TusTextos

Una Historia Sin Nombre... (cap.6)

Dice que cuando vives tanto tiempo en alta mar, los vínculos entre los marineros crecen, perduran y hasta se modifican. Al igual que los secretos profundos se despejan y las negociaciones severas que se crean de la manera inesperada.

Pasaron 6 meses desde que Y dejó el puerto de Málaga y su vida ya se hallaba habituada a la de un marinero. Los negocios que el doctor Parada le había encomendado eran la empresa más importante que abarcaba ahora su nueva vida. Encomendado a las importaciones y exportaciones con las empresas del continente africano por el doctor, sabía que no había otra opción más que tener éxito. Consiguió aprender un par de lenguas africanas al igual que ciertas costumbres que lo influenciaron en su actuar. En su porte se notaba un ser rudo y audaz del que sus compañeros marineros no percataban.

Siendo un tripulante más del “Odiseo” gustaba de realizar las mismas tareas que sus compañeros asumían en sus labores diarias. Aun siendo el segundo al mando del navío, Y era un hombre de trabajo y mantenerse a la expectativa de los marineros no le bastaba. Gracias al carácter de Y, los tripulantes lo consideraban, junto al capitán del “Odiseo”, un invitado grato y parte de la familia que habian forjado a través de los años. Él ahora, era parte de su familia.

Las innumerables cartas escritas al doctor, contaban las increíbles historias que vivía diariamente en altamar, las criaturas maravillosas de incontables colores, tamaños y formas llenaban con palabras asombrosas cada párrafo descrito por Y. Describía entre ellos a sus nuevos hermanos y los paisajes oceánicos que descubría día a día. A pesar de ser siempre el mismo azul para Y cada día era diferente al otro.

En un atardecer nubloso, Y contemplaba la magnificencia del horizonte universal al impregnarse, en instantes, de hermosas estrellas. La experimentada figura del Sr. Armando se acercaba a su lado.

- Es otro día igual al anterior hijo, pero todos los días te posas aquí, como si esperaras a alguien…

El Sr. Armando, tío del doctor Parada, aceptó a regañadientes la petición de su sobrino, lo había considerado debido a que también obtenía un beneficio fructuoso para él y su hermano el Sr. Andrés. Prácticamente adoptaba a Y como un hijo propio y le instruía diariamente con las pericias que le encantaba relatar de sus viajes, aprovechaba cualquier ocasión para conversar con Y de ello.

- Todos los días, a la misma hora… es claro que tienes una promesa o un objetivo que aún no has cumplido. Sé que eres un hombre de pocas palabras y que tu pasado es algo en lo que no te gusta reparar, pero recuerda que los momentos que vivimos son los que crean nuestro destino.
- promesa… - murmuró Y.
- Por la mañana llegaremos a puerto, nos encontraremos nuevamente con Julián. – Un cambio en la expresión del melancólico hizo cambiar la mesura de las palabras del Sr. Armando.- Te has esforzado tanto en estos tratos que ya me es difícil reconocerte, has madurado. Es tiempo que termines éste viaje.
- Ir a casa...- murmuró Y una vez más.





Sentada junto la ventana de un hotel, en el puerto de Málaga, una figura delicada desprendía un aroma dulce que jamás decidió cambiar. Inconsciente permanecía su mirada en las olas que venían y van. Otro entraba al cuarto y replicaba.

- Ángela querida, vamos ya…
Viajero21 de abril de 2010

1 Comentarios

  • Mary

    Viajero tengo que decirte que esata historia me esta pareciendo
    de lo mas interesante. Hoy es el primer dia que te leo, y como no
    queria comenzar a la mitad pues me he leido la historia desde el
    primer capitulo, que aunque se me han quedado los ojos secos de
    tanto leer en la pantalla, seguiria leyendo si no fuera porque no
    hay mas capitulos publicados aun. Me han gustado mucho los personajes,
    de el Dr. me gusta su filosofia, de Y me encanta su caracter tranquilo
    y su personalidad sincera y fiel, de Antoñeta su niñez... En fin todos.
    Sin0te te dijo en un comentario que la historia se desarrolla lenta,
    pero para mi esta historia es como la de un buen libro; se debe
    disfrutar poco a poco, pero como es normal cada uno tiene su forma
    de ver las cosas. Bueno ya solo me queda decirte que aqui se sumo
    una fiel lectora a tu historia, y que espero lo antes posible el 7º cap.
    Besoss.

    22/04/10 12:04

Más de Viajero