TusTextos

Filomena.

Quién pudiera hacerse cargo de la vagoneta del mundo y cual caballo percherón, arrastrarla por los raíles de la oscuridad al desafío de la luz. Un mundo deshonesto, en el que la envidia es la hierba que crece en cualquier parte. Un paraje inhóspito en el que la maldad adoctrina a sus secuaces y la mentira es el recurso que hace ser fuertes a los miserables.


La soledad sirve de refugio a los amantes de la verdad, que intentaron sostener la creación de los antiguos y fueron convertidos en desarrapados por la inacción de sus iguales. La mentira es un universo que se autoalimenta, nos hacen creer que lo que es inusual, debería ser normal y que los que transitamos la normalidad somos seres raros. Mantenemos vivos, ministerios de la verdad y de igualdad que ni siquiera Orwell en sus distopías habría imaginado.


Intentan hacernos cree que los gais, lesbianas, trans, el universo lgtbi, etc, etc... son más normales que el ser humano de toda la vida. Me parece una evolución creada a golpe de interés y talonario, para sostener los niveles de vida de algunos poderosos, que entraron en política a base de engañarnos.


Intentan que pensemos que acoger a los que llegan, es una obligación, aunque todo se haga fuera de la ley y a costa siempre de los mismos.


Tenemos:


-Un ministro de interior y un ministro de fomento, que cuando dan ruedas de prensa conjunta, parecen Pepe Gotera y Otilio.


-Una ministra portavoz que debería ir a la escuela para que la enseñaran a hablar, ya que ni ella misma se entiende.


-Un ministro de ciencia que todavía está en la Luna.


-Una ministra de educación que intenta acabar con nuestra lengua y adoctrinar a nuestros hijos.


-Una ministra de industria en un país sin industrias.


-Una ministra de exteriores que está desactivada.


-Una ministra de trabajo con casi cuatro millones de parados y 755000 trabajadores en ERTE.


-Una ministra de política territorial que tiene 17 autonomías que funcionan como pollo sin cabeza.


-Un ministro de universidades que está desaparecido.


-Un ministro de justicia que no defiende la independencia de los jueces y una fiscal general que forma parte del gobierno.


-Un ministro de cultura y deportes que no sabe ni de lo uno ni de lo otro.


-Un ministro de sanidad(filósofo) con 53000 muertes confirmadas y muchas más que están por confirmar.


-Un ministro de agricultura y pesca sin peso específico en la unión europea y por tanto sin margen de maniobra en las negociaciones.


-Un ministro de seguridad social que entró como independiente pero que ahora trabaja para el gobierno en lugar de para los trabajadores y pensionistas.


-Una ministra de transición ecológica que mira más por la ecología, que por el bienestar de su país y sus ciudadanos.


-Una ministra de economía y otra de defensa que se podrían salvar, si acabaran de dar el paso adelante que les falta.


-Un ministro de consumo, al que el tiempo ha acabado por consumir sus ideales y su forma de pensar para convertir en adicto al poder.


-Un matrimonio o matrimonia podemita, con coleta el y con poca sicología ella, que se han hecho con un poder nada despreciable, a costa de despreciar sus propias ideas, que fueron las que les llevaron hasta allí.


-Un presidente de gobierno muy fotogénico, pero totalmente prescindible, pues en realidad lo único que ha hecho desde que ocupó el cargo es buscar trabajo a sus amigos y volar en Falcon.


Tenemos un país con 17 autonomías en las que todos sus ciudadanos deberían tener los mismos derechos y sin embargo, no es así. Un montón de cargos elegidos a dedo, una pila de instituciones duplicadas, un conjunto de políticos inservible pero que maman del estado, con un cúmulo de leyes anticonstitucionales y un tribunal constitucional que no ejerce sus funciones.


Un gobierno que por desgracia ha vendido su alma a los separatistas y a los asesinos que han llevado a cabo 3000 atentados, 864 muertos y más de 7000 víctimas y ahora se quieren hacer pasar por demócratas y enseñarnos a los demás.


Nuestro país necesita un pueblo unido y cohesionado, que haga ver que el control está realmente en nuestras manos y que los políticos están simplemente para gestionar nuestros intereses como nación, durante cuatro años.


No es cuestión de izquierdas o derechas, es simplemente equidad y justicia, para los españoles que hemos dado vida a esta nación y que tenemos una identidad, de la que deberíamos sentirnos orgullosos. Debemos alcanzar la paz y la igualdad social entre compatriotas, para lo cual se deben olvidar las teorías políticas y mirar más por el bienestar de la ciudadanía, que es la que a la postre debería ostentar el poder de decisión.


En este país por desgracia sobran parásitos y faltan ideas e ideales, que en lugar de buscar el bienestar propio, busquen el interés de la sociedad en su conjunto.


Desde mi punto de vista hoy por hoy no hay ningún político en España que sea mínimamente creíble, por culpa de unos y de otros, tenemos un país que está siendo invadido de manera silenciosa por gente llegada de fuera, entre los que se encuentran radicales que más tarde o más temprano, acabarán por intentar imponer su mundo, en un país en el que sino ponemos remedio, acabarán por ser mayoría.


Es una lástima que el poder y el dinero hayan acabado por imponerse a los ideales; y el aborto, la eutanasia y el suicidio, al derecho a la vida y al derecho a la objeción de conciencia.


Hoy me duele el corazón y el frío del aliento de Filomena, en la capital, me hiela la sangre, a la vez que enfría la capacidad de ser consciente, de que España desaparece poco a poco, bajo este manto blanco de dejadez e indiferencia.



Voltereta17 de enero de 2021

6 Recomendaciones

6 Comentarios

  • Remi

    Una fotografía del panorama que tenemos bastante precisa. Vergüenza e indignación se mezclan con la pena en este presente que tenemos. Mientras la curva de la ola sube los malos presagios sobre el escaparte político que tenemos nos muestra un futuro bastante desalentador.
    Si mi abuelo levantara la cabeza se echaría a temblar, pensaría que no hemos aprendido nada de la historia.
    Un abrazo Voltereta.

    18/01/21 05:01

  • Regina

    Sabias palabras, Voltereta, que conoces bién como manejan este tren.
    Saludos cordiales.

    20/01/21 05:01

  • Danae

    Son tiempos oscuros donde lo
    peor de las personas campa a sus anchas. Esperemos que el reducto de humanidad que aún aflora en nuestro entorno sea lo bastante fuerte como para no ahogar también la sensibilidad social. Por lo pronto, no ahoga tu clara voz de poeta. Siempre te has mostrado idealista y reivindicativo de un mundo más justo, y así sigues. Gracias por conservar ese valor inmutable, amigo. Un gran abrazo

    22/01/21 01:01

  • Enroque

    No puedo menos que, simbólicamente, quitarme el sombrero e inclinar la cabeza con respeto ante una reflexión plagada de evidencias incontestables que, como dice el autor, no son cuestión de izquierdas ni de derechas.
    La verdad no tiene sentido del voto y la mentira está magníficamente definida en el primer párrafo: "es el recurso que hace ser fuertes a los miserables".

    27/01/21 09:01

  • Clopezn

    Una gran reflexión de una realidad que con la perspectiva del tiempo que ha pasado desde que fue escrita, no deja de empeorar, de enfangarse y de llevarnos por la senda inequívoca hacia una confrontación populista, olvidando todos nosotros al margen de que nos dirigen como a borregos, que esos sentimientos que afloran escuchando el transistor, envidando o cantando las cuarenta, ni nos van a poner en marcha, ni nos van a dar casa, ni nos llenarán la barriga, ni pagarán nuestras facturas, por más que un letrero en nuestra lengua nos enorgullezca, la rojigualda ondee en las instituciones, disfrutemos reventándole el negocio al vecino o quemando el álbum de fotos de perpetuos inquilinos.
    Un saludo cordial.

    05/03/21 05:03

  • Papillon

    Texto valiente. Hoy si eres hombre y hetero ya casi tienes que pedir perdón.por normalizar ya hay que normalizar atropellos y la mentira por sistema

    27/08/21 03:08

Más de Voltereta