TusTextos

Cuadro.

Y cada uno volvió a su tarea. Cada uno se sentó en su silla y comenzó a pintar. Unos pintaban casas enormes y pétreas otros osos de peluche sin nariz, y yo que soy el único que te observa, presto mis últimos retoques con las manos manchadas.

Quizá está bien o sólo es una súplica a la artesanía. Debería haberte agarrado de la mano aquella tarde, quizá así lo habría hecho mejor. Pero supongo que ya es tarde. Oigo tus pinceladas por el suelo, la pintura cae chorretosa por el pasillo, nadie lo percibe. Pero yo sé que estás aquí.

Y oigo tu crítica muy cerca de mi cuello.
Observas el pelele de mi lienzo y lloras. La sangre te horroriza.

"Tras milenios y milenios de noches en vela, de juegos robados y mentiras que persiguen hasta el alba, aquel hombre empapado, se arrancó la piel y se besó los huesos".
Mi3huella10 de octubre de 2011

1 Comentarios

  • Agora

    ..."oigo tus pinceladas por el suelo"...
    y leo con deleite tus letras...!

    21/10/11 02:10

Más de Mi3huella