TusTextos

Chocolate

¡Me encanta el chocolate! Su sabor y su olor es algo que me fascina al extremo. Pero no todo el chocolate, debe ser uno refinado, a veces orgánico, vamos uno de calidad. Y no siempre pero generalmente el chocolate caro es el de mejor sabor. Además del chocolate me gusta la carne, ¡me encanta! Y de la misma manera, no es regla que se cumpla en todos los casos, pero casi siempre la carne cara es la de mayor exquisitez para mi paladar. Debe de tener finura, textura, su perfume natural debe hechizar a mi olfato, a mi vista con sus formas y su níveo color, ¡la carne vieja u oscura simplemente la detesto! Pero la de una hermosa joven de tez blanca… ¡Mmm! El sólo pensarlo me hace estremecer, aunque algo de culpa hace mella en mi ser, lo admito, el hecho de recordar que me he comido a la esposa de mi mejor amigo.

Verás no me siento orgulloso de decir que al principio fue algo única y exclusivamente físico sin más, es decir la deseaba y la tuve, además ella me correspondió a la primera. Sentí su torso desnudo entre mis brazos y pude evocar las sinuosas formas de una guitarra, ¡Ahh, bello instrumento! Ideado por el hombre para llevarlo hasta el éxtasis, al orgasmo de su alma…, y fue justo en ese momento que me pregunté si dios en toda su desfachatez habría querido crear exactamente lo mismo con la mujer; el vehículo y el camino hacia aquello que, dicen los que saben, es “el nirvana”, la cúspide del planteamiento existencial. En fin, el punto es que no me contuve, en medio del delirio sexual la tomé fuerte del cuello y la estrangulé hasta sacar esas notas cargadas de dolor, me excitaba sobremanera cuando veía sus ojos lánguidos, vacuos, enmarcados en medio de aquella mueca de angustia que esbozaba su bello rostro moribundo.

Al calor del momento me comí parte de una pierna, esos muslos eran lo que más llamaba mi atención y por obvias razones fue lo que más disfruté, el resto del cadáver tuve que mantenerlo irremediablemente en la nevera y claro, con el pasar de los días ya no tuvo el sabor de aquel primer festín, aunque debo remarcar que cumplió con mis más altos estándares de calidad.

¿Y si a la próxima la baño previamente en chocolate?
Abyssos11 de junio de 2022

1 Recomendaciones

2 Comentarios

  • Voltereta

    A veces nuestros más oscuros deseos se convierten en realidad, es entonces cuando nos sentimos plenos, a pesar de lo que puedan opinar los demás.

    Imaginación no falta en el relato y morbo tampoco, a pesar de todo, me quedo con el chocolate.

    Un saludo.

    25/06/22 06:06

  • Abyssos

    Gracia Volte, un gusto encontrarte aún por acá.

    08/09/22 04:09

Más de Abyssos