TT
Ella no tenía los recursos, ni las herramientas, tampoco estaba en la edad para nada de eso. Creció demasiado rápido. Ella se veía en un túnel sin salida del que nunca se atrevió a pedir auxilio. Sin darse cuenta eligió con qué momentos quedarse, los grabó, y aunque no fueran tatuajes se quedarían para siempre con ella. Era una tinta invisible, que nunca se veía, pero que no podría borrar jamás. La herida estaba por dentro, y en torno a ella giraría su vida.

Su forma de maquillarla era a base de sonrisas, por qué no, no le vía problema ninguno. Pero el problema vino, por supuesto. Al crecer y no curar la herida, esta se habría, dolía demasiado por más que intentara taparla. Ahora estaba en la edad de sanarla, pero no tenía los recursos, así que se los inventó, los buscó debajo de las piedras, y no los encontraba. Quizás si dejaba de huir por miedo a herirse aprendía, que no pasa nada por caerse, que te haces más fuerte y creces.

A base de muchas pruebas entendió que nadie tiene la culpa de sus heridas, que en algún punto decidió que ese iba a ser su camino para llegar hasta donde está hoy. Ha comprendido que la persona del presente nunca está mal, ni triste, ni enfadada, que siempre está en plenitud, es su niña pequeña la que está en caos, porque un día se sintió abandonada, rechazada y olvidada.

Ahora es libre. La adulta abraza a la niña y le dice: tranquila, todo está bien, estás a salvo, siempre lo estuviste.

Sigue leyendo a Doblelopez arrow_downward

Fiel a mi
1290 lecturas, 1 comentarios, 1 lo recomienda
Incoherencias Del Ser Humano
1035 lecturas, 0 comentarios
Niña Dolida
853 lecturas, 0 comentarios
Dichosos Números
2183 lecturas, 0 comentarios
Chat