TusTextos

Derecho a Botar

No creo en las democracias que imperan hoy en día.
Nunca he votado a ningún partido político,
y no me avergüenzo de confesarlo.
Partido equivale a división,
y a mí no me gusta
un planeta dividido.
Sólo concibo un mundo,
dirigido por los más capacitados,
ayudados por los menos dotados;
que sólo busquen el bien de todos;
en el que todos den lo mejor de sí mismos;
en el que todos remen en la misma dirección;
y en el que no haya desigualdad de clases.
Si eres un ser dotado y fuerte y por ello eres favorecido económicamente,
si eres un ser peor dotado y débil y por ello eres desfavorecido económicamente,
simplemente no hay derecho.
Ser más dotado sólo es una cuestión de suerte,
y nadie que esté en la cima está libre de caer.
Por egoísmo al menos,
creemos una sociedad de iguales aunque diferentes,
donde partiendo de la diferencia todos nos apoyemos.

DERECHO A BOTAR
Botar: Arrojar, tirar, echar fuera a alguien o algo. RAE.
Nadie en su sano juicio se le ocurriría plantear que se sometiera a votación popular la elección de las personas que son más aptas para operar de corazón o construir puentes. Eso sólo lo pueden decidir un grupo de sabios del gremio específico. Por eso mismo, yo, como desconocedor de las materias a tratar, ni soy quien ni puedo decidir qué cirujanos e ingenieros son los mejores para ocupar esas plazas. Por esa regla de tres, mucho menos voy a ser capaz de decidir qué personas son las más aptas para llevar las riendas de la nación, decisión mucho más importante que los dos ejemplos que he puesto anteriormente. Por eso estoy totalmente en contra de las democracias que imperan hoy en día.

Los políticos deben de ser elegidos por un selecto grupo de sabios que hayan probado su imparcialidad y su conocimiento en los temas de gestión de todo tipo. Deben de saber elegir a las personas más competentes para dirigir la nación, gestores que tengan por principio absoluto no arruinar a su país y sentar las bases para que la prosperidad llegue hasta al último de sus ciudadanos. Por supuesto, sus puestos han de ser duraderos para acabar con el cortoplacismo que tanto daño hace actualmente, pues los políticos de ahora sólo piensan a cuatro años vista, y no ven más allá del mandato que les ha tocado desgobernar y dejan de planificar el futuro a medio y largo plazo.

Que esté en contra de las democracias que imperan hoy no quiere decir que el pueblo deba ser dejado de lado en asuntos de gobierno. Para mí, no debemos tener ningún derecho a elegir a nuestros gobernantes porque no sabemos cuales son los mejores, pero sí sabemos cuáles son los peores, eso salta a la vista, no hay más que echar una ojeada a Nicolás Maduro para saber que es un pseudogobernante nefasto para el pueblo venezolano. Ahí es donde debe entrar la democracia como yo la entiendo. El pueblo tiene que tener derecho a botar con "b", es decir, a echarlos mediante una moción de censura general y decir al grupo de sabios que elija otro equipo para gobernar al país.

Por supuesto los gobernantes cesados no han de irse con ningún tipo de prebendas, perderán todo su patrimonio, nada de sueldos vitalicios y les esperará la cárcel si han robado y arruinado al país. Para el grupo de sabios también debe de haber castigo, si se equivocan dos veces en su elección, han de ser desposeídos de su cargo y el gremio de eruditos de la gestión pública ha de elegir a otro, por supuesto aquellos sufrirán el mismo castigo que los gestores salientes. Observaréis que ahora, al final, no empleo la palabra político porque para mí está maldita y ha de quedar en desuso una temporada, bastante daño han hecho los que se han denominado así, han sido mentirosos, sociópatas, ególatras y manirrotos. Desde sus poltronas con los bolsillos llenos, les importa un pimiento los problemas del pueblo. Y por supuesto los gestores públicos han de dejar de tener el constante protagonismo que ahora poseen, ya está bien de tenerlos hasta en la sopa. La gestión pública ha de ser como un órgano de nuestro cuerpo, ni más ni menos importante que los demás. Han de hablar menos y gestionar mejor.

Clave primordial para que funcione la Administración es que haya una verdadera separación entre los tres poderes, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, el Ejecutivo y el Legislativo han de dejar de meter sus sucias manos en el poder Judicial, a los que yo añadiría dos poderes más al mismo nivel, el Tribunal de cuentas, para que se les pare en seco a los despilfarradores y a los corruptos, y el de los Periodistas, que deben de disponer de todo el espectro radioeléctrico libre sin trabas, así como libertad en todas las redes sociales para desempeñar su crucial labor, mantener informada a la población para que ésta pueda decidir cuando hay que pedir las mociones de censura generales, ya estimaremos el número de firmas total para convocarlas, ahí no sé que decir: el 20% de la población, el 30%, el 40%, el 50% o el 75%, no sé por cual decidirme, ya nos pondremos de acuerdo.
Unodealcoy14 de julio de 2020

1 Recomendaciones

1 Comentarios

  • Jean

    Las ideas estan presentes, en ellas nadan las soluciones tratando de calmar el caudal, en usted solo veo las gotas de un rio, que antes fueron un problema.

    15/07/20 07:07

Más de Unodealcoy