TusTextos

Pesadilla

¡No me inviten más!, ¡No quiero ir a ninguna parte con ninguna de ustedes!, al menos por ahora. 
Si ya sé, muchas veces en mis peores momentos supliqué a cualquiera de ustedes para que me saque de esta vida monótona, aburrida e injusta hasta el cansancio, pero eso era antes, ahora todo cambió.
Ahora siento que mi lugar hoy por hoy está aquí, ahora tengo personas que me quieren y me necesitan.
Tengo miedo, mucho miedo porque anoche mientras dormía en mi triste cuarto, sombrío y oscuro, las volví a soñar.
Yo estaba muerto por el agotamiento después de un día caluroso y demoledor esperando el colectivo para volver a mi casa cuando en tan solo unos minutos, el cielo entero se cubrió y oscureció de una forma repentina y ligeramente se volvió de noche, no pasó mucho para que se soltara una terrible tormenta, ahora las calles son un torrente de agua negra, hojas y basura desparramada por el agua y el viento. No podía llegar a mi casa y no tenía ningún lugar para guarecerme. También podía ver un canal de agua que estaba a punto de desbordarse y en su caudal con mucha fuerza pude ver que llevaba 3 ataúdes.
De pronto apareció a lejos un auto negro, era largo y se notaban unas ventanillas rectangulares a ambos lados y a través del vidrio se podían ver unas letras negras y doradas, pero por más que quería leer lo que decía, no pude descifrar el mensaje.
Se paró a mi lado el negro vehículo, se abrió una puerta grande desde atrás, esto dejó que se cayeran al agua unas flores en forma de circulo y cintas de color morado, quedé espantado cuando desde adentro del vehículo se escuchaban voces que decían mi nombre y me empezaron a llamar, me di cuenta que quien me llamaba era mi tía N____, (la recuerdo en las siestas bajo el calor narrando historias de miedo) alcancé a ver su cara a pesar de la oscuridad que había dentro del coche, la notaba muy triste y demacrada.
-Vamos, -me dijo- subí ya al auto, te puede agarrar una pulmonía debajo de esta lluvia, fíjate como se mueven esos árboles por la furia del viento, en cualquier momento podes morir aplastado, o agarrarte una pulmonía, te vamos a llevar a un lugar más tranquilo, vas a estar bien, te lo afirmo.
-No, prefiero quedarme aquí hasta que pare un poco la tormenta -le respondí-, les agradezco la atención pero no voy a ir con ustedes.

-¡No seas tonto! Correspondería estar agradecido de que nos preocupemos por vos, basta ya de tu insensatez y sube al coche de una buena vez.
Me insistía tanto para que suba al auto que llego a un punto que llego a molestarme, varias veces le dije que no, le repetí varias veces que prefería quedarme a esperar que pare la lluvia y llegar a mi casa, entonces escuche un grito de mi tía B_____ (que fue la persona que me crió desde muy pequeño cuando había quedado prácticamente huérfano) con la cara desquiciada por los nervios y me hizo conmover de miedo,
-¡No seas Imbécil! Siempre fuiste un inútil y un bueno para nada, ¿acaso estás esperando que te electrocutes o te caiga un rayo en la cabeza? te ordeno que subas ya mismo, caso contrario te vas a arrepentir, esta es la última vez que te lo digo, cuando más grande te volvés mas estúpido, realmente siempre me tuviste harta, entonces un momento antes de subir al oscurecido auto, conseguí fuerzas de algún lado y por primera vez, no le obedecí a pesar de sus gritos y amenazas,
Un poco más atrás, sola en un rincón pude ver a quien fue mi mama A_____, a quien nunca llegué a conocer en profundidad, como fue siempre, no me dijo nada, ella se quedó muda e indiferente, en la cara, tenía algo así como un gesto de desprecio que me dolió mucho y me vino el siguiente pensamiento: Que lindo hubiera sido para mi alma que alguna vez ella hubiera acariciado mis cabellos y me dijera "te quiero mucho hijo".
Cuando me di vuelta, pude ver que había parado ya de llover y que el agua estaba bajando, tímidamente entre nubarrones el sol luchaba por asomar, fue entonces cuando rápidamente me alejé y empecé a correr de ahí, mientras me alejaba podía escuchar las risas que después me dan vueltas en la cabeza durante todo el día.

Por fin me desperté, recién entonces recordé que ellas 3, mi mamá (a quien vi muy pocas veces porque nunca viví con ella y mis 2 tías), llevan ya muchos años desde que fallecieron, ¡sentí mucho miedo, porque me pareció que era algo así como un aviso de algo! estaba transpirando y creo que tenía un poco de fiebre, me dolía mucho la cabeza y el pecho, allí, en ese mismo momento recordé que tenía que ir al médico, quien me pidió que me haga unos estudios de urgencia.
&
Ya no sé cómo hacerles entender que no me inviten mas a llevarme a ningún lado, ya sé que muchas veces les pedí que me llevaran a un lugar lejos de esta vida monótona, aburrida e injusta hasta el cansancio, pero ahora todo cambió, lo único que quiero es curarme pronto de esta puta enfermedad y estar bien junto a las 4 almitas que me quieren y me necesitan&
Lauchon06 de agosto de 2016

2 Comentarios

  • Janet

    Pesadillas de muerte, nadie las quiere soñar y menos cuando se tieme más que dar en la vida.
    Saludos

    06/08/16 10:08

  • Lauchon

    Gracias Janet, sos una persona con buena vibra! Saludos

    06/08/16 11:08

Más de Lauchon