TusTextos

La Realidad







La realidad



La realidad es la manera en la que las cosas son, no la manera en la te gustaría que fueran. Los filósofos y los científicos a menudo debaten acerca de la verdadera naturaleza de la realidad, y un pensamiento común es que la realidad es el conjunto de condiciones sociales y morales que afectan a un individuo. Haciéndonos eco de las palabras de una famosa frase pronunciada por el director Tim Burton, la locura de una persona es a menudo la realidad de otra.

La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos.

A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.

Dicen que los sueños sólo son reales mientras duran. ¿Puedes decir lo mismo de la vida?
En ocasiones la realidad se abre paso a través de las locuras más incomprensibles y a veces y sólo a veces por andar por las nubes uno se olvida del suelo.

Es curioso que los colores del mundo real solo parecen verdaderos cuando los vemos en una pantalla y aceptamos la realidad del mundo que nos presentan.

Juan Salvador gaviota héroe de uno de mis libros preferidos, pasó el resto de sus días solo, pero voló mucho más allá de los lejanos acantilados. Su único pesar no era la soledad, sino que las otras gaviotas se negasen a creer en la gloria que les esperaba al volar, que se negasen a abrir los ojos y a ver, y es que lo mejor que tienen los sueños es que se pueden hacerse realidad.


En las grandes cosas los hombres se muestran como les conviene mostrarse, en las pequeñas se muestras como son, por eso los filosos mantienen con la realidad de la existencia la sensibilidad como el arte mantiene con la realidad al sueño; la contempla con minuciosidad y con gusto: pues de esas imágenes saca él su interpretación de la vida y mediante esos sucesos se ejercita para la vida.

Un psiquiatra dijo que las canciones de amor sólo son una trampa cruel que alimenta las fantasías de la gente.
¿Romanticismo en la vida cotidiana? Eso no existe, en realidad es una entelequia vana que intenta a modo de payasada soslayarnos la vida y que esta no sea tan aburrida es por eso que no hay más realidad que la imagen ni más vida que la conciencia, cada cual mira los acontecimientos desde su esquina, con el rostro vuelto hacia la pared para no ver lo que no quiere.

Hubo un tiempo en que me apasionaban las drogas. He probado todas las que he podido conseguir. Pero nunca lo he hecho para buscar el placer, o para ser feliz, o para afrontar la vida. Las drogas son maravillosas porque te abren la mente. Te hacen comprobar que la verdad no existe, que todo es relativo. La droga te da otra visión, otra dimensión, te hace ver que nada es lo que parece, que nada es, la única realidad es tu realidad y será lo que tú seas capaz de ver.

Enfrenta la realidad tal como es, no como era o como deseas que fuera, nada podrá descubrir lo inexplicable, la realidad es un pozo de enigmas, el lenguaje no sólo describe la realidad, sino que además es capaz de crearla. Nuestra forma de hablarnos a nosotros mismos afecta tremendamente a nuestra manera de relacionarnos con el mundo y así nos vemos y nos ven, la realidad es un espejo, no hay nada en él que no sea de nosotros.

La realidad será lo que seamos capaces de construir, los sueños no se hacen realidad solos. Tienes que hacerlos reales. Requiere mucho esfuerzo, no es fácil, pero tampoco imposible.

Sólo los idiotas creen en la realidad del mundo, lo real es inmundo y hay que soportarlo.

Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias.

La realidad es aquello que, cuando uno deja de creer en ello, no desaparece.

Mi realidad es el recuento de mi decadencia, el absurdo devenir de un tiempo enjaulado entre segmentos de tiempos que siempre serán caducos y que como un susurro al oído, más pronto que tarde, desaparecerán.

En este estadio de la vida, mátame, tortúrame, pero no me aburras por favor, he vivido y por fin me he dado cuenta que hay tres tipos de individuos, víctimas, salvadores y verdugos y al final los salvadores se convierten en verdugos porque la cruda realidad es que uno sólo debe salvarse así mismo, cuando salvamos a alguien nos convertimos en verdugos de su desgracia y somos víctimas de su desdicha y lo que fue un acto de fe se convierte en un acto de traición sobre nosotros mismos, nos convertimos en víctimas de la realidad que no es la nuestra.

La única verdad es la realidad.





Polaris30 de agosto de 2019

6 Recomendaciones

3 Comentarios

  • Eliakazan

    "Sólo los idiotas creen en la realidad del mundo, lo real es inmundo y hay que soportarlo." Yo soy una de esas idiotas.

    02/09/19 10:09

  • Mayoazul

    "La única verdad es la realidad" Y que triste que sea verdad.

    02/09/19 11:09

  • Clopezn

    En mi opinión hay un cuarto grupo y es el ignorante de una determinada realidad que vive feliz en la suya, en la que sus sueños están colmados y sus necesidades cubiertas a pesar de que nos empeñemos en generarle sueños nuevos y necesidades nuevas. No es víctima, ni verdugo ni salvador. Solo es ajeno a mi realidad y desde luego lejos de llegar a ser salvador al abrirle los ojos, me acabo convirtiendo en su verdugo y a el lo convierto en víctima a su pesar sin haberlo solicitado ni haber contrariado en ningún momento mi realidad.
    Profunda reflexión la que nos muestras. Un saludo cordial.

    06/09/19 01:09

Más de Polaris