ayer y que la poesía recoge e interpreta. Por ello, una Semana Santa sigue siendo «Una madre que acompaña/tran- sida de dolor/en medio del gentío/y el sopor de las calles»; y las imponentes ceibas de la plaza mayor, todavía son «Ceibas de mil recuerdos/castillos vege- tales». El poeta, en esta obra que ahora nos entrega, ha querido rendir un lírico homenaje al acervo pa- trimonial de su ciudad natal, Ocaña. Por ello, la primera parte de su poemario está conformada por cantos impregnados de calles empedradas, de reco- gimiento religioso, de figuras cristalinas que se des- lizan por entre las ondas de los ríos Algodonal y Tejo, cuando éstos aún refrescaban la ciudad con sus límpidos caudales. Y están presentes también los espíritus de los viejos, como La abuelita Socorro,
«Menuda y frágil/como porcelana,/con carácter de hierro/y risa de campana».

La intención, pues, de la primera parte del libro de Carlos Carrascal, no es otra cosa que la de conducir al lector en un itinerario veloz -antiguo y contempo- ráneo- por la geografía arisca de Ocaña cuya síntesis es la montaña verde azul de Torcoroma, «donde se esconde aún/bajo las sombras/el sonido del hacha/ que nos diera/ el canto/y la razón/de la esperanza».

Lo amoroso, en la poesía de Carlos Carrascal Claro, va unido a los efluvios musicales de guitarras que se presienten en cada verso. Los recuerdos de amores adolescentes, de explosiones pasionales, de angus- tias y perplejidades que sólo son capaces de sentir


los amantes, y que tienden a buscar ese cauce por el que hasta hace unos años los ocañeros discurríamos en las horas nocturnas: la serenata. Por ello, para la amada esquiva o melindrosa que olvida a veces que por las venas del autor corre rauda la música, que vive entre notas y pentagramas y clavijas y cuerdas y diapasones de guitarra, surge un dulce reproche en Tus celos con mi guitarra: «Tú sientes celos por- que quiero/Mi compañera de congojas./Acaso ig- noras que sin ella no serían tuyas/Tantas horas.». El amor, el sentimiento romántico andino de Ocaña, está condensado en Nostalgia de Serenata, bella evo- cación de los años mozos cuando, noche tras no- che, las notas de los boleros inmortales llenaban con sus ecos las callejas antiguas y se metían sin pedir permiso por entre las ventanas arrodilladas para despertar a la amada: «Quien no haya vivido la embriagante cursilería de una noche de serenata, se habrá perdido para siempre libar en la copa de los dioses, la pasión y el ansia sin fin de mil palabras.».

Retomando una de las temáticas de Travesía Inte- rior, Carlos Carrascal vuelve a adentrarse en los vericuetos existenciales de la reflexión. La mirada interior ausculta la vivencia propia y se proyecta hacia el lector para recordarle que más allá, cruzan- do los caminos de la duda y la incertidumbre, brilla todavía el sol de la esperanza. Bajo esta introspec- ción, nacen los poemas: Camino seguro. Nociones tempranas, Tus interrogantes, Tarde, Apenas una brizna al viento o Vive nada más. Todos ellos inda- gan, presienten, buscan, sugieren o recomiendan algo a quien quiera escuchar. Al fin y al cabo, el poema no pretende solucionar problemas o recetar póci- mas para las dolencias del alma. Sólo es una larga o corta misiva enviada a un destinatario anónimo que tal vez se identifique con el autor: «Hoy me he pues-


to a pensar sencillamente/con la fe elemental del carbonero/para que no se mueran mis palabras/sin haber escarbado/entre el tintero/y haberme dicho sin que lo pregunten si ha valido mi vida» (Sentido de la vida).

Culmina el poemario, adentrándose en los senderos de lo social, de la protesta airada ante la iniquidad, ante la felonía y la corrupción, no sin antes colgarse de las lianas del recuerdo para observar aquella tie- rra nativa donde los valores morales fueron alma y nervio de una raza bravía, pujante y humanista que forjó la tradición culta de la comarca. Érase una villa encantada, marca la diferencia entre el cofre espiritual de los viejos y la salmodia estomacal u ho- micida de algunos contemporáneos que reniegan, incluso, de su propia historia: «Quién fue el que echó a rodar esta máquina infernal/que destruye vidas ino- centes y otras/que no lo son tanto». «Gracias a Dios/ que te fuiste mi viejo/para no tener que ver la baje- za/y la urdimbre política de estos días...» (Un hom- bre bueno).

La poesía de Carlos Carrascal, como él mismo lo afirma, «no está inscrita en escuelas poéticas, ni pre- tende deslumbrar: es mi forma de sentir la vida, los seres, las cosas y sus circunstancias». Al igual que las letrillas destinadas a convertirse en futuras cancio- nes, sus poemas están impregnados de música inte- rior que presagia la cercanía de una guitarra o de un tiple; no en vano los primeros escarceos artísticos transitaron por entre los pentagramas provincianos.

Es hora, pues, de volver a la lectura de un Carlos Carrascal más sosegado, más maduro y más prome- tedor en este universo maravilloso de las letras.
Luis Eduardo Páez García




Presentación

He utilizado la imagen del Breviario, antiguo Oficio Divino, para titular este poemario, no de forma pe- yorativa, sino recordando una vez más, esa fascina- ción casi misteriosa que causó en mi mente de niño el antiguo libro de oraciones, que acompañaba inexo- rablemente a los sacerdotes en su continuo trasegar por los viejos corredores del seminario conciliar de Ocaña, en particular esa figura grande, bonachona y pesada del recordado padre Gregorio Ríos.

Breviario que en la actualidad y bajo el nombre de Liturgia de las horas, en la visión certera del Vaticano segundo, nos ha permitido establecer ciertos momen- tos fuertes de contacto personal con la divinidad y con quienes han sido, son y serán la primera razón de nuestra existencia: Jesús y María de Nazareth.

Lo sagrado, lo profano; La luz, las tinieblas; El bien, el mal; El pecado, la Gracia; siguen siendo los eter- nos terrenos de esa dicotomía que piensa, que actúa y que está llena de sentimientos, que es el hombre.

Es profano este breviario, porque es el hombre secu- lar quien hace esta poesía. No obstante, Dios, se per- mitió en algunas oportunidades estas licencias, cuan- do a través de Su Espíritu, le dictaba a sus escogidos principios morales inmutables, en bellas muestras poé- ticas como las contenidas en El Cantar de los Canta- res, en Los Salmos, etc.

Pienso, quizá temerariamente, que si hay algo que se le parece a la creación divina, es esa urdimbre de


emociones, imágenes y palabras, que es la creación poética.

Deseo con esta publicación unirme de manera entu- siasta a la celebración de los 70 años de fundación de la Academia de Historia de Ocaña y a la 37ava. Convención de la cadena HK de Radioaficionados de Colombia, celebrada en Ocaña en el mes de Agos- to de 2005 con su creador el padre Felipe Díaz (HK
7 AYK). Comunicando mi poesía con esa «urgente necesidad de dar a conocer los palpitos del alma» como bien lo asevera Luis Eduardo Páez García. Ade- más, hacer mía la tesis del gran Antonio Machado, cuando sostiene que: « En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se dá».

Hago un reconocimiento al Especialista Wilson Enrique Ramírez, quien desde hace mucho tiem- po decidió poblar y escudriñar ese mundo hermo- so y colorido de las palabras, y quien revisó este trabajo proponiendo unas cuantas sugerencias inte- resantes.












Primera Parte

El Terruño











TIERRA

Tierra viva desde
Afuera
Eres árida en el centro. Viva, viva, desde afuera Con flores de primavera
Y un sol de llanto por dentro

Camino áspero
El lindero
Son tus llanos pasto tierno.
Camino áspero
El lindero
Con el rocío de enero
Lleno mis ojos de invierno

Caracolí
Florecido
Arrayán del pensamiento. Caracolí
Florecido
Mis sueños sobre tus nidos
Y el alma libre en el viento.






EL TAMACO


Calle de piedras lisas
Y brillantes
Cuando la identidad apenas se calzaba
Con botines nuevos. Cuando del flux paterno
Se sacaban los cortos calzones
Del mozuelo, Y la cauchera
Era el terror de los cucaracheros

Las tablas encebadas, arcaicas patinetas Veloces descendían por la calle de los teléfonos Y los ojos eran nuevos
Para atisbar muchachas

Y el hermano fungía
Aprendiz de zapatero
En el mini taller de Tita Flores
Con su barra de duchos rompe cueros

En ese entonces el olor del súper
Que otrora se llamaba caucho líquido
No sorbía las entrañas de los niños.
Ni era el boleto fácil
Para entrar en el mundo
De la droga
Y de los sueños.









EL CRISTO DEL CERRO

Sempiterna figura que amaneces
Bonachona y amable
Con tus brazos abiertos

En ellos cabemos todos: pobres y ricos
Y quienes no lo son tanto

¿Qué nos cuesta, sino abrir los brazos
Para dar lo mejor que tenemos?
Dar pan, aunque no sobre
Dar risa, aunque haya penas.
Dar siempre una esperanza, aunque no la veamos.
Y dar futuros ciertos
Siempre nuevos, distintos: A la madre que espera
Al padre que envejece
Y aquel hijo que busca cosas buenas
Y mañanas serenas.











SANTA RITA y DON ANTÓN

Promesa no cumplida
Que solo trae presagios
De condenas distantes y dolores presentes.
Alma rompiendo sombras
Al trepar las callejas.
Luna rielando llantos sobre piedras brillantes.
Qué sombras te persiguen Antón
Que no descansas, de ese eterno regreso
Que te sorbe las ansias.
Apéate y descansa
Y liba un trago fuerte
Que te queme por dentro
Esa culpa incesante.










COLUMNA: HITO DE LIBERTAD

Amarradas una a otra
Fueron naciendo todas las repúblicas
Del genio libertario.
Armas y yugos por igual
Quedaron, bajo la adusta tierra.
Será que nada enseña la historia que archivamos
O solo recordamos
La que más nos conviene?.
Hito de libertad, deberías ser de nuevo
Lugar para enterrar,
Un presente de odios y de sangre
Dando paso a luz
Que dé nueva simiente










DESVELADAS



Hoy:
Escuché quejarse
A aquellas viejas piedras
De la calle
Del embudo. Anoche
Los fieros cascos del corcel de Antón, No les dejaron pegar los ojos
Ni un minuto











COCOTOS



Preñadas hembras en mitad del patio
Con sus mejillas rojas y brillantes. El rojo de tus labios
Se prende a su epidermis
Y le llena con sus ríos de leche y miel
Entre las ramas













CALLE DEL ORO


Ya el Dulce Nombre
Cambio su conventual acento
Por un mercado persa
De oropeles banales.
Pequeños mercaderes, que empeñan
Sus futuros, adquiriendo colmenas
Para paliar sus males










CALIDAD DE VIDA


Hoy la plaza: ( 2.004 )
Ha vuelto a tener la identidad
De sus tiempos mejores.
Ya el derecho del simple ciudadano
Es la piedra angular
Del mundo urbano.
Y los espacios ya no tienen nombres
De grandes propietarios del trasporte
Con su caos, su avaricia
Y su desorden










CLUB SOCIAL


Al fin,
La reiteración de costumbres chabacanas
Y la usanza de valores al cuartillo
Echó por tierra el brillo
De una prosapia
Digna de su entorno.
Y también la llegada de otras gentes
Nobles y probas que le dieron lustre
A la tierra, a la raza
Y al paisaje










1.828


Altar de la oración
Que cambió por momentos
Su mensaje
Y se trocó en trinchera de los odios,
Para solaz de seres insaciables. Allí quedaron insepultos
La vanidad de unos y el orgullo de otros.
Se marchitó desde entonces en el surco, La unión y la grandeza de la patria.












PARQUE


Cuatro rectas para cruzar pisadas
Entretejer palabras
Y columbrar
Miradas. Noria:
Donde la vida
Acrisola la historia
Girando en la nostalgia








LA BANDA


Amalgama de notas e historia en pentagramas. Una estirpe de hombres
Elementales
Que colman con sus notas
Los vacíos del alma.
Y llenan
Con sus aires
Los ecos
De la plaza.
Alguien que los midió con un ruin cartabón
De Burocracia,
Olvidó la cultura comarcana
Y a destajo implacable sometió Su inigualable don lleno de Gracia







EL CABLE



Alborada de años y comienzo de palabras. Dos hebras de luz y de metal
Que van cosiendo el aire.
Llevando suspendidos en el viento,
Amores ilusiones y añoranzas.
Cada cerro, cada río, cada abismo,
Van llenando los ojos de alegría
Y adormilando el alma en la montaña. No supimos captar en el futuro
La vigencia del cable y sus bondades. Preferimos vender como chatarra
La ilusión
De una raza
Y la fe de un pionero
Que intuyó la riqueza del paisaje
Y el turismo visto desde los aires






ALGODONAL



Te recuerdo
Radiante y juguetón
Con tus aguas danzando
Entre la espuma.
Eran tus playas rutas que llevaban
A terrenos de espíritu
Y de calma.
Allí se puso a prueba la templanza El valor y la astucia para el agua. Que hoy te hayan mancillado
Deja rabia de aquella Que envenena y parte El alma.
Tu arena es hoy mercado
Que enriquece
Alforjas de la oferta
Y la demanda.










EL TEJO (de antes)

Hilillo transparente
Que viajas mansamente
Llevándote nostalgias
Y recuerdos.
Aquí surgió con Milanés
El agua
Como oración al cauce
Y al sosiego.
Llevan tus aguas miles
De palabras
Impregnadas del verde
De tus lechos.
Aquí labró el poeta
Su angustia existencial
Su raudo vuelo










LOS BAÑOS DEL MOLINO



Cántico elemental para el aseo. Cruzar el puente
Y encontrar el agua
Brotando desde el muro. Llenarse de fragancias
Y aromas mañaneros.
Molino de añoranza y reloj del tiempo. Caserón de fantasmas.
Tu noria sempiterna
Moliendo paso a paso
El agua
Y el silencio








TORCOROMA



Perfil de niebla azul
En la distancia.
Cántaro que atesoras
El murmullo del agua Entre las frondas. Donde se esconde aún
Bajo las sombras
El sonido del hacha
Que nos diera
El canto
Y la razón
De la esperanza







SANTA CRUZ



Blanca como la cal Con que te abrazas. Te ves bella y esbelta
Sobre el lomo del cerro. Eres sitio sagrado:
Lugar de la oración
Y la promesa. Presides bondadosa Desde los cuatro puntos
Cardinales,
La plegaria del pobre
En su mesa Sencilla
Y laboriosa









GENITORES


Garbo y elegancia de mujer
Bajo el sombrero.
Es la historia que pasa
En trozos muy pequeños
De nostalgia.
Abigarrada multitud que vibra
Y nos llena los ojos de esperanza.
Son los siglos que vuelven
Y atenazan,
La memoria a la tierra
La palabra a la raza






VIERNES SANTO


Dolor y unción sagrados Renovados en el tiempo. Pena y dolor a cuestas
Al calor de la tarde. Descenso de la angustia Y el llanto Lacerantes.
Cofre sagrado,
Entre cirios que titilan
Y pasos vacilantes.
Una madre que acompaña
Transida de dolor
En medio del gentío
Y el sopor de las calles.
Allí haz quedado tú tranquilo
Y expectante,
A la espera de cumplirse Aquella profecía que te reviva Y permita levantarte
Glorioso y rutilante













PARQUE DE SAN FRANCISCO

Mañana clara y cirio en alto.
Unas manos bondadosas prodigando
Paz y desayuno al aire libre.
El sabor en la boca
Fresco y dulce,
Del primer contacto
Con el Dios
Altísimo











RESURRECCIÓN


Pasos alegres y bamboleantes. Bullicio risas y caras
Nuevas
Asomando al parque.
Con la figura esplendorosa y fresca
Del resucitado.
Voladores golpeando
El cielo
En señal de alegría
Y esperanza.



DIÁLOGO CON EL ALGODONAL


RIO: “ Cuantas serán las horas
Que tenga mi existencia? ”
PIEDRA: “Las mismas de los seres
Que valoren sus vidas.
RIO: “Quien me tendrá en sus manos
Como lo más precioso?
PIEDRA: “ Aquel que en sus raíces
Quiera guardar el tiempo ”.
RIO: “ Habrá alguien así
A quien deslumbre el brillo
De mis arenas frescas?”
PIEDRA: “Sí que lo hay y está
En el fondo del hombre, Que no persigue el oro, Pues su riqueza está,
En las cosas pequeñas, Que todas son tesoros ”.

En la tarde tranquila,
Con el liviano sol de los venados
Que se mira en sus aguas,
El río, sueña que te sueña, Y la piedra
Reflejando sus ondas
Como en una oración
Y un canto de alabanza,
Ansía que lleguen días,
Cuando miles de manos
Amorosas y sabias
Por fin vayan sembrando
La vida y la esperanza.





LA TORRE DEL RELOJ


Antes de 2004


Horas
Colgadas de la torre
Como malabaristas en el tiempo. Tiempo,
Vacío de contenido para unos,
Precioso para otros.
Sonidos en tic- tac y de campanas
Girando sin descanso y sin afán
En la noria del tiempo.
A sus pies las angustias de los muchos
Entre las alegrías de unos pocos.

Hoy es tu tiempo mudo de sonidos
Y campanas.
En tanto la desidia imperturbable
De tus fieles guardianes,
Te ha quitado valor de simbolismo,
Y ha preferido entonces,
Invertir en las cosas más prosaicas
Para engordar sus arcas terrenales.
Cómo me apena verte reloj de mis ensueños
Desvencijado, triste y mudo de tic- tacs. Añorando quizá aquellos mejores días, Cuando aún mantenías la identidad,
Y eras el cascabel del bello parque, Y absorto te miraba,
llenar con tu sonido
Mi elemental
Ciudad.









TOJO

El perro de la infancia


Tus ojos tristes
Y el andar pausado
Hoy rondan el zaguán.

La vieja casa
Con sus toscas grietas
Cuida la misma esquina
De la cuadra.

Y Chano:
Aquella personita
Con andar de lorito,
Eterno enamorado de la hermana, Se ha perdido entre el tiempo
Y la bruma
De los años.




CANTO A UNA VOZ

Alfonso Carrascal: A una voz que quedó impresa En el disco y en el alma

Ah, mi voz ronca
Y profunda, los caminos
Por los que hubo
De pasar.

El día
Que me dejó
Para ponerse a volar,
Por la ruta de la estrella y
Sobre las olas
Del mar,
Se llenaron mis espejos
De otra imagen
Que mirar.

Ah, mi voz grave
Y serena, como esa brisa
Del mar
Que guardó dentro tesoros
De alegría
Y soledad.

¡Cómo te extraño voz mía¡ Hoy
Que no te oigo trinar
Ni acompañas mis palabras

Con tu dulce Claridad.

CAMPANA ROTA
Para los que piensan que solo se habla
Con la voz.

Hoy ya no canta el jilguero
Quedó sin voz el zorzal.
Las notas se le quebraron
Y solo letras dibuja
En blanco muro
De cal

Muy adentro en la garganta
Hay una campana rota
Que quiere sonar al viento para esparcir
Su rumor

Pero niebla de alta noche
No deja ver los luceros.
Ni brillan como otras noches sus luces
En lontananza.
Y la angustia del silencio cierra sus broches
Al alba

A donde fue aquella voz
Que opacaba las campanas
Y hacia donde aquellos trinos
Que alegraban
El vergel?

Más al meditar un poco Razono con buen sentido: Quien ha oído
La voz de un ocaso ?
Ni llorar en la noche a una estrella ? O gritar los colores de un cuadro ?
Son por ello quizá menos bellos

Y han perdido en el mundo
Su espacio ?











LA RINCONADA



Tu imagen
Sobre el surco
En una tarde veraniega y clara.

Con tus manos
Callosas en la tierra
Desgranando terrones
De esperanza.
Ese sol que te daba
En las espaldas
Hoy te ha hecho más
Grande
En la distancia

A Papá












LA ABUELITA SOCORRO


Menuda y frágil
Como porcelana,
Con carácter de hierro
Y risa de campana. Eran tus pasos Menudos y callados
Levedad en la sombra
Y luz en la mañana.

En esa figurita recia
Y dulce,
Cada fibra era luz fe y
Esperanza.
La Navidad ya no tendrá
Buñuelos
Con el vuelo amoroso
De tus manos.













POESÍA Y MÚSICA

Ciro Clavijo


Se puede ser poeta de valía
De un acorde una nota
Un pentagrama,
Cuando en el alma suenan dos maracas
Con timbre de amistad
Y bonhomía.
Cuando ser generoso en cada día
Es el fiel repicar de la
Campana.
Y cuando dar, es un canto de cigarra
Para todos los meses de
La vida.
Gracias te doy
Por enseñarme a dar














CEIBAS

Antes del arboricidio Que nos amputó Los sueños.

Brazos anchos e infinito Que a todos nos acogen Dándonos sombra y paz Bajo sus ramas.
Testigos ancestrales
De furtivos encuentros y besos matinales. Tranquilas alcahuetas
De mil frases y adioses sin palabras.
Cómo abrigan tus ramas Ceibas de mil recuerdos Castillos vegetales
















CONFIDENCIA


Las ramas de las ceibas
Conversan
Con sus verdes palabras: “¿Será que nuestro tiempo Se irá como la brisa
Y nuestra sombra acaso
Será lastre en el viento?”.
















ORDEN TERMINANTE


El día en que a las ceibas
Cercenaron
Se oyeron mil bandadas de lamentos
Queriendo guarecerse En los viejos portones De madera.
Pero todos los resquicios
Estaban tapiados
Por la inflexible
Voz municipal
















VUELO INFECUNDO


El público expectante
Vio como esa pequeña rama
Quiso elevarse
Muy alto al firmamento. Más la feroz guadaña
Hizo gala de su tecnología
Y rodando
Entre sus ayes
Se convirtió en lamento
















CIRCO MODERNO



Ese día los de alma endurecida
Hicieron en la plaza
Su pequeño circo moderno.
Y echaron en las fauces dentadas de las sierras
Un sinfín de criaturas vegetales
Que expósitas quedaron A merced de unas manos Criminales















LAS BANCAS

Plazoleta Gran Convención



Ya pasaron
Los tiempos
Cuando para el descanso
Se fabricaban ángulos
De piedra o de madera.
Fieles refugios de alegrías y penas. Hoy preguntar por ellas
Es signo de vejez
Y decadencia
















ARQUITECTURA INHÓSPITA



Dónde creció
Este feroz concepto arquitectónico
Que construye lugares, Olvidando el solaz de las gentes Y erradicando de un tajo
La fresca sombra
De las ramas y de los antiguos techos?
















SUEÑOS


La Ceiba
Todavía sueña
Con sus cortados brazos.
Y para no morirse
De nostalgia
He dejado que en sus muñones
Nazcan
Nuevas esperanzas
















VIENTO CÓMPLICE



¿Cuántos recuerdos
Arderían
Con las hogueras vegetales
De las ceibas?
Tan solo el viento
Que es su cómplice Trasportó entre sus brazos Muchos años
De
Ausencias













Segunda Parte

El Amor






AMANTES y AMIGOS

La vida sigue ahí, haciéndome antesala
Para que yo la asuma
Y la despache.
Esto es entre ella y yo: Por eso ella me espera
Todos los claros días sentada o a horcajadas
Sobre el balcón florido de mi casa.

Algunos pensarán que ella es mi amante
Que apenas me levanto
Descorre las cortinas y me brinda un café
Para animarme.
Más tan solo yo sé, y es mi secreto, Que ella me hace la cama,
Que me anota en la agenda
Mis deberes, y me da sus orgasmos
Casi sin preguntarme.
Nunca me exige nada, tan solo me recuerda
Que instante que malgaste seguro
Que no vuelve.
He tenido con ella, con la vida,
Los más bellos momentos y también los más tristes. De no haber sido así, nada hubiera valido.

Por eso entre ella y yo no existen las barreras
Nada que nos separe: ni cortinas ni muros
Ni opacas intenciones

Hasta ahora ella me ha sido fiel y yo lo he sido, En todos los momentos que me ha dado.
Por eso ha funcionado este pacto de amantes
Y de amigos















INCONFUNDIBLE



Huele a limpio
Y a nardos
En tu enagua de ruedos
Y de ruidos, cuando pasas.
Pareciera que una nube
De cigarras,
Mojada por la lluvia,
Te siguiera.






TU SOMBRA EN EL ESPEJO


Salvo lo que te quede de impaciencia
Y de lustroso vivir
Recordarás la historia:
Vano marco sutil
Con su vitela.
El día volvió a amanecer como siempre
Y tú no estabas.
La bruma y la neblina del olvido
Empañan tu recuerdo.
Eres garza sin viento por el aire:
Con la quilla escorada
Y con tu vela rota
Vagas sin rumbo a la deriva.
Eolo ríe de lejos tras bambalinas
Para que naufragues insumisa
En la profundidad
De este vacuo pensamiento.
La risa, antes campanilla de alegría, Es hoy badajo gris
Que tañe acordes sordos.
No respires, que despiertas el silencio
De su sopor eterno.
Acaso la distancia sea mejor para ti
Que el vaho de mi aliento,
Que se quedó prendido en el espejo
Dibujando tú sombra.















AMNESIA


Me acostumbré a pensarte
Y sin embargo
No he podido
En este día
Recordar
Tu nombre.







EL ESPACIO


El espacio:
Este espacio que también es tuyo
Que nos une y nos separa al mismo tiempo
Está hecho de medidas imprecisas,
Y de miles de centímetros de verdades y de dudas
Tantas veces transitados y medidos
Con la angustia o la alegría del momento. Que es el puente o es la escala que permiten Nuestro encuentro.
Con alientos de esperanza
Con distancias de palabras.

Este espacio de colores
Estampado en el rojo de tus labios
Puede ser el azul de la alborada
O el intenso anaranjado del ocaso

Su color poco importa
Y es tan solo
La espera del instante para vernos
Lo que permite que mi sombra se confunda
Con la tuya
En nuestro espacio.

















OTRO DESTINO?

Tú vienes del
Ayer,
Yo voy desde el presente.
¿Serán estos los rieles
Que jamás
Se encuentran?









TU LIBIDO ASOMBRADA


Una luz
Te recorre todo el cuerpo, Poro a poro.

Al darte cuenta
Que son tus fibras
Las que vibran tensas
Al contacto de unas manos
Impacientes
Que van bordeando todos
Tus caminos.

Es inútil que te esfuerces
Por atarlas
Pues ya recorren como raudas
Olas
Las playas de tu libido
Asombrada.
Que así te han abarcado toda
Hasta
Inundarte.


TE PARECES A MI NEGRA

Bella flor de Torcoroma
Veleta en el corazón
Yo quisiera ser la brisa
y en tus labios ser canción.

Para pasarme las tardes De mi tierra bajo el sol Con el rojo de tus labios Y el arrullo de tu voz .

Eres Ocañera hermosa Fresca ciruela en sazón Que pintaste con tus ojos El lienzo de mi canción.

Roja boca, altivo talle Cabello de ensoñación Te pareces a mi negra
La que de árbol se vistió. Te pareces a mi negra
La que de árbol se vistió.
Y te pavoneas como ella
Garbosa en su procesión, Y te pavoneas como ella Garbosa en su procesión.

¡ Ay ¡, mi torcoroma, ah - ah - ah, te llevo yo.
¡ Ay ¡, luz de mi alma, ah - ah - ah,
En mi corazón.

Te pareces a mi negra, la del árbol siempre en flor
Esa que llena de aromas, serranos el corazón.

Te pareces a mi negra, la del árbol siempre en flor.















RECORDAR


Vuelvo a pensar
En ti,
Cíclicamente y a la misma hora.
¿Será que el mecanismo
De mi mente se encontrará averiado,
Irremediablemente descompuesto?















RECETA


Agua, brisa, Mujer, boca, Sonrisa,
Son solo componentes
Que sazonan y ayudan
A obtener un buen plato
De espaguetis con amor.


AMORES
PRIMERO… Lo amargo y dulce de unos besos
Con sabor de larga vigilia
Y la duda preguntando
¿Hubiera sido vida ?

SEGUNDO... Unos ojos profundos
Y una boca sedienta
Y diciembre de risas con bailes
En la tardes

TERCERO... En un pequeño cuerpo
Unos inmensos ojos
Y un enamoramiento
De domingos fugaces

CUARTO... Y otros ojos que lloran
Casi constantemente
Con pasos prohibidos y música
Y compases

QUINTO… Esos pasos mecidos
Al vaivén de los sauces
Sobre arenas tranquilas
Bajo el sol de la tarde

SEXTO… Y el dulzor de unos labios
Desgranando guitarras
En los amaneceres y al caer
Los ocasos

SEPTIMO... Y Solo la certeza,
De haberte conocido
A ti que eres la única
Después de tantos ojos,
Luego de tantos besos,
Y haber bebido tanto
Risas olvido y llanto.
















RECORDERIS


A la tela de araña
Que quedó empezada
Y que no viste
Terminar
Por esa prisa tuya,
Le faltan otros hilos de la vida
Que deberás traer
Cuando regreses algún día.













INICIACIÓN AL AMOR


Temblor en la mirada
Y en las manos.
Latido amplificado
En la mitad del pecho Y una sed de caricias Tempraneras
Que permitan mirarse
En unos ojos.
Todo es nuevo:
El aliento de los besos Con sabor y fragancias Nunca jamás sentidos









YA QUE NOSOTROS…


En la ceguera de la noche Los latidos son voces Invisibles
Que se pegan a los cuerpos.

Y esa risa, caracola de sonidos
Que dormita mansamente
En la penumbra,
Sale levemente de tu rostro
Dormido y desanda entre la brisa.

Los latidos y la risa
Se han citado entre las hojas
Y se hablan.

Si nosotros no lo hacemos Está bien que ellos lo hagan Y se cuenten poco a poco
Ciertas cosas
Sin palabras.















INOCENCIA


Esa agüita
Transparente que te moja
Los pies,
No sabe todavía
Que mañana tal vez
Ellos caminen muy juntos
Al lado de otros pasos
En busca de otra sed.



TUS CELOS CON MI GUITARRA

Cuando yo abrazo mi guitarra vuela mi mente
Hasta tu alcoba
Para abrigar esas palomas
Que tiritaban en las sombra.
La oscuridad, fiel alcahueta nos arropaba
Entre sus brazos
Y nuestras vidas, como olas, iban muriendo
En esa playa.
A mi guitarra te pareces cuando se acuna
Entre mis brazos
Y en esa risa que tú ofreces
Hay resonancias
De sus pasos.
Tú sientes celos porque quiero
Mi compañera de congojas.
Acaso ignoras que sin ella no serían tuyas
Tantas horas.

¡Ah! mi guitarra cuántos besos
Sobre tus cuerdas
Han soñado
Y tú, mi amante musical,
Con todos ellos has vibrado.
Sigue, guitarra, cantando hasta que mi alma
Se apague
Y cuando llegue el silencio
En él podrás encontrarme.
Serán nuestros corazones los que vibren en el aire:
El tuyo, serenatero,
Y el mío, con verso y compases.
Tú para alegrarme a mí
Yo para nunca
Olvidarte.

















REMEMBRANZA

Río
Que vuelves a soñar
Con sus caderas
Cuando poso mis manos
Sobre tu piel
De siglos









LA EXPERIENCIA



Es mi mano dentro de tu blusa Como el viejo buscador de perlas Finas
Que solo se contenta al encontrarlas.

Como el ducho minero
Que, al buscar sabiamente,
Recorre vericuetos hasta hallar su veta
Más preciada.

No es menester portar brújula alguna Ni llevar un recuento en la bitácora Para remar adentro de tu blusa.

Tan solo es necesario
Dejar que la antigua experiencia
Milenaria
Recorra los caminos sabidos de memoria
Y encuentre los remansos.















FUÍMOS


Un dolor muy adentro Me dice y me repite Que el hoy
Ya no es el mismo
Que en el ayer nos vio
A los dos
Pensando en el mañana.


EL RECADO

Te enviaré por tierra o mar un recado que a ti llegue
Para enterarme el por qué del silencio
Que me hiere.
Te dio mi razón la alondra
La que te mandara un día
¿O sería que se extravió en medio
De la neblina ?

Como ella a ti no llegó tomo esta vieja botella
Y coloco dentro de ella
La carta que no llegó
Mensaje que vas viajando, jugueteando entre
Las olas,
Desafiando las tormentas, Al encuentro
Con sus horas

Te digo en esta misiva que, por más
Que te hayas ido,
Siempre en tu jardín habrá magnolias
Y enredaderas
Que el pañuelo con bordados que en tus bucles
Anudabas
Huele a jazmines y a rosas como en esas
Madrugadas
Que la alondra sin tu aliento, reflejando
Mi tristeza,
Su canto tornó en lamento y sola llora sus quejas

¡Ay¡ qué lejano, qué lejos, tu amor se me fue perdiendo! Pero fue mejor así que seguirlo
Padeciendo
Como arrebol en el río se me fue desvaneciendo
Ese cariño que nunca
Pensamos que acabaría
En el reino del silencio.















VIVIRÁS


Quieta
Está tu sonrisa hoy
Como nunca lo ha estado.
¿Será que en esa luz
Que hay en el aire
No vuelan todavía las alas del milagro
De la vida?











QUÉ SERÍA SIN SED

La sed y el agua
Serán como tú y yo
Que van siempre muy juntos
Hasta lograr calmar uno a la otra.

¿Qué sería del agua sin la sed, Qué sería de una sed
Si no se calma?

¿Qué otra razón tendrían los oasis
Si no hubiera sedientos, Si distancias no hubiera?

Si la sed se calmara
Solo con luz de estrellas,
Qué radiantes serían los cuerpos
Y sus huellas.















IMPRESCINDIBLE


Llegas
Y casi ni te pregunto
Cómo han quedado los demás
Sin la luz de tus ojos.
¿ Podrán acaso dar algunos pasos?
¿ Guiarse un poco
Quizás
Sin compañía?














RECUERDA EL AIRE QUE TRAÍA


¿Recuerdas el aire de la sierra? Enredaba en las hojas algo
Que no sabías pero eran penas ciertas.

Eran otros momentos. más diáfanos y claros, Que llevaban entonces a la ruta
Del silencio, con palabras amables.

Hoy solo son rimeros
De hojas que del árbol han caído
Para no levantarse.
















VIEJA AMIGA


La calle,
Vieja banda sinfín
De la nostalgia,
Sueña con tus pasos
Y se arrulla en las tardes,
Recordando
Tu risa












TU SAVIA TAMBIEN



La savia de tu fruta
Se va haciendo más dulce, más dulce
Hasta inundarte.

Recuesto mi cabeza
Para oírte crecer
Y respirar.

Y mientras más lo pienso,
Más profundo penetro en la ciencia
Del mundo.

Eres dulce también como la fruta
Y vas creciendo lento, lento, muy lento
Hasta inundarme todo.

















ESTÍO


Van cayendo de tus ojos
Los pesares
Y las quejas.
No detengas esas hojas,
Que del árbol mudo y quieto de tu pena
Te rodean
Y te cercan















PARECIDO



Solo
Esta frágil flor
Que se ha apartado un poco
Pretende recordar acaso
El color
De tus labios
En sazón
















SIN MEMORIA


Cantas, como si nada hubiera ocurrido todavía. Quizá te has olvidado
Que, hace solo un momento,
Has roto mi retrato y me has devuelto
Las miles de cartas y postales
Que labraron historia en nuestras
Vidas.













IMPRECISA




¿Eras morena, Acaso,
O eras blanca quizá?
No recuerdo el color
De tu epidermis
Pero ese tan suave aroma
Que despedía tu cuerpo
No lo olvido jamás















CONSTANCIA TRUNCA



En el arrayán
Del viejo camino,
Quedó tatuada
Una de tus tantas promesas
Incumplidas















DESPEDIDA



Sueñas,
Y en ese sueño tuyo
Seguro que no voy como
Tu acompañante.
Pues nuestra discusión de hoy
Ha roto los boletos
Que tenía
En ese viaje hacia la nada.
















PARA QUE VUELVAS



Ese pequeño
Pajarillo
Intenta recordar con impaciencia
Aquella vieja canción
Que en una tarde
Le enseñaste






EN LOS SURCOS DE TUS OJOS



Aquí están tus ojos
En mis manos,
Después de haber volado tanto
Por los pliegues arrugados
De otras manos,
Y de haber escudriñado en la distancia
Donde anidar los pasos
Ya cansados
Tras este deambular cansino y vano

Aquí están tus ojos consumidos
De mirar y mirar
Sin rumbo fijo;
De romper las mañanas con suspiros
Tan largos y tan quedos como el sueño
Pero siempre presente y transgredido
Con luces de arrebol y piel
De olvido

Pero aquí están tus ojos como entonces
Con temblor de mirada
Y sin razones;
Como fiel labrador yo te cultivo
A pesar de terrenos consumidos,
Escarbando en el fondo de tu nada
Para encontrar el agua y su sonido















CABELLERA



¿Cuántas hebras tenías En tu mata de pelo? No lo sé.
Cada una de ellas
Tenía su sitio exacto
En esa enmarañada cabeza
De sueños









PERPLEJO



Navego por tus ojos
Como por entre un mar
De mil colores.

Camino lentamente por la brisa
Con la doble pupila
De tus ojos.

Esos ojos
Que atrapan lejanías,
Diluyendo en espejos
Los luceros.

Y me miro en tu mirada
Que me mira
Más allá de mi fondo
Y
De tu mar.














SALUDO


Cada vez que paso, Esa vieja
Canción adormecida
En los barrotes de tu casa,
Aletea como entonces
En Mi Hombro






VACÍO DE TI



Aún espero
En la espera de la tarde
Que esa nube que pasa se detenga.

Hemos llegado a mayo con sus flores
Y aromas en el aire
Y todavía no atrapo tu sonrisa en la lenta quietud
De la mañana

Han llegado las aves de la aurora
Y me cuentan sus trinos, sus andanzas.
Solo que no estás tú
Para nombrarlas

La quietud penumbrosa de la alcoba
Ya no presta sus sones a tu enagua
Ni le da sus aromas
A la almohada

Es el vacío que lo llena todo y se llevó tu aliento
Y tu mirada.
Hoy todo lo penetra y lo circunda
Con sus garras de frío
En la alborada.
















TE PARECES


Gota de agua
Siempre nueva.
Parecieras ser la misma
Que colmaste
Un día
Esa sed que había
En sus labios





CONTABILIDAD EN EL AMOR

Si tu llanto fuera risa y brisa fuera mi pena Sobre el lomo de la tarde tejería tu seda nueva. Pero tu risa y mi voz no saltan la misma cuerda Ni le permiten al viento danzar en el mismo son. Y la canción de tu risa como el lirio marchitó Entre acordes y entre aromas lejanos del corazón.

Si tu hoy fuera el ayer
Y mi esperanza el mañana,
En rocío de amanecer
Yo tus sienes empapara

Si el no de ayer fuera sí
Y el jamás de ayer, tal ve
Cacacla21 de abril de 2009

4 Comentarios

  • Migue

    es imposible que lea

    TODO ESO...

    diesel... ven que aqui ahi un texto para ti..

    ajajajajajjajajaja

    es broma no se enoje ninguno..

    aajajajjajajajja

    21/04/09 10:04

  • Cacacla

    Hola MIGUE, saludos

    Jam?s se entra a una biblioteca y se toman para leer todos los vol?menes. Habr? algo que leer. Esa es la idea, buscar y degustar lo que sea afin con uno. Un abrazo,

    Carlos

    21/04/09 10:04

  • Exequiel

    me gusto el poema imprecisa saludos.

    22/04/09 12:04

  • Cacacla

    Gracias EXEQUIEL, saludos

    Me complace que te guste. Un abrazo,

    Carlos

    22/04/09 12:04

Más de Cacacla