TusTextos

Entraron a mi Cabeza y Me Intentaron Cazar. ( Primeras Palabras )

“No busco compasión ni un buen texto al momento de escribir esto. Busco sensaciones, realidad imaginativa, la pasión por pasión existente nuestro cuerpo y por buscar mí libertad igual que a un hija/o perdida/o”.

Partiré por darle las gracias a los gritos, a los abogados que amamantaron a los fetos, que hoy ya son grandes personas grises, al dinero por esclavizar los sueños, a las cuchillas de los hermanos inconsecuencia y cordura que cortaron mis alas, a los golpes de la vida que siempre aparecen por sorpresa, al sentimiento de decepcionar por acompañarme en mis momentos difíciles y sobre todo a la muerte que se hace presente generando una especie de consuelo para los pobres.

Comenzaré a explica lo sucedido, si se relajan y abren su mente.


Bien, todo comenzó cuando el sufrimiento y las imágenes violentas comenzaron a acompañarme en mi infancia, cuando la soledad me observaba en esa antigua escalera de madera, con mis antebrazos en las rodillas y la cara en los antebrazos, secándome las lágrimas, esperando el consuelo de mis padres que nunca llegaba. Siempre fui más sensible de lo que podrían imaginar, componiendo letras desde pequeño, siempre con la cara de alguien fuerte, con mis manos sucias intentando salvar a una abeja que se ahogaba o corriendo detrás de mi padre en un día de verano.

Una noche, solo en mi cama, comencé a escuchar gritos, de pronto entro una mujer llorando sangre negra, completamente de color piel, me abrazo y solo movía su cabeza de izquierda a derecha lentamente. Atrás venía una pantera negra con una chaqueta de cuero, lo único que se escuchaba de su boca eran pitidos de censura, tenía un rostro de odio muy grande y su cola tenía manchas de sangre. Se intentó abalanzar hacía la mujer, yo la abrace con todas mis fuerzas intentando protegerla, pero una ave atravesó la cabeza del puma a centímetros de nosotros. El puma cayó y el ave vomito a una anciana sin cabeza que me tomo y me llevo a salvo en una manta, por el camino vi a dos personas observándome en el tejado y detrás una luna en el clímax del suicidio. Llegue a una habitación donde me esperaba un pequeño niño igual que yo, muy preocupado por mí, me sonrió y se quedó dormido, intente hace lo mismo pero era imposible dormir esa noche, se sentían las pisadas del puma que se acercaba hacía mí, con sus malas intenciones y su olor a azufre. Sin esperar ningún segundo grité tan fuerte, que de mi boca salió una luz que toco el cielo y por esa misma luz me eleve hasta la última nube, donde me esperaba un viejo sabio con un libro de fotos, ahí me mostró fotografías de todos sus errores, pero siempre con una sonrisa y con los ojos llenos de nostalgia. Cuando termino la última página, saco otro libro más negro que el carbón, su rostro pasó a ponerse triste y lo abrió temblorosamente. Eran fotos de su futuro, de todo lo que pagaría, fotos horribles, terribles, nauseabundas, que con tranquilidad me las mostraba sin decir ninguna palabra. El viejo se transformó en el ave que me había salvado y se marchó.

Me di cuenta que si había logrado dormir, que solo fue un sueño, pero había dormido por años, ya estaba más grande. Sin pensarlo corrí hacía la cocina esperando ver a mi madre y a mi padre, de mi sonrisa florecían árboles, frutas exóticas y saciaba la sed del mundo entero. Entré a la cocina y vi solo a mi madre, con su sonrisa forzada y los ojos temblorosos, con mi cara asustada me acerque a ella y me senté a su izquierda y pregunte:

-“¿ Se termina mi infancia hoy, verdad’?”
Ella solo movió su cabeza señalando un “Si”.
Lezkizofrenia13 de mayo de 2014

3 Comentarios

  • Superandoloimposible

    Es... Precioso. Me ha destrozado el alma pero... Me ha gustado muchiso. Felicidades. Un beso.

    14/05/14 10:05

  • Vanished

    Llegue a una habitación donde me esperaba un pequeño niño igual que yo, muy preocupado por mí, me sonrió y se quedó dormido,

    12/06/14 11:06

  • Vanished

    :)

    12/06/14 11:06

Más de Lezkizofrenia