TusTextos

Cocinar

El brócoli!! Los pimientos!!... Uff ya la cagué!! Carajo debí hacer la lista!! Ahora tengo que dar toda la puta vuelta! Pucha! Si por lo menos hubiera sacado el carro, pero no...no quería despertarlos.
En fin, respira, calma, no vale la pena joderse el humor por mi falta de previsión.
Hoy está caliente quizás unos 32 grados centigrados, como quisiera estar en la playa, hundirme en las olas... mmm... ...qué rico!!
El sudor me quita de mis pensamientos, repaso en mente lo que me falta... Brócoli, unos pimientos, qué más?? Me fijo en las bolsas, para estar seguro que no me vaya ha faltar algo nuevamente: tomate, azucar, canela, arroz..., ok, todo en orden.

Sigo mis pasos de vuelta al mercado, en el camino hay un parque, es el parque central de mi pequeña ciudad, en las noches de fin de semana los jóvenes y adultos se encuentrar para calentar motores para la fiesta de la noche.
El fin de semana pasado estuve con Marco, Mauricio, Bruno, su hermano Aldo y otros amigos encerrados en la parte trasera de la tienda, tomándonos cervezas tras cervezas, hablando pendejada y media. Después de salir casi prácticamente borrachos nos fuimos para la fiesta. La pasamos bien, cada uno encontró alguna chica nocturna, al día siguiente en el Contry Club el Bosque nos echaríamos bromas y nadaríamos en la piscina luego de la pichanga matutina obligada.
Ahora estoy en el mercado, no es muy grande pero tiene lo que me falta, voy donde la casera de siempre, me mira risueña y le digo: -Seño, hoy olvidé mi cerebro en la casa deme un kilo de brócolis y unos 5 pimientos, bonitos y grandes ha? Exclamo. La señora regordeta se ríe y me da mi pedido. Salgo del mercado, el calor está o lo siento más fuerte, seguro por la casi doble caminata que estoy haciendo, reniego conmigo mismo y voy de vuelta a la casa.
Pienso nuevamente en la playa, en lo bien que estuvo la última vez, las olas habían sido excelentes, exuberantes, era un reto nadar y correrlas de pechito como acostumbrabamos. El próximo fin ya planeamos volver, vamos temprano en la mañana, nos quedamos en la casa de Pato en Punta Negra, a la noche una super fiesta, playita, chicas y sus chelitas bien heladas, se me hace agua a la boca de sólo pensarlo.
Llego a la casa, busco mis llaves y entro, aún descansan, me alegro de que por lo menos algo salió bien, la sorpresa les va caer como anillo al dedo, ni se la esperan, pienso y me sonrio.
Apurimak21 de octubre de 2015

2 Comentarios

  • Romivi

    interesante, siempre es bueno compartir algo de nuetras vidas con los demas

    22/10/15 03:10

  • Apurimak

    No es exactamente algo que me hubiese ocurrido, es una mezcla de un pasado con su salsa!Gracias por el comentario!

    23/10/15 11:10

Más de Apurimak