TusTextos

La Bestia, un Relato. Tercera Parte.

Caín estaba celoso. Abel era un tanto repelente, aunque por bueno. El primero mató al segundo y fué condenado. En el mismo instante en que el primer pensamiento sobre el asesinato fué llevado a términos prácticos en la realidad objetiva, nació la bestia.

Millones de años después un hombre mató a otro erigiéndose como el último de su espécie. La bestia estuvo presente, saboreando el momento como si de su última cena se tratase. Lo era.

Presente. Un giróvago creé ser la bestia. Vagando de un lado a otro intentando contener esa gran maldición perniciosa que asume ser. Sus noches son horrendas. Sus mañanas monótonas, poco significativas. El dolor de ese pecado amenazó su cordura un tiempo, hasta que la perdió. Entonces mata a aquella muchacha ignorante y poco hábil que hoy habría cumplido veintitres años. Se ensaña con ella de un modo que invita a obviar toda clase de descripción al respecto. Cuando la policía le detiene, el giróvago sonríe de oreja a oreja. La sangre que brota de la comisura de los labios se estrella contra el suelo trazando un curioso dibujo que, desconocido y arcano, atraviesa la significancia cósmica en su erudita majestad para traer el horror al corazón de los hombres. Nadie parece percibirlo. Y él grita incoherencias mientras dos agentes que hoy morirán de un infarto fulminante a las doce de la noche en dos localizaciones diferentes, le conducen al asiento trasero de su coche patrulla.

Más tarde. Un joven es encerrado en una celda de aislamiento. El silencio habla por si solo, cuchicheando como una quinceañera reglosa. Las horas pasan, los días pasan, los meses pasan. De pronto el cuchicheo se convierte en un grito agónico que nadie más que el joven puede oír, porque viene de su alma moribunda, de su débil cordura. Cae al suelo con los ojos inmóviles mirando a la nada. Luego sonríe. No puede evitar decir:

"Toc-Toc ¿Quién es? El lobo"

...y el lobo ha entrado en casa.

Transhumante30 de octubre de 2010

4 Comentarios

  • Norah

    En el mismo instante en que el primer pensamiento sobre el asesinato fue llevado a términos prácticos en la realidad objetiva, nació la bestia, cuando pensamiento y acto coincidieron…en verdad estupendo eso de la bondad de Abel repelente, cada vez introduces mas circunloquios, brillante.Cariños

    30/10/10 03:10

  • Nemo

    Muy bueno!!... una bestia que nos ronda y hace su esfuerzo para entrar... El estilo es estupendo!
    Seguimos...
    Saludos!

    30/10/10 05:10

  • Transhumante

    Gracias. Hasta hoy no sabía que era un circunloquio. Pero estás, al parecer, en lo cierto en cuanto a la intención (si la hay) tras la historia.

    Un saludo Norah

    Gracias por tus halagos Nemo (por cierto, has escogido un nombre genial). Entramos en la recta final.

    Saludos

    30/10/10 10:10

  • Norah

    Algo en mi me dice, que sabes muy bien de circunloquios, y ademas consciente o insconciente, siempre hay una intencion, beso.

    31/10/10 02:10

Más de Transhumante