TT
El Primer Amor 23 de mayo de 2012
por ricardodp
Las últimas horas del día mueren lentamente, en esa quietud propia de languidez y relajación de las tardes moribundas. El clima está templado y agradable. Una luz tenue que indica el final del día y el inicio de las penumbras penetra desde el exterior a través de las ventanas.

Los empleados ya se han ido y la atmósfera es tranquila. Me he retirado a mi despacho, que siempre ha sido mi refugio favorito en medio del huracán que a diario nos azota cuando la tormenta comercial arrecia en nuestras vidas.

Me gusta esta hora del día, porque suelo apagar las luces de la oficina y dejo sólo las lámparas de los escritorios. Me gusta el clima de relajada intimidad que logro de esa forma.

Me apoltrono en el sillón del escritorio en mi despacho y desconecto los auriculares del ordenador para sentir la música envolverme en ese ambiente. Esos momentos me sirven para concentrarme en mis cosas particulares. Retraso así unos momentos la llegada al hogar.

Ahora suena Foo Fighters y las melodías que pasan contribuyen a que me sienta a gusto conmigo mismo. Next year... Everlong... los mensajes llegan a mi cerebro y esa mezcla de reflexiones, quejas y dudas melancólicas expresan los mismos sentimientos que tengo dentro mío. Se transforman en sensaciones y necesidades sin expresar.

Este puede ser un momento del día oscuro o luminoso. Depende de mi estado de ánimo. Pero últimamente no he podido dejar de pensar en todo aquello que no hice. En las cuentas pendientes y en las chances que se presentan por única vez. Y que desperdicié.

A lo largo de mi vida he logrado muchas cosas... tal vez más que la mayoría, pero dentro de mi alma aún quedan cuentas pendientes que no creo que pueda olvidar jamás.

La vida es curiosa y atrevida. Me ha llevado por lugares impensados y si hoy tuviera que hacer un balance podría decir que mi viaje ha sido extraordinario. Mi empeño en planear y controlar lo que sucede a mi alrededor jamás ha dado resultado alguno.

Nunca he podido controlar más que pequeños detalles. La vida ha sido imprevisiblemente maravillosa... y divertida. Miro hacia atrás y no puedo entender de qué manera el hilo de Ariadna se ha extendido hasta este punto en mi vida.

No puedo dejar de estar agradecido, pero igualmente las dudas siguen ahí. Me pregunto que hubiera sucedido si tantos años atrás ella hubiera aceptado mi propuesta. Quisiera saber que mezcla de orgullo, cobardía o miedo al ridículo impidió que siguiera insistiendo.

Me sorprendo con mis propios pensamientos... la noche parece venir de autocastigo reflexivo. Le recuerdo vivaz, con su hermoso cabello negro y su sonrisa fácil. No ha cambiado en estos años. Cuando le veo.. no puedo evitar preguntarme después de tantos años si no podríamos haber sido felices. Algo me dice que si.

Entendedme bien... no me quejo. Soy razonablemente feliz. Estable y feliz. Pero no puedo negar que soy un romántico. Creo que el primer amor nunca se puede olvidar.

4 Comentarios

Que lindo escrito, sabes me hiciste recordar mis verdaderos sentimientos, mi primer amor, para no perderlo, decidí ser su amiga, me conformo con tenerlo como amigo a jamás tenerlo como nada... Bello tu escrito, Felicidades...

23/05/12 09:05

Si, un texto con gusto
saludos

Antonio

23/05/12 10:05

amor, ahhh el amor me encanto de verdad muy sincero felicidades dulce de leer, un romántico, bueno, no se niega...en fin !maravilloso¡ felicidades otra vez

24/05/12 01:05

Tambien a mi me gusto. Maduro y real. Saludos

24/05/12 04:05

Sigue leyendo a Ricardodp arrow_downward

Travesía
1545 lecturas, 2 comentarios
El Valor de la Vida
1695 lecturas, 2 comentarios
El Primer Amor
1257 lecturas, 4 comentarios
Tiempos Extraños
1055 lecturas, 0 comentarios
Lo que Vendrá
1587 lecturas, 2 comentarios
Chat