TusTextos

Nueva Vida

El peligro acechaba en cada curva, en cada recodo de mi cabeza, en cada instante de mi debilidad.
Todo era perfecto, el sol de la mañana, el dulce rugido de mi BMW y el recuerdo de tu aroma.
Rodé en los arrugados asfaltos de la Sierra camino de mi fin, de mi inicio, del Apocalipsis, del Génesis creador de espacios por los cuales pasar rodando vertiginosamente, mientras, mi mente se sacudía de la pérdida, del cariño tranquilizador que me ofrecías.
Pero yo no podía abandonarme en la indolencia por unas palabras que no quisimos decir, no quería atormentarme por mis acciones poco reflexivas, por esos comportamientos poco acertados.
Los árboles de las cunetas se quedaban atrás, las retamas aparecían y al final coroné el puerto que marcaba la última frontera antes de llegar a tu casa.
Aparecieron de nuevo las frondosas y la calidez del aire marcaba el final de mi camino. Apareciste detrás del visillo de la cocina y saludaste sabiendo que el perdón estaba en ti, que el perdón estaba en mí.
Tomaste el casco y salimos a buscar una nueva vida.
Jvaquero22 de octubre de 2020

Más de Jvaquero