TusTextos

Cartas a José Luis: Abril (divulgación).

Estimado Josë Luis:

Hay palabras que salen de la boca para ofender, para herir, para destruir esperanzas y anhelos, y sueños y felicidad; pero también hay palabras que salen de los más profundo del corazón, del alma humana, para ennoblecer, para hacernos crecer siendo siempre jóvenes eternos, para engrandecer la dignidad nuestra y la de quienes nos creen, para convertirnos en líderes naturales y no en esos artificiales líderes que alcanzan la fama. ¿Qué es la fama, José Luis? ¿Acaso quienes alcanzan la fama se acuerdan de ti, te ayudan a ti, te socorren a ti cuando los necesitas? Las primeras clases de palabras son totalmente inútiles y ante ellas hay que hacer oidos sordos y no responder ante sus provocaciones. La segunda clase de palabras son siempre útiles y más que útiles son, además, necesarias para crear un mundo mejor. Tú y yo sabemos de eso algo más que simples palabras salidas de la boca; sabemos de eso a través de los profundos silencios que tuvimos que soportar durante bastante tiempo y que son los silencios del alma. Por eso tu pensamiento debe ser siempre algo más que un recuerdo que se quedó, quizás, en tu interior. ¡Se acabó ya seguir en silencio, amigo, se acabó ya el callar mientras los poderosos y las poderosas hacen lo que les viene en gana! Sigue siendo puro y serás, a la vez y por ello mismo, sentimiento y palabra viva. Impregna todo tu mundo de esa voz potente, que se escuche en todo el mundo, en todo el universo de la Comunicación Social, para intercambiar ideas vivas y no ideologías moribundas. Habla con la voz y transmite ideas profundas e ideales hondos. Cuanto más profundo y hondo expreses tus pensamientos, más noble será tu conducta.

Insisto, una vez más y cuántas miles de veces sea necesario insistir, que sigas el camino recto. Pero no te desvíes de él escuchando a los tacaños, a los avaros, a los mezquinos, a los sepulcros blanqueados, a los hipócritas, a los viciosos, a los mentirosos, a los que engañan... sino porque eres generoso, dador alegre, responsable de la amistad y siempre sincero, sencillo y sensible. Estas tres palabras se escriben con la s de la serenidad. Si siempre te rafirmas en tus ideas y no en sus ideologías y tus actitudes (no hablo de tus pensamientos sino de tus actitudes) sigue siendo cada vez más puro y, a la vez, más lejos de todos ellos y ellas... si sigues siendo puro y cada vez más idealista serás cada vez más liberado. Verás en todo ello la mano de Dios haciendo callar a los murmuradores, a los calumniadores, a los que son solamente hipócritas viendo la paja en ojo ajeno y haciendo como que no ven la viga en sus propios ojos. Dios hace callar a los falsos, a los traidores... a esos que son tan hipócritas que lanzarían la primera piedra contra María Magdalena porque tienen su corazón podrido por la envidia. Son así de hipócritas. Tú sigue adelante y no te calles más, no guardes ya silencio porque ha llegado la hora de hablar. En cuanto a mí ya he escrito dos libros "El Pensamiento Vivo de Benjamín Carrión" y "Morir por ti Siempre" porque ya no deseo callar sino porque ha comenzado la hora de hacer público lo que durante tantos años he ido sembrando... pero lo haré siempre desde mi edad juvenil porque sólo tengo 18 años de edad (Ella sólo tiene 16) y no he olvidado lo que tuve que experimentar y lo recuerdo... pero he superado a ese no olvidar y a ese siempre recordar y ahora es como si no hubiesen existido jamás. Miro a la vida, sin embargo, con el poder de la Palabra del Espíritu Santo contra la que no pueden hacer nada ninguno de los impotentes viciosos, ninguno de los impotendes ambiciosos, ninguno de los impotentes envidiosos, ninguno de los impotentes farsantes que han construido ese mundo que recuerdo pero que he superado ya. Lo recuerdo. Lo escribo para tener memoria de ello. Pero no ha existido porque vuelvo a los 18 años y no entro en sus antros.

No tienes necesidad de sufrir lo que yo he sufrido porque lo que viste te llenó de sentimientos. Recoge todos esos sentimientos y hazlos positivos. Convierte tu existencia en una esencia amistosa y protege siempre a tus amistades verdaderas (sólo a tus amistades verdaderas) con esa sencilez humana que se llama sentimiento. Un día cualquiera del frío invierno verás la lluvia caer, escucharás el viento soplar y oirás tu nombre... entonces párate... mira atrás... y sabrás la Verdad de la ciudad. Existe una calle que es tan larga que parece que nunca va a terminar; dicen que es una calle solitaria y que nunca nadie allí va; pero yo he visto a una figura por toda ella pasear. Miro al cielo. Ya no llueve. Juraría que he visto a esa figura sollozar. La he buscado bajo la lluvia pero esa figura en las nubes se ocultó. Miro al cielo. Ya no llueve. Lentamente doy la vuelta y me dirijo a la ciudad. ¿De quíén crees que estoy hablándote, José Luis? ¿De quién hablo si estoy mirando al cielo?

Eres puro, valiente y digno. Siempre lo fuiste. Y me lo has demostrado en los momentos más difíciles de mi existencia. ¿Sabes una cosa? Dios bendice a las personas como tú. Pureza para no ofender mientras los demás nos ofenden. Valentía para acompañar al amigo cuando todos los demás le han abandonado. Dignidad para ser hombre verdadero mientras hay otros muchos que parecen mujerzuelas de mercadillos lanzando murmuraciones que salen de sus lenguas viperinas. Y yo te digo que nunca olvidaré ni he olvidado tu pureza, tu valentía y tu dignidad de ser no solamente un simple compañero sino, sobre todo, un amigo. Da de comer al hambriento y da de beber al sediento pero a los otros no les des nada porque nadan en la ambundancia y no necesitan de tu comida ni de tu bebida.

¿Quién puede ser el que derribe esa amistad entre nosotros dos que nació un día cualquiera pero que se mantuvo siempre en alto? Nadie, José Luis, absolutamente nadie puede arrebatarnos el sentimiento amistoso y cuando me diste tu abrazo te respondí con el mismo abrazo de la amistad verdadera y yo te digo, ahora que he vuelto, que nunca lo he olvidado y que nunca me he olvidado de ti... que nunca he olvidado tu apoyo, tu compañerismo, tu ayuda.. ¿Quién puede ser el que derribe esa amistad? Nadie, José Luis, absolutamente nadie... porque Jesucristo ama esa manera de amistad sincera y noble, la amistad que libera las angustias y que jamás nadie puede destruir. La amistad verdadera, sincera, imposible de destruirse porque es una amistad entera y eterna.

El mundo se transformaría de inmediato si hubiera muchos hombres como tú sustituyendo a tantos envidiosos que sólo vociferan murmuraciones falsas. ¿Cómo es posible que rompan nuestros grandes sueños si son solamente unos impotentes en toda la amplitud de esta palabra? ¿Cómo pueden destruir nuestros grandes sueños si no conocen ni saben cuáles son esos nuestros grandes sueños? ¿Recuerdas? Yo sí. Yo recuerdo aquellos grandes sueños de creer en algo mejor para las necesidades de los demás. Que no lo apreciaran, o que no lo apreciasen, no nos importaba para nada. Si hubiese un poco más de amabilidad entre los hombres quizás hubiera un espacio mayor para el verdadero amor noble y no esa inmundicia que ellos llaman amor libre. ¿Sabes lo que más le agrada a una mujer que sea de verdad una mujer? La nobleza, José Luis, la nobleza que convierte a quienes hemos perdido tantas veces en triunfadores de la verdad, en los verdaderos triunfadores sea cual sea el resultado que otros obtengan. Somos más vencedores porque somos los Triunfadores de la Verdad. La vida es como las epopeyas deportivas. Los que más triunfan no son los que más victorias consiguen sino los que, a pesar de haber sido vencidos muchas veces, nunca hemos sido derrotados. Los vencedores de verdad son los que, perdiendo muchas veces, al final son los que triunfan y nunca se quedan rezagados. Somos los elegidos como los equipos sorpresas. Y es que en este mundo he visto yo muchas sorpresas. Te puedo contar... te puedo contar... pero creo que Dios es quien habla por nosotros porque nos otorgó la seguridad de triunfar a pesar de todos ellos y algunas de ellas. La grandeza de un equipo deportivo es como la grandeza de una persona que triunfa no solamente por la inteligencia que contiene su cerebro sino, sobre todo, por la inteligencia que habita en su corazón. Esa clase, ese estilo, ese tener inteligencia en el cerebro pero, sobre todo, inteligencia en el corazón, es lo que más les gusta y agrada a las mujeres que merecen la pena. Las otras es mejor dejarlas correr y no beber para nada de ellas. Quizás puedas sorprenderte la cantidad de mujeres verdaderamente bellas, por fuera y por dentro, que he conocido... pero siempre he sido de una sola de ellas y una sola de ellas ha sido siempre la mía. Por eso publico siempre que los hombres más admirados por las mujeres hermosas son los que se muestran más humanos para con los demás; porque no solo tenemos inteligencia en el cerebro sino que tenemos algo mucho más improtante: inteligencia en el corazón. Llama a esta combinación lo que los cristianos y cristianas que somos de verdad llamamos Alma. Y por eso hay seres humanos que nos señalan con el dedo índice de los acusadores porque no pueden vivir por culpa de la envidia que les atormenta el alma. ¡Ay la envidia que mata la personalidad de los envidiosos hasta convertirlos en gentes sin sustancia alguna! ¿Tú crees que una mujer hermosa ama la simplicidad? No. No aman nunca a los hombres simples sino a los que tienen inteligencia en el cerebro y mucha más inteligencia en el corazón.

Cuando Dios es nuestro sentimiento íntimo de Vida es cuando podemos estar de verdad sirviendo a los demás. Tú trabajas para servir a otros. Eso te puede llenar pero no en su totalidad y, muchas veces, sentirás ese vacío. Sólo cuando Dios es nuestro sentimiento íntimo de Vida es cuando el servicio social te llena por completo. Es bueno cumplir con un trabajo y recibir un buen sueldo digno... pero es mucho mejor y recibes mucho más cuando además de trabajar lo estipulado sigues trabajando de manera voluntaria superando las horas que tienes como horario laboral. Si eres capaz de hacer eso recibirás tanto salario que tendrás para repartir en abundancia y eso sí que te llena por completo y te deja dormir sin remordimiento alguno. Muchos abandonan las labores cuando suena el reloj pero los que trabajamos bajo los horarios de Dios no tenemos relojes, no medimos nuestras labores personales y sociales con relojes... medimos nuestros esfuerzos a través del sentimiento hacia los demás. Y eso hace, sin tú quererlo, que recibas un salario multiplicado por todas las veces que quiera multiplicarlo Dios. Eso no lo podrán comprender nunca los impotentes envidiosos. Sólo cuando Dios es nuestro sentimiento íntimo de Vida es cuando el servicio social te llena del todo. Yo encontré a mi bella compañera (y lo digo en el aspecto físico y en el aspecto espiritual) gracias a que elegí el Camino de Jesucristo que es el Camino de Dios. Muchos otros prefirieron el camino de Jack Kerouac y miran cómo han terminado muriendo... mira cómo siguen muriendo... sin obtener la Eternidad. ¿Cres que le tengo miedo yo a la Palabra Eternidad? No. Los que tienen miedo a la Palabra Eternidad son los que no andan por el Camino de Jesucristo que es el Camino de Dios. No creas nunca que tengo miedo a la Eternidad porque precisamente esa es nuestra meta: la de mi bella Princesa y la mía siempre juntos, unidos, inseparables. Quizás muchos no hayan descubierto que a la Eternidad no se la debe pronunciar con miedo, sino a través de la pureza que anida en nuestro interior (se llama Espíritu Santo) y no como esos que ocultan su rostro para no ser descubiertos porque le tienen miedo, pavor, pánico a ese Espíritu Santo sin darse cuenta de que el Espíritu Santo es sólo la Palabra y de que Jesucristo es el Amor... pero... ¿Qué sucede con Dios Padre? Dios Padre es la Justicia Divina y Él es quien enjuicia a todos y a todas. Por eso tienen miedo, pavor, pánico. Ahora resulta que tengo muchísimo más de lo que me quitaron y muchísimo más de lo que me robaron. Ahora tengo muchísimo más de lo que perdí y me doy cuenta de que Dios cierra las puertas de la Existencia a los envidiosos y a los que te quitan, te roban, te pagan salarios miserables, te recortan lo que pueden a través de porcentajes mezquinos que rebajan el miserable salario que te pagan... pero Jesucristo que fue capaz de revivir a los muertos es capaz de hacer que Dios Padre te dé en tanta abundancia que ya no te importe para nada lo que te quitaron, lo que te robaron, el mísero y miserable salario con que te pagaron todos tus esfuerzos. Las puertas de la abundancia se abren de par en par para poder pasar por ellas y ser dadores alegres. Lee bien lo siguiente para comprenderlo: "Si te roban la chaqueta dales también tu camisa porque Dios te dará prendas mejores".

El verdadero éxito, José Luis, es solamente eso. ¿Recuerdas la canción que un día canté y que dice yo quiero tener un millón de amigos y todos juntos pooder cantar? ¿Sabes a qué amigos me estaba refiriendo? Búscalo en la Sagrada Biblia Cristiana y te darás cuenta de que no habla Jesucristo de clases sociales ni de quienes tienen fortunas o no tienen casi nada. Búscalo y verás que habla de los necesitados. Y se puede ser un necesitado teniendo mchos millones de monedas o no teniendo casi absolutamente nada. Esos son los amigos a los que dedicaba mi canción. Y es cierto. Somos jòvenes, de nuevo los jóvenes que fuimos, para poder entenderlo, José Luis, lo mismo que lo entienden los niños y las niñas de más corta edad. Busca esto en la Sagrada Biblia Cristiana y verás que también es cierto. Esos son el millón de amigos que yo quiero tener para todos juntos poder cantar. Somos jóvenes de nuevo para seguir cantando al amor noble y no al amor libre, dos formas de amar opuestas. Yo creo y cumplo con el amor noble y voy a entrar en la ciudad de Madrid con esa Gran Verdad aprendida en miles y miles de caminos. Por eso ni creo ni nucna he creído en la lucha de clases... porque entiendo y he entendido siempre que lo necesario es tener una sola clase: la humanidad consciente, la humanidad al servicio del Bien, la humanidad que siente y la humanidad que respeta los bienes ajenos.

Ahora bien, amigo, si quieres ser de nosotros tienes que tener firmeza de ánimo para poder conocer el Camino de Dios; andando muchos miles de kilómetros o simplemente andando unos cuántos centimetros de tu habitación. Porque lo importante para ser uno de nosotros no es caminar ni mucho ni poco sino saber caminar. Yo te puedo demostrar que caminando muchos kilómetros he aprendido mucho... pero la misma cantidad de sentimientos he aprendido incluso sentado en el sofá de una sala comedor viajando por diveros mundos imaginados pero reales y verdaderos. A veces he aprendido muchas cosas caminando bajo el sol ardiente y abrasador, a veces lo he aprendido viajando bajo lluvias torrenciales que me empaparon de verdad o pequeños aguaceros que sirvieron para limpiar errores, a veces he aprendido mucho viajando con frío, con nieve... y hasta con placenteras temperaturas de primaveras... pero también he aprendido mucho en mi propia habitación o en la sala comedor o en alguna oscura esquina de las calles de esta mi ciudad de Madrid a la que he regresado. Recordar lo vivido no es recordar para seguir sufriendo... sino que es recordar para seguir existiendo. Volvemos a la juventud pero es para seguir siempre hacia adelante. Hay un pensamiento que dice: "el mar no pierde su calma pese a que sea muy violenta la tempestad" Yo conocí no una sino muchas tempestades humanas contra mí, pero Dios hizo de mí un hombre con calma, con paz y que quiere seguir adelante viviendo aventuras con Ella, solamente con Ella y con Jesucristo como nuestro amigo y compañero. Siempre seguir adelante aun volviendo a ser el joven de siempre, aquel que lideraba a sus compañeros sobre los terrenos duros, arenosos y secos, bajo el sol, bajo la lluvia, con el frio en los huesos, anegadas las botas de barro y hasta de cieno, sintiendo la fatiga del calor asfixiante... pero saliendo siempre, al final, como triunfadores. Ese es el éxito y no ganar ninguna clase de trofeo para, en realidad, no conquistar nada... Hoy retomo mi juventud y me vuelvo a convertir, junto con Ella, tal como éramos para seguir siempre tal como Dios nos ha querido hacer.

No te afanes tanto en tu trabajo diario. Deja que discurra todo tu esfuerzo a través de la paciencia, sabiendo que lo poco sólo produce poco y lo mucho sólo produce mucho. También me estoy refiriendo al dinero y no sólo a lo espiritual. Lo importante, José Luis, no es tener poco o mucho dinero sino saber para qué a veces tienes poco dinero o a veces tiene dinero en abundancia. Debes trabajar no para sólo recibir un digno salario, sino para que tu trabajo sirva para algo productivo a los demás generando la oportunidad de que otros también puedan soñar con los ojos abiertos. Podemos ser lo que soñamos ser. Y eso es una Verdad cristiana.

Porque la verdadera felicidad no está en conquistar lo que nos da la gana sino tener la gran capacidad de ser hombres conquistados. Hablo de cosas que van más allá de las apariencias. No. No creo en el materialismo dialéctico ni en ninguna otra clase de falso materialismo pero hablo también de la materia. Hablo de la materia puesta al servicio de lo cristiano, al servicio del Bien Común, al servicio de la Justicia Social. No creo para nada en las moribundas ideologías que siguen empeñados en querer imponernos como normas y conductas de vida. No creo y nunca he creído en las ideologías políticas, ni en las ideologías económicas, ni en las ideologías religiosas, ni en las ideologías sociales. Sólo creo en el infinito mundo de las ideas y su aplicación práctica a través de la idealogía y no de ninguna ideologia. Por eso ni he sido nunca ni lo soy (porque no creo en sus falsos postulados de igualdad y compañerismo ya que desigualan a todos y nunca son amigos a la hora de la verdad) de ningún partido politico ni de ningún sindicato. Quienes tenga que reclamar algo a alguien que se lo reclamen a las jeraquías de sus partidos politicos y sus sindicatos pero no a ti ni a mi, amigo José Luis, porque somos y seguimos siendo autónomos independientes que sólo saben de ideas y no de ideologías. Que reclamen a los que les han engañado a lo largo de toda la Historia de la Humanidad. Creo solamente en el trabajo honrado, en el trabajo sensato, en el trabajo que hace germinar las buenas semillas que hemos sembrado para nosotros mismos y para los demás. Eso se llama Voluntad y no Interés. Eso se llama Compañerimo y no Provecho. Eso se llama Amistad y no Engaño. Eso se llama Amor y no Vicio.

Sabes bien que soy escritor... pero ¿sabes, en verdad, qué clase de escritor soy? ¡Que me echen de todos los grandes círculos artísticos y literarios donde todos ellos se pavonean de ser ilustrados del glamur estético! ¡Pero que me dejen solamente una esquina de cualquier mundo para escribir pensando en los que sufren de soledad; una esquina de cualquier mundo para escribir pensando en los que sufren de abandono; una esquina de cualquier mundo para escribir pensando en quienes sufren de miseria; una esquina de cualquier mundo para escribir pensando en los que sufren por culpa del dolor, de la angustia y hasta del desamor! Quizás sepan ya todos ellos ahora (los estirados y estiradas del arte glamuroso) que no me interesan sus círculos ilustradísimos, que no me interesan sus premios que te llevan a la fama y que no me interesan sus academias donde sólo se vegeta nada más qu apolillados por el polvo del tiempo) porque quiero seguir siendo el escritor sensible, sencillo y sensitivo, otras tres s con las que se inicia el vocablo sentimiento; porque lo que busco es no abandonar nunca esas esquinas de los sufrimientos humanos porque allí se hacen los verdaderos poetas del alma. Y es que no me interesa ser poeta de las matemáticas, de las medidas exactas, de las rimas perfectas... sino poeta de palabras que surgen del alma y que si Dios quiere a veces riman o si Dios quiere a veces no riman pero que siempre tienen el ritmo poético de la veracidad. Como dijo alguien:
"maldigo la poesía concebida como un lujo a favor de los neutrales". El único heroismo que tienen mis poemas, si es que alguien los considera heroicos, es que me nacen del corazon.

Un sacrificio ya no sirve para nada. Muchos llenan sus vidas de sacrificios inútiles y estériles porque no se dan cuenta de que Jesucristo lo hizo ya. Lo que necesitamos no son sacrificios de ninguna clase; lo que necesitamos es vivir para poder existir. Y gozar de esa existencia a tope. Necesitamos Vivir con V mayúscula de Vivencias plenas, liberadas y no libertarias (que son dos conceptos totalmente opuestos) porque no somos anarquistas de la vida sino seres vivos que hacen latir su corazón en la Existencia que camina hacia la Eternidad pero que respetamos las ideologías a las cuales no las seguiremos jamás. Esto es algo para meditar: ¿aceptan todos ellos y todas ellas nuestra forma de ser, nuestra forma de vivir y nuestra forma de existir bajo el concepto de Liberación y no bajo el falso concpeto de Libertad que no existe? ¿Aceptan ellos y ellas la misma igualdad de trato cuando ven que somos y pensamos diferente a ellos o nos insultan, nos persiguen y hasta nos matan? De esto he escrito ya en abundancia y por eso digo que no es la Liberación de las ideologías terroristas de las que te hablo sino la Liberación del Cristianismo que no mata a nadie ni obliga a nadie, por la fuerza de las armas o la violencia, a formar parte de sus idoelogías. Un sacrifico no sirve para nada. Y una idea, sea cual sea, no sirve para nada si a cambio hay que matar a otro ser humano. Las ideologías sí lo hacen. Las ideologías matan a quienes no son como ellos pregonan. Las ideolosgías no son de Jesucristo. Da al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Por eso a veces escribo para el César y a veces escribo para Dios. Escribo para el César con los talentos naturales y escribo para Dios con los dones espirituales. No les debo nada a nadie por ello, porque ambos me los regaló Dios aún muchos siglos antes de nacer en esta Tierra.

Hay dos formas de vivir en este mundo: de cara a la muerte total o de cara a la existencia eterna. Elije, amigo José Luis lo que libremente desees porque hemos estado luchando años enteros para conseguir la libertad de expresión y ahora que la hemos alcanzado... ¿por qué hay tantos millones de seres humanos que guardan silencio? ¿No era eso por lo que luchábamos todos? Parece ser que no. Que muchos hablaban de libertad de expresión para ser solamente ellos los que hablen y dejar a los demás, a muchos millones de seres humanos, en el silencio. ¿Y para eso mereció la pena luchar por esas causas? Resulta que había muchas causas pero yo sólo tengo una: la Liberación Cristiana. Tienes que elegir, como todos, una de las dos formas de vivir. Elije libremente el camino que lleva a la muerte total o el Camino que conduce a la Existencia Eterna.

En nuestro ser habita la existencia y no en los seres que nos rechazan. Amigo, es necesario poder caminar por fuera y por dentro de uno mismo para sentir lo que es el amor; para repartir amor entre los demás y, luego, como premio por ello, recibir el amor de la que Dios te ha regalado. ¿Cuánto amor vas repartiendo tú y todos esos que te rodean para obtener la victoria y salir en los papeles escritos como los líderes de la Libertad? Te estoy insistiendo mucho en este tema para que comprendas que la Libertad de la que tanto os pregonan y de la que tanto habláis no existe. Siempre estás atado a alguna clases de hilos. Lo que tienes es libertad para elegir los hilos a los que quieres unir tu cometa vital. Existen sólo las ataduras al Mal o la Liberación a través del Bien.

En esta vida somos todos viajeros de un mismo tren. Podemos viajar juntos con quienes no piensan igual que nosotros y con quienes no viven igual que nosotros pero eso no quiere decir que compartamos nuestras vidas y nuestras existencias con ellos. Viajamos todos juntos, y podemos hablar con ellos, pero no revueltos porque si en una cesta de manzanas sanas introduces una manzana podrida se pudren todas las manzanas. No somos los hombres buenos quienes tienen que convertirse en hombres malos sino los hombres malos quienes deben convertirse en hombres buenos y si muchos de ellos no quieren, por favor, no te mezcles con ellos; viaja en el mismo tren pero en departamentos diferentes para no contagiarte con sus vicios y maldades. Porque has de tener en cuenta lo siguiente: sus vicios y sus pecados no forman parte de nuestro equipaje aunque viajemos en el mismo tren. No viajes en el mismo departamento que ellos y ellas y siempre serás un hombre sano y un hombre bueno. No te importe si a la ida tienes que conformarte con un billete de pasajeros de tercera clase porque, si consigues llegar, en el regreso Dios te regalará un billete de viajeros de primera clase porque ya eres un hombre de primera categoría. En esta forma de caminar como verdadero cristiano no es necesario ser anacoreta, no es necesario ser asceta, no es necesario ser eremita, no es necesario ser místico y tampoco es necesario ser un santurrón de esos a los que idolatran tantos creyentes de sus poderes milagrosos (que no existen por cierto ya que sólo están muertos) olvidando que quien sólo hace milagros es Jesucristo y nadie más que Jesucristo; absolutamente nadie más aunque te hablen de tantos hechos milagrosos de santos, de santas y de tantas vírgenes Marías que han inventado para montar sus lucrativos negocios aprovechando la ignorancia de los inocentes. Debes saber que en este viaje lo que importa es la Felicidad y que la Felicidad empieza por Fe.

Estoy seguro de que tú puedes tener también un millón de amigos (se entiende también que se incluyen a las amigas) y todos juntos poder cantar. Viaja con tus sueños y hazlos realidad teniendo Fe en Jesucristo porque, a cambio, Él hará el milagro de regalarte tu Gran Sueño (el mío ya he dicho que es el 16-18 de Ella y de mí) y sigue siempre adelante. No dejes nunca de intentar hallarla aun cuanto tanto tiempo te ha costado encontrarla. Y, junto con ella, ponte a cantar. Y canta en voz tan alta que la escuche el mundo entero. Que escuche el mundo entero que has conseguido la Felicidad aunque por eso te miren como a un tipo raro. ¿Te has dado cuenta de que a nosotros los cristianos nos llaman locos los que son locos de verdad? Nosotros no somos locos sino seres humanos lúcidos y lucidos. ¿Cómo son ellos? Dime con la mano sobre tu corazón ¿cómo son ellos? Mira bien como actúan y luego díme cómo son ellos.

Pero tú, si te decides a seguir por el Camino de Dios (que es sólo el Camino de Jesucristo y de nadie más) no te detengas jamás y sigue adelante aunque hayas recuperado la juventud precisamente para no cometer los errores que cometiste anteriormente. Dios da la segunda oportunidad solamente a quienes se merecen esa segunda oportunidad. Volver a la juventud donde tantos años vivimos nuestra amistad no es retroceder, José Luis, sino seguir viajando hacia adelante, siempre hacia el nuevo futuro de la Humanidad para poder escribir, dejando la Historia ya vivida para los libros y los anaqueles de las Bibliotecas, la Nueva Historia en la que nosotros, por fin, somos sus autores. Recupera tu edad y conviértete en fantasía para el futuro y serás tan joven que hasta los más incrédulos ateos tendrán que creer en Dios. Otra cosa bien distinta es que Dios también les convierta a ellos en jóvenes o consideren que no se lo merecen. Algunos sí y otros no... porque de todo hay en la Viña del Señor y los premios son para quienes los han ganado. Solamente para quienes los han ganado y han sabido triunfar a pesar de haber sido tantas veces vencidos pero jamás derrotados. Resulta que a los que llaman vencedores son los perdedores a ls ojos de Dios y a los que llaman perdedores son los ganadores a los ojos de Dios.

La peor desgracia de este mundo actual es pensar que todo es relativo. Es la filosofía más falsa de toda la Historia Humana. Existen muchos asuntos que sólo son relativo (que te guste un caramelo de sabor a fresa o un caramelo de sabor a limón es sólo relativo) pero los temas trascendentes de la vida, los temas que precisamente son materia para la filosofís social son absolutos: o tus acciones son malas o tus acciones son buenas. No hay posición intermedia en estos asuntos, lo cual demuestra que la filosofía de las relatividades es totalmente falsa y es la trampa que os ponen los poderosos para convertiros en masas alienadas y de esa manera, relativizando todo, convertiros en los títeres que os movéis tal como ellos quieren. Los verdaderos culpables son esos sabios metidos a filósofos sociales sin saber lo que es la Creación de Dios. ¿Qué pueden saber de las acciones humanas quienes no reconocen que los seres humanos forman parte de la creación de Dios? ¿Qué pueden proclamar los ignorantes salvo ignorancias por mucho que se presenten con máscaras de sabiduría? Sólo si amamos y actuamos como ama y actúa Jesucristo nos damos cuenta de que hay muchos asuntos que no son relativos sino absolutos de verdad y totalmente absolutos. En esos temas trascendentales de la vida humana tienes que elegir la cara o la cruz. Tienes que elegir la Cara de la Mentira o la Cruz de la Verdad. Y eso es una decisión absoluta para algo tan absoluto como el Mal de quienes solamente son caras y el Bien de quienes llevamos la Cruz de Jesucristo que, por cierto, no pesa absolutamente nada y te hace ser más ligero que quienes cargan con las múltiples y pesadas cruces de sus pecados.

Son muchos, quizás hasta demasiados, que dicen que la libertad consiste en seguir a ojos cerrados los axiomas científicos y las praxis ideológicas rechazando y burlándose de los poetas verdaderos porque dicen que la Poesía no vale nada más que para despertar sentimientos. ¿Distingues ahora mejor esa falsedad? ¿Tú crees que es mejor endurecer el corazón humano con las ciencias exactas y las praxis ideológicas o hacerles latir a través de los sentimientos? Pregúntale a los niños y las niñas o mira cómo actúan los niños y las niñas y sabrás donde está la Verdad. Eso es ser siempre joven y estar siempre jóvenes para toda la Eternidad. ¿Qué creías tú que eran los milagros de Jesucristo? ¿Cuentos falsos contados por ignorantes cristianos y cristianas? Te doy permiso para que libremente vayas leyendo, a ti que te encanta leer, todas las obras que vayan saliendo siendo autores mi Princesa de 16 años de edad y yo, que sólo tengo 18 años de edad. Los milagros de Jesucristo son tan maravillosos y grandiosos que convertirte en el joven que fuiste no le cuesta ni el más mínimo de sus esfuerzos. ¿Qué te creías tú que son los milagros de Jesucristo? Cuando estás viendo con tus propios ojos las veces que Jesucristo actúa de manera milagrosa... ¿cómo es posible que dudes y sigas pensando que sólo son cosas de cristianos ignorantes e incultos... porque mírame a mí... ¿soy yo un ignorante y un inculto como tanto me han llamado los envidiosos y algunas envidiosas que he tenido que soportar a lo largo de mi vida? ¿Soy yo un ignorante y un inculto? Piénsalo porque resulta que millones de cristianos y cristianas verdaderos y verdaderas son como yo.

La peor desgracia que existe es pensar mal de uno mismo, es no quererse a sí mismos. Tú que has visto tantos seres humanos y actuar a tantos seres humanos... ¿crees que hay algo peor que caer en vicios porque no tienen autoestima propia de sus personas, porque se desprecian a sí mimos, porque no se quieren lo suficiente como para estar sanamente orgullosos de sus personas y sus personalidades? Los hemos visto muchas veces cuando caminábamos juntos. Eso les ocurre a quienes no creen ni en sí mismos; a los que, cuando se acaba la apariencia ante los demás, se enfrentan ante el espejo y se desprecian a sí mismos cuando ven lo que en realidad son despojados de las caretas y las máscaras de las apariencias. Para poder seguir el Camino de Dios hay que amarse mucho a uno mismo para, una vez conocido lo que es el amor hacia un ser humano que eres tú mismo, saber amar a los demás. La empatía con los demás comienza siempre con la empatía con uno mismo. Si quieres introducirte en la piel de un ser ajeno aprende primero a meterte en tu piel y, una vez que te conozcas lo suficiente, razona y medita lo suficiente para saber si estás capacitado para amar a los demás. Ámate primero a ti mismo para volver a ser el joven de alma blanca que fuiste.

¿Y qué decir de la amistad entre tú y yo que siempre ha sido inseparable? ¿Recuerdas aquellos días en que, al final, nos dejaron completamente solos a ti y a mi porque había llegado una hora de la verdad? Existen muchas horas de la verdad para saber descubrir quienes son los verdaderos amigos. Aquella vez nos dejaron, al final, solos a los dos. ¿Recuerdas? Pues podría ser que algunos de los que nos abandonaron y nos dejaron solos ante el peligro sean los que están todavía a tu alrededor llamándose "verdaderos" amigos tuyos. ¿Quiénes de todos ellos estuvieron aquel día de la gran verdad junto a nosotros dos? ¿No decían ser tan buenos y verdaderos amigos cuando tomábamos alguna cerveza en grupo? Pues has de saber que al verdadero amigo o a la verdadera amiga nunca se le descubre o se la descubre cuando estamos viviendo en grupo sino cara a cara con él y con ella. El grupo sirve para ocultar. El cara a cara sirve para descubrir. Y aquella tarde no nos dieron el cara a cara ninguno de ellos porque ninguno de ellos creían en la Verdad de Dios. ¿Quién fue el único que te acompañó y estuvo, a tu lado, esperando la llegada de los demás que nunca llegaron porque había sonado la Hora de la Verdad para aquella cuestión? Pues esas cuestiones no son relativas sino absolutas. Muchas veces he llegad a pensar que estuve algunas veces completamente solo. Pero resulta que he descubierto que nunca lo estuve. Él y Ella estuvieron siempre a mi lado. Lo digo por Jesuscristo (Él) y por la bella y jovencisima Princesa con la que estoy casado (mi única eposa porque sólo Ella ha sido mi única compañera y mi única amiga que es, al mismo tiempo, mi única amante).

No soy ningún héroe ni deseo serlo. No he hecho nada heroico para ser llamado héroe... pero te tengo que explicar que el único héroe verdadero es quien, sin máscara alguna, se arriesga a ganar o perder sin emplear para nada la conquista de una chavala sino que es capaz de enamorarla despues de que ella le haya conquistado. O sea, todo lo contrario a lo que dicen los otros. Tener un amigo verdadero es una fortuna, tener dos amigos verdaderos es un tesoro y tener tres amigos verdaderos es un milagro. Y entonces te preguntarás que por qué canto lo de yo quisiera tener un millón de amigos para todos juntos poder cantar. Tener un millón de amigos no quiere decir tener un millón de amigos... sino tener un millón de hermanos y un millón de hermanas que es un concepto incluso superior. Ya sabes por qué asegurando que tener un amigo verdadero es una fortuna, tener dos amigos verdaderos es un tesoro y tener tres amigos verdaderos es un milagro también canto que tengo un millón de hermanos y un millón de hermanas para todos juntos poder cantar... pero es que resulta que entre los cristianos verdaderos los hermanos y las hermanas somos amigos verdaderos. ¿Descubres ahora que nos soy incoherente ni te estoy escribiendo paradojas contradictorias sino realidades verdaderas y fácilmente demostrables para convertirlas en cosas creíbles? ¿Quién de todos ellos, esos proclamados sabios, me puede rebatir lo que he dicho?.

Posiblemente pensarás qee para ser así hay que pertenecer a algún círculo social determinado. Te equivocas. El Cristianismo no es una Religión y por eso no es un círculo cerrado como lo son todas las religiones y todas las filosofías seaa cuales sean y del país que sean. El Cristianismo no es un círculo sino una linealidad infinita. Empieza en el Principio de todas la Cosas (Dios) y termina en la Eternidad (Dios). Los cristianos verdaderos y las cristianas verdaderas no formamos parte de ningún Círculo y estamos abiertos, completamente abiertos a todos los humanos y a todas las humanas que digan Si a Jesucristo sin religión ninguna.

Trázate metas interesantes. Trázate objetivos valiosos. Trázate aventuras increíbles... y vive siempre pensando que mañana las cumplirás y podrás trazarte otras metas aún más interesantes, otros objetivos aún más valiosos y otras aventuras aún más increíbles. Sueña tus grandes sueños pero no te duermas para soñarlos... suéñalos como los soñaba Don Quijote (con los ojos abiertos y pensando siempre en Dios Cristiano) repasa otra vez El Quijote y descubrirás que te digo la verdad. Él amó a la mujer más guapa de su universo porque Dulcinea era la mujer más guapa de su universo y eso es lo que les convirtió en jóvenes sin fronteras pero jóvenes de verdad tanto por dentro como pr fuera. Quizás muchos críticos de obras literarias tengan que volver a leer muchas obras para volver a criticarlas con la mente más abierta, con la mente más lúcida y con la mente más lucida para saber quién era el cristiano verdadero llamado Don Miguel de Cervantes y Saavedra.

Somos seres en camino. Viajamos de un lugar a otro lugar todos los días. Salimos de un lugar para volver al mismo lugar depsués de haber ido a muchos lugares. Por eso es mentira eso que quizás te hayan contado los envidiosos. No caí ni soy como ellos dicen que soy. Nunca he caído y he vuelto para demostrártelo. Nunca he caído en todas esas cosas que dijeron de mi y nunca he muerto sino que estoy más vivo que nunca y eso que siempre he sido un chico vivo. Vamos de lugar en lugar hasta volver a nuestro origen. Y así es siempre para quienes creemos en que la Felicidad empieza por Fe. Viajamos siempre dispuestos a aprender más cosas (no como los que viajan solamente por hacer turismo nada más y sólo recuerdan lo que las fotografías y las postales les hacen recordar) porque sentimos las cosas que hemos tenido ocasión de experimentar en nuestros viajes. Quizás no tengamos muchas fotografías o postales pero tenemos la suficiente lúcida y lucida memoria como para haber aprendido y aprehendido lo que hemos visto, lo que hemos experimentado, lo que hemos imaginado y lo que hemos soñado.

Tenemos todavía todo el infinito tiempo para seguir investigando e indagando... para seguir viajando de manera verdaderamente cristiana y para no olvidar jamás nuestras responsabilidades contraídas por ser viajeros que siembran gaviotas y gorriones que hablan de amor y de paz. Esas son nuestras responsabilidades. Que los otros carguen con sus propias responsabilidades también. Nosotros hemos cumplido... ¿cumplieron ellos?... ¿están cumpliendo ellos?... Todo lo qe hacemos es todo aquello de lo que somos responsables. No todo lo que pensamos. No todo lo que sentimos. No todo lo que soñamos. Tampoco todo lo que decimos. Somos responsables de todo lo que hacemos. ¿Has visto cuáles son las diferencias entre no pecar y ser pecador y ser verdadero en lugar de ser falso? Ninguna Religión ni Circulo Religioso o Cículo Filosófico ha dicho esto. No pecas por pensar, no pecas por sentir, no pecas por soñar ni tampoco pecas por decir... sino que pecas por actuar de una manera mala. Porque todo lo que hacems sólo sirve para ser buenos o para ser malos. En los pensamientos, en los sentimientos, en los sueños y en las palabras no hay pecados pero sólo en lo que de verdad hacemos puede haber santidad o puede haber pecado. ¿Y qué crees tú que son los santos y las santas, amigo José Luis? Somos todos nosotros y todas nosotras y no estamos en las esculturas, ni en las estatuas de las iglesias porque es mejor estar siempre vivos y no ser materia muerta hecha por mano de hombres que, por supuesto, carecen de poder alguno. Como somos nosotros y nosotras no tenemos más que una identidad llamada Hermanos y Hermanas de Jesucristo. No somos Hermanos ni Hermanas de Dios porue Dios no es nuestro hermano sino nuestro Padre. No somos Hermanos ni Hermmanas de ninguna Virgen María (porque la Virgen María sólo fue madre de Jesucristo y sus otro siete hermanos carnales) y no somos Hermanos ni Hermanas de ninguno de los santos del santoral representados en estatuas porque somos solamente Hermanos y Hermanas de Jesucristo; los otros santos a veces serán o a veces no serán hermanos o hermanas nuestras según lo juzgue Dios. Y nuestras palabraa no son las plegarias y rezos a niguna virgen ni a ningún santo o santa... puesto que son nuestras oraciones, nuesta manera de hablar y charlar con nuestro compañero y hermano vivo Jesucristo en cualquier lugar y en la ocasión que elijamos con total Liberación, usando las palabras del Espíritu Santo y para que Él haga llegar nuestros Grandes Sueños (los verdaderos cristianos y cristianas no tenemos sueños pequeños) al Dios Padre.

El mundo necesita una nueva energía y sólo nosotros y nosotras los verdaderos cristianos y cristianas somos capaces de aportar esa nueva energía que necesita el mundo del futuro. Esa energía sólo la podemos obtener volviendo a ser tal como éramos; volviendo a ser igual de jévenes por dentro y por fuera. Nosotros formamos las Fuerzas del Bien que estamos librando la batalla contra las Fuerzas del Mal. Sólo nosotros y nosotras, los que formamos parte del Cristianismo Verdadero estamos capacitados, gracias a los talentos naturales y los dones espirituales que nos ha concedido Dios (a cada uno la cantidad y calidad que Él ha querido) pero también somos responsables en la cantidad y calidad que nos los ha dado. ¿Quiénes están dispuesto a ello? ¿Qué otros seres humanos, hombres o muejres, son así de responsables? Mira el mundo, amigo José Luis, mira cómo está el mundo y mira cómo se está lentamente transformando cuando ya estuvo a punto de desaparecer. ¿Qué opinas ahora de Dios, de Jesucristo y del Espíritu Santo? ¿Es difícil o es fácil poder definir a la Santísima Trinidad? ¿No dicen muchos que es imposible definir a la Santísima Trinidad? Se puede definir de varias maneras pero te voy a dar dos definiciones muy concretas a ti y a los que, como tú, sólo creeéis en las demostraciones concretas. Apunta en tu memoria una de ellas: "Dios es la Justicia, Jesucristo es el Amor y el Espíritu Santo es la Palabra". Y ahora apunta la segunda: "Dios es el Pensamiento, Jesucristo es el Sentimiento y el Espiritu Santo es la Acción? ¿Crees que no soy capaz de definirlo de otra manera espontánea en este mismo instante? Apunta la Tercera: "Dios es quien Escucha, Jesucristo es el que Transmite y el Espíritu Santo es el que Habla? La acabo de inventar pero es tan verdadera como las otras dos. Y si me ciño a la Comunicación Social (puesto que soy periodista profesional) te puedo definir, ahora mismo, a la Santísima Trinidad de la manera siguiente: "Dios es el Receptor, Jesucristo es el Canal y el Espíritu Santo es el Emisor? ¿Qué te parece? Y entonces te preguntarás cuál es el Mensaje. Como profesional cristiano de la Comunciación Social que soy te lo digo con total facilidad: "El mensaje solamente es la Sagrada Biblia Crisitana". Los demás libros cristianos solo son las Cartas al Director o el Buzón de Lectores que quieren añadir comentarios o, an algunas ocasiones Columnas de Opinión... pero el Editorial sólo sale de la Sagrada Biblia Cristiana.

Y es que necesitamos comprender las verdades del significado (la Vida) y el sifgnificante (la Existencia). Deseo, de todo corazón, que nadie te imponga su falsa voluntad, que nadie te defina lo que eres según su falso interés y que seas siempre lo suficientemente inteligente para saber quiénes somos los anónimos líderes naturales que os conducen a la Eternidad y quienes son los famosos líderes que han fabricado artificiosmaente para engañaros conduciéndoos solo hasta la muerte.

Tenemos que saber imponernos y saber soñar, saber imaginar, saber crear para transformar el mundo.

Tu amigo, Pepe.
Diesel18 de mayo de 2012

Más de Diesel