TusTextos

Nuestro Cuerpo Emocional

Quiero compartir con ustedes algunas ideas que me parecen importantes para nuestro crecimiento como personas de la obra del Dr. Miguel Ruiz, un maestro de la escuela tolteca de tradición mística lo que nos llevará a reflexionar en nuestra manera de ser, más aún tratándose del primer mes del 2010.
Hace más de dos mil años, uno de los grandes maestros dijo: “Y conocerás la verdad y la verdad te hará libre”. La verdad es como un escalpelo porque produce dolor al abrir las heridas y descubrir todas las mentiras. Las heridas de nuestro cuerpo emocional están cubiertas por el sistema de negación, el sistema de mentiras que hemos creado a fin de protegerlas. Sólo cuando miramos nuestras heridas con los ojos de la verdad, seremos finalmente capaces de sanarlas. En el mundo que vivimos, la verdad es relativa; cambia sin cesar porque vivimos en un mundo de ilusiones. Lo que es verdad en este mismo instante no tiene por qué serlo más adelante, y después, podría volver a serlo. Nuestro sistema de negación es tan fuerte que se convierte en algo muy complicado. Hay verdades que están ahí para tapar mentiras como también hay mentiras que están para tapar la verdad.
En este mundo de ilusión, casi todas las cosas son mentira, es por eso necesario que debemos practicar tres reglas que son importantes para descubrir la verdad.
La primera es: No me creas. No tienes que creerme lo que te digo o lo que te escribo, sino pensar y hacer elecciones, es decir cree en lo que tú quieras creer, pero sólo si tiene sentido para ti, si te hace feliz. Si te conduce hacia tu despertar, entonces haz esa elección y cree en ella. Soy responsable de lo que digo, pero no soy responsable de lo que tú comprendas. Aunque lo que yo diga sea absolutamente cierto para mí, no significa que tenga que serlo para ti.
La segunda es más difícil: No te creas a ti mismo. No te creas todas las mentiras que te dices: todas esas mentiras que tú nunca escogiste, pero que fuiste programado para creer. No te creas a ti mismo cuando te dices que no eres lo bastante bueno, ni lo bastante fuerte, ni lo bastante inteligente. No te creas que seas bello, que tienes tus propias limitaciones y dificultades, no te creas desdichado, que seas estúpido. No te las creas porque no es verdad. Abre tus ojos, abre tu corazón y escucha. Cuando digas que tu corazón te conduce hacia la felicidad, entonces haz una elección y mantenla. Pero no te creas a ti mismo sólo porque es algo que estas acostumbrado a decir, porque más del ochenta por ciento de las cosas que crees se basan en la mentira: no son verdad.
La tercera es: No creas a nadie. No creas a otras personas porque todas mienten constantemente. Lo que ahora mismo es, quizá no lo sea más tarde, lo que ahora no está bien quizá lo esté dentro unos momentos. Todo cambia muy rápido pero, si eres consciente, podrás ver como acontece. No creas en mí, no creas en ti y no creas en nadie más. Cuando no crees, todo lo que no es verdad desaparece como por arte de magia en este mundo de ilusión. Todo es lo que es. No necesitas justificar lo que es verdad; no tienes que dar explicaciones. Lo que es verdad no necesita el apoyo de nadie. Tus mentiras necesitan de tu apoyo. Ahora que somos adultos tenemos el poder de hacer una elección. Podemos creer o no creer. Puedes escoger cómo quieres vivir tu vida. Y si eres sincero contigo mismo, sabrás que siempre tendrás la libertad de hacer nuevas elecciones. Está en tus manos hacer lo que debes hacer para ser un TOLTECA; un tolteca es un artista del espíritu, alguien que, en cada momento, en cada segundo, crea el más bello arte: El arte de soñar.
La vida no es más que un sueño, y somos artistas, crearemos nuestra vida con amor y nuestro sueño se convertirá en una obra maestra de arte.
Homer30 de enero de 2010

Más de Homer