TusTextos

El Niño que Enloqueció de Pavor.

Él siempre duerme frustrado, odiando su vida. Despierta a mitad de noche mientras todos duermen y en el baño llora mirándose al espejo, maldice a cualquier persona que se le venga en mente, luego se lava la cara con agua tibia, apaga la luz con su cabeza y se acuesta nuevamente.

La alarma es puntual, lo despierta a las 6: 43 Am, de lunes a viernes. Se queda tres minutos mirando el techo, siete minutos los días viernes, se levanta rápidamente, se dirige al baño, toma una ducha con agua helada donde sus lágrimas se confunden con las gotas de agua. Prende el televisor y comienza a poner la mesa, su madre y su padre no demoran en levantarse, nunca lo saludan, ni siquiera lo miran a la cara.

Cuando se sienta a comer mira fijamente el televisor, su padre siempre prende un cigarro para ver las noticias y su madre llenas las tazas con agua caliente con su mirada perdida. Termina el desayuno sin ninguna palabra exactamente a las 7: 40 Am.

Luego cierra su puerta, queda mirando un cuadro antiguo de el con sus padres, se inclina y se toma la cabeza, comienza a golpear las paredes y a gritar su nombre unas 14 veces. Luego se viste se despide de sus padres y se dirige al trabajo.

Al llegar, la rutina es la de siempre, se baja de su auto, saluda a todos muy formalmente y se sienta en su escritorio, se sirve un té sin azúcar, comienza a timbrar papeles mientras tararea las canciones que suenan en la radio hasta las 12: 25 Pm donde llega su hora de comer.

Se dirige al salón de comida, donde están todos los trabajadores corriendo y gritando como locos, suspire una vez y se mezcla con el resto corriendo y gritando hasta tomar su bandeja con comida. Se sienta pone una servilleta en su cuello y come lo más rápido posible para volver a su trabajo a las 12: 39 Pm.

Se siente en su computadora, sigue timbrando y ordenando papeles, su jefe siempre llega a entregarle más papeles y se ríe disimuladamente cuando él le saluda amablemente. Termina su trabajo escuchando el boletín informativo de las 5: 30 Pm, donde siempre es una mala noticia. Se despide de todos, se sube a su auto donde unas pocas lágrimas salen de sus ojos y emprende su camino de vuelta a casa.

Al llegar siempre ve un anciano con esquizofrenia intentando entrar a su casa, él lo toma y le explica que no es su hogar, el anciano le escupe y se retira. Entra a su casa, los gritos abundan el lugar, se dirige a la cocina donde su madre está sollozando y su padre está escondido en un mueble asustado. Siempre saca a su padre, lo recuesta en el sillón y lo hace dormir, prende el televisor, le sube el volumen al máximo, para no escuchar a su madre.

El Sol comienza a esconderse, su madre sigue llorando y su padre durmiendo. Él se levanta se viste de payaso, apaga todas las luces del hogar enciende 3 velas y comienza a aplaudir hasta tener la atención de sus padres. Cuando lo quedan mirando, el comienza a mirarlos sonriente y balancea su cara lentamente de izquierda a derecha, saca de su bolsillo fotos antiguas y las comienza a quemar con las velas. Los padres comienzan a sonreír de una forma macabra y aplauden exaltadamente, hasta quedarse dormidos.

Él los toma, los acuesta cada uno en su cama, le pone la camisa de fuerza a cada uno y les susurra al odio que son libres, apaga las luces a las 21: 50 Pm. Se quede con la luz apagada en la cocina, escuchando los gritos aterradores de su padre que tiene pesadillas y la risa macabra de su madre que despierta cada cierto tiempo para observar a su marido y reír.

A las 23: 01 Pm, decide ponerse pijama, con su mirada frustrada mira por la ventana anhelando buenos tiempos para su vida, rogándole al destino que algún día las caricias del infierno dejen en paz su cuerpo y sobre todo esperando que yo… deje de observarlo.
Lezkizofrenia03 de julio de 2014

Más de Lezkizofrenia