TusTextos

Sabes Quererme a Ratos

Te tengo debajo y me maravillo de la luz que me despides.
En este frotar de volúmenes beso tus ojos a saltos y mis labios se impregnan de tu sudor.
El cabecero de la cama amenaza con derribar el muro y hacerme libre por fin.

Esa carita tuya me desquicia, me atormenta, me anula. Mirándote tan de cerca no veo más que tu boca, tan bien dibujada.
Te pregunto con la mirada. ¿quién eres? ¿no te irás, verdad? No te vayas hasta que no descubra tu secreto.
Y tú sonríes con el brillo de tus ojos mientras tu deseo me llena en lo más profundo.

Nunca toque una piel como la tuya, una suavidad tan extrema. Me quedaría infinitas tardes solo acariciando tu seda.
Me gusta tu mano en mi cuello, mi mano en tu pecho y el baile que no cesa.

Tus palabras, tu interés, tu querer hacer con esmero y yo, impaciente, volcán gritando explotar, quiero beberme tu amor de un trago. Me calmas con sapiencia, me diriges, me mimas y me llevas a terrenos calidos donde disfrutar del saborear lento.

Sabes quererme a ratos, sabes hacerme feliz en esos momentos, y tus cuidados calman mi alma y despejan mi mente para seguir con mis rutinas.

Te quiero cuando te tengo y con eso me basta. Sólo tus visitas esporádicas me hacen sentirme completa.



Diafana12 de enero de 2008

5 Comentarios

  • Crimenomilagro

    Ah, las mujeres, a veces, nos conformamos con tan poco... Bien de aquellos hombres que saben administrar sus limosnas y mantenernos en el cenit de la felicidad sólo cuando su agenda les dé ciertos minutos de libertad. Y qué intensidad y desborde en tus palabras, Diáfana. Somos tan poco mezquinas cuando el amor nos llena.

    12/01/08 01:01

  • Diafana

    No es mi caso. No siento que me conforme con poco. De hecho tengo exactamente lo que quiero. Un amor eventual. No quiero otra cosa.
    Y no quiero mas amor en mi vida que el puntual.
    Y para mi, lo que me da un amante, un buen amante, no es una limosna ni mucho menos. Es un inmenso regalo que disfruto y paladeo con placer. Yo también ofrezco lo mismo, ni mas ni menos.

    Tenemos distinta visión de lo que es el amor, el sexo y las relaciones de pareja. Pero eso no quita para que te agradezca y me agrade tu visita y tu esfuerzo al dejar un comentario. Un abrazo

    12/01/08 05:01

  • Crimenomilagro

    Cierto, Diáfana. Supongo que estaba viendo las cosas con el cristal de Protágoras, aquel sofista para quien el hombre (es decir, uno mismo) es la medida de todas las cosas. Relativismo, que le llaman, la homomensura... Gracias por tu aclaración. Saludos (y muy bello texto, en verdad)

    12/01/08 10:01

  • Rubensada

    ¡Sencillamente increíble y muy sensual! Tenés una manera de relatar que es inquietante, desborda de pasión. Mis felicitaciones y respetos.

    26/01/08 10:01

  • Diafana

    La pasión es una droga a la que soy adicta.
    Si tu la sientes al leerme he conseguido mi objetivo.
    Gracias por tu buena crítica Rubén.
    Besos y abrazos tiernos.

    27/01/08 01:01

Más de Diafana