TusTextos

Amores Defectuosos y Tiempo que Los Cura.

Corazón:
Te escribo esta carta para saber de vos, me contaron que estás solo y triste como alguna vez estuve yo. Quiero que sepas que te extraño mucho y pedirte perdón por haberte entregado, pero cuando el me dijo que te cuidaría para siempre... no pude más que creer en ese ángel que alguna vez me dijo "Te amo!!!".
Hoy, hundido en esta triste melancolía, quise escribirte, al fin me atreví, si no lo hacía antes es porque me faltaba el valor de decirte "lo siento". Cuando venía de regreso de estar con el muy en lo profundo de mi alma sabía que ese era el final... no sé porqué... sabía que te abandonaba, sabía que no te volvería a ver...

No quiero que sufras porque ya no estás conmigo, sigue viviendo corazón, sigue... hazlo por mí, yo, desde que te perdí, he muerto. Algún día estaremos de nuevo juntos como antes... te lo prometo. Te pido un último favor... no dejes de decirle aunque el ya no te quiera escuchar cuánto la amas, que siempre serás suyo si el te quiere aceptar, y si no lo hace bien... siempre hay un descanso para quien sabe amar, siempre hay un final para la soledad... siempre hay un sueño que soñar...

Gracias por haber sido parte de mí.

Soledad hoy quiero pedirte que cuando vengas a visitarme no olvides traerme un poco de recuerdos, recuerdos de el claro está, no me hagas esperar mucho, mira que soy impaciente. Quisiera hablarte de el, sólo un poco más... lo sé, ya te tengo aburrida, perdona, pero no sé hablar de otra cosa, más que del amor que siento. No te pongas celosa, no tienes porqué... a veces siento que ya ni piensa en mí... No importa, yo sé que algún día vos y yo nos iremos de la mano para siempre, pero no hoy, no ahora, no te enojes, pero aún quiero hacer algunas cositas, aún quiero decirle que "lo amo", pero te ruego que ya no te burles de mí, acompáñame en silencio, déjame mirar a lo lejos y buscarla, déjame soñar con su dulzura, con su ternura... con su amor.

Te espero a la hora de siempre, a la hora que antes el llenaba el espacio en que ahora vos estás. Si puedes trae también algunas músicas de amor, aquellas que alguna vez compartimos. Sentate a mi lado y contempla conmigo la noche, búscalo conmigo... sé que está en alguna de esas estrellas, debe ser aquella, la más linda... no digas nada, sólo déjame descansar en tu hombro y por favor abrázame, ya nadie lo hace... no dejes que el frío de la noche se apodere de mí... acurrucarme soledad, déjame dormir en tus brazos... déjame llorar, ya nos iremos juntos algún día, pero hoy no...

Te espero..

Pasa el tiempo.

Ángel mío te escribo esta carta porque siento que mi vida se va apagando día con día. No pasa un instante sin que piense en el, en mi Príncipe, o busco en todo lo lindo que me rodea, recuerdo sus palabras, imagino sus ojos, lo extraño tanto... sé que no soy una princesa, ni pretendo serlo, sólo sé que lo amo con toda mi alma. No te pido que hagas el milagro de que el vuelva a mí, no me quejo de vivir enamorada eternamente, por sólo un recuerdo de amor, pero ya la búsqueda ha llegado a su fin. El motivo por el cual te escribo es para pedirte que lo cuides por mí, seguro el tendrá su propio ángel que lo protege. No te preocupes ya por mí, yo me quedaré aquí en mi eterna soledad, trataré de dormir, dormir sin nunca más despertar, déjame soñar con el, te ruego que veles cada instante de su vida, dale aquello que yo no tengo para dar. No permitas que sufra, protegerlo y llévalo por caminos de amor y paz.

Si algún día te das una vuelta por acá, no te molestes en despertarme, no vale la pena ya, ahora puedo ver que sólo me resta soñar y si me encuentras mirando a lo lejos es porque estoy con mi luna diciéndole algún poema o simplemente contemplando su belleza, eso sí te pido un favor, abrígame porque en la soledad hace mucho frío... después vuelve junto a ella creo que ya nada queda por hacer acá. Una última cosita, si en algún momento el se siente solo, llévale este beso, mi último beso, aquel que nunca le dí, aquel que quedó en mis labios para siempre...

Un día. Aquel día.

Ayer caía una suave llovizna sobre la ciudad, un viento frío recorría las calles, sentía que mi alma se reflejaba en el exterior y cuando más sol y triste me sentía, pude ver a dos enamorados venir juntos tomados de la mano; en sus rostros mojados se divisaba el brillo del amor, no sentían frío porque se tenían el uno al otro, sus brazos entrelazados los unían, sus labios se llamaban y no les importaba nada, eran solo ellos, y a nadie incumbía. El viento, cómplice de su amor, los rodeaba y los acurrucaba mucho más, eran dos corazones unidos por el amor. La llovizna se hizo lluvia, pero ellos seguían juntos, siempre juntos, a qué podrían temer si no hay fuerza más poderosa que la del amor. Yo los miraba y de mis ojos brotaron lágrimas y me dí cuenta de lo sola que estoy sin vos, quise llamarte, decirte tantas cosas; si supieras que hubiera dado todo lo que soy y todo lo que tengo por que vos y yo seamos ellos; por amar y sentirme amada; reflejar mi alma en tus ojos, decirte en un beso cuánto te amo... pero vos no estabas ahí y yo... yo simplemente te pensé.

Si supieras las noches en que te pienso a cada momento, si supieras las lágrimas que mi amor ha derramado por vos... sé que el amor todo lo puede, pero el amor es cosa de dos, y ahora estoy muy sola, me siento muy sola... y ya no puedo más.

Espero que todos sepan que el amor es hermoso, es lo más hermoso que uno puede experimentar y no me arrepiento de haber amado y seguir haciéndolo, aunque ahora muera sola, aunque ahora todo se acabe les pido a todos aquellos que lean estas palabras que amen, y nunca dejen de soñar, entreguen amor y amor recibirán... yo se los prometo, yo que entregué mi corazón al amor, yo que lloré por amor, yo que sentí el desamor en lo más profundo de mi ser... yo que ya nada tengo, pero sólo soy yo... una tonta enamorada que ahora se despide con sus últimas palabras para aquel amor que un día iluminó cada minuto de su existir.

Pasa el tiempo y me enamoro, de un hombre del cual salido de mis sueños y echo realidad se volvió.

Cuando estoy con el sólo existe amor en mi corazón; el tiempo me da igual, es magia, hechizo y encanto; me hace flotar por un paraíso de ilusiones de donde nunca más quiero regresar.

Quizás no sea la mujer perfecta para vos, quizá yo no sea la ideal, quizás no le doy lo que el quiere, pero de lo que debe estar seguro es que mi amor por el es más que inmenso que el infinito…

Es más que mi inspiración, es más que mi propia vida, es mi plenitud y la razón por la cual deseo siempre vivir.

Si el no está junto a mí, es como si fuese un águila solitaria buscando su eterna compañía, buscando el amor perfecto, la hombre perfecto para mí… Lo estaría buscando.

Cabalgué por el lomo de los sentimientos, y en tan amplio terreno descubrí su nombre y su ojos grabados. Pero lo más curioso es cuando me puse a revisar mi viejo libro del destino, me di cuenta que lo nombraban a el, y que se estaba construyendo un mundo de amor, para cuando la casualidad de la vida nos hiciera el favor de unir al fin nuestros labios en un sublime y tierno beso.

Sé que estoy enamorada de el hombre más bueno, sincero y lindo del mundo, sé que lo amo y que me gustaría amarlo mucho, mucho, pero mucho más… es que ya ocupa todos mis pensamientos, ocupa la melancolía de mi alma cuando ésta lo extraña y descubrí que es la cuerda para atar todas mis fronteras y horizontes; se mi hito, pues quiero ser siempre de su propiedad…

Es la realidad más genial que me pudo haber pasado.

¿Saben? Hay una ultima cosa que me falta por decir, una última cosa que mi corazón quiere revelar... ¿Saben qué?... ¡Es el amor de mi vida!

Y estoy segura de eso.
Lo amo, a el. Agustin.
Martinamanuello19 de septiembre de 2014

Más de Martinamanuello