TusTextos

Sueño y Muerte (fragmento)

El primer recuerdo que le venía en la mente era un gran salón, lleno de personas vestidas de blanco, que la miraban con asombro y admiración. No sabía quiénes eran y cómo paró en ese lugar. Lo único que sabía era que, por alguna razón, era un ser extraño que causaba tanto miedo como admiración.
Luego, recordaba que esas personas la llevaban a distintos salones, algunos muy grandes y otros muy pequeños. Le hacían correr por una superficie que se movía, le hacían saltar sobre camas elásticas, le conectaban tubos y agujas por todo el cuerpo y luego la bañaban con abundante agua. Cuando eso no sabía que aquellos procedimientos eran meros experimentos científicos, tampoco sabía que ella era el objeto de investigación. Lo único que sabía era que, con tantas actividades que le hacían realizar esas personas, se sentía muy cansada y solo quería dormir.
Cuando ellos se dieron cuenta de eso, la pusieron encima de una camilla para que pudiera descansar. Lo último que oyó antes de dormir completamente, fueron estas palabras:
- Aún es débil, pero ya resiste más que antes. Si seguimos así, crearemos un ser perfecto e indestructible.
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Marilú tomó la séptima tasa de café del día. Tenía que terminar tres cuadros que le encargaron sus clientes para la mañana, por lo tanto no tenía otra opción más que trabajar por la madrugada.
Ella era una artista plástica. Aunque su pintura favorita era el acrílico, las personas le pedían cuadros al óleo. No era mucho lo que ganaba, por lo que también trabajaba en una galería de cuadros para pagarse los gastos de su departamento y la facultad.
Por suerte, ya estaba a punto de terminar. Un cuadro era un hermoso paisaje nocturno, mientras que los otros dos eran jarrones con flores. El paisaje lo pintó al óleo mientras que los jarrones con flores los pintó con acrílico. Se sentía cansada y hacía tiempo que no dormía bien. Pero hizo un último esfuerzo para trazar sus últimas pinceladas y dejar a los clientes satisfechos. Como era muy perfeccionista, quería que todo estuviese perfecto y en armonía, por eso no hacía pinceladas rápidas para terminar de una vez. Prefería desvelarse y terminar bien el trabajo. Por eso muchos la recomendaban si querían comprar un lindo cuadro.
Cuando estaba a punto de terminar, le pareció ver a alguien en la ventana. Se asustó. A esas horas nadie la visitaba, por lo que dedujo que podría tratarse de un ladrón.
Pero estaba preparada. Tenía a su disposición un espray y su escaso conocimiento de karate que aprendió en la adolescencia. Le puso el retardador de secado a sus acrílicos y, con su espray, se acercó a la ventana a ver quién quería molestarla.
No vio a nadie.
Volvió a su silla y vio sus cuadros. El paisaje y el jarrón con flores ya estaban terminados. Solo le faltaba una pintura. Se dio cuenta de lo cansada que estaba y que, por eso, ya se imaginaba cosas por no dormir tantas horas. Decidió terminar por la mañana temprano, por lo que salió de su estudio, se encerró en su pieza y, a pesar de la cantidad de café que tomó, logró dormir profundamente.

N/A: Si les ha interesado esta historia, pueden descargar la novela completa aquí, en formato PDF: http://ilustracuentos.files.wordpress.com/2012/10/suec3b1o-y-muerte.pdf

Desde ya, gracias por su atención ^^
Meysahras03 de noviembre de 2012

Más de Meysahras